Demo
 

Sad Old School Story

 

Estamos de enhorabuena porque ¡este es mi artículo número 20 para Show&TellMTG! ¡Muchas gracias al equipo por aguantar las senilidades de este viejuno! Pero dejémonos de nostalgia amigos míos; pasad a la zona de Old School y tomad asiento que os voy a contar una triste historia…

 

Todo comienza cuando nuestro amigo Andrea Mengucci, después de ganar 250.000$ jugando a Magic, hace una promesa por Twitter: va a gastar parte de la pasta en pillar el Pack de Beta. Los jugadores de Old School no cabemos en sí de gozo; aparte de dar publicidad al formato, ¡es uno más que se nos une! Dicho y hecho oye, unos meses más tarde sube esta foto:

 

Veamos más de cerca las cartas que ha comprado:

¡Hay hasta un Mox Pearl de Alpha! Y hasta aquí llega la parte bonita de nuestra historia de hoy. A partir de ahora podéis preparar los kleenex porque entre Guillem y Antonio, dos compañeros de la LCOS, hacen saltar todas las alarmas con este otro tweet:

¿Qué está pasando? ¿Este hombre tiene vista de lince? ¿Qué demonios es rebacked? Vamos a intentar aclarar todo, y para ello es mejor empezar desde el principio…

 

Hace muchos años, tanto Collector’s Edition como International Edition (a partir de ahora CE/IE) eran simples sets de curiosidad y coleccionismo, que no eran legales en ningún tipo de formato. Ahora se permiten en algunos torneos de Old School debido a que con fundas tampoco se nota, pero antes era muy cantosa la diferencia. Básicamente se distinguen de Beta por tener los bordes cuadrados y la parte de atrás con el borde dorado. Os dejo un ejemplo:

Ahora mismo, a pesar de no poder jugarse en ningún formato que no sea Old (y en este caso incluso sólo en algunos torneos) las cartas están subiendo bastante de precio, y piezas de Pack como la que veis en la foto andan rondando los 300€. Pero yo os estoy hablando una época en la que 300€ valía el Ancestral de Beta y te podías comprar la colección entera de CE/IE por menos de 1000€.

 

Lo que hacía la gente era pillar CE/IE tirado de precio, y con mucho cuidado despegar la parte de delante de la carta cara, para luego pegarla a una parte trasera de por ejemplo un bosque de Beta. ¡Tachán! Ya tienes un Ancestral de Beta que te ha salido regalado y tú vas a vender al precio que vale uno de verdad. Se hacía sobre todo en Beta, porque Alpha ha sido ilegal también durante años debido a sus bordes y ha sido bastante demonizado en general.

 

¡Pero Diliz! ¡Esto es el chollo padre! Si y no. Si cuela, es maravilloso para tu bolsillo (allá cada uno con su conciencia), pero si no cuela te lo vas a comer con patatas y no se van a fiar de ti. Además, le vas a meter en un problema al que le has vendido la carta porque si le pillan en un torneo no es legal, y si algún día intenta venderla el problema lo va a tener él.

 

Para evitar que estas cosas sucedan, os voy a explicar varios métodos para distinguir cartas que estén rebacked. Me voy a centrar exclusivamente en estas cartas, si lo que queréis es distinguir más ampliamente cartas falsas, os dejo este artículo de Chapuzas que, aunque ya tiene sus años, sigue estando perfectamente vigente:

¿Cómo detectar cartas Magic: the Gathering falsas?

 

Empecemos a desgranar entonces los métodos para ver las cartas que están REBACKED.

Voy a intentar poner cosas que se puedan hace a simple vista o con ayuda de herramientas simples:

 

1. COMPARAR POR INTERNET:

Hoy en día, todos llevamos encima móvil con internet, y la mejor manera de ver si la carta es válida es comparando con otra que sabes que es real. Así es como Guillem ha sabido a simple vista que el Emerald puede ser falso. Os voy a poner el Mox de Andrea junto con otro (sacado de internet) que está certificado por PSA y sabemos que es bueno:

El de arriba es el bueno, y el de abajo el de Mengucci. Fijaos por favor en el 0 del casting cost. Para los profanos, os informo que todos los 0 de todos los Emerald de Beta están en la misma posición, tirando a la derecha. Los de CE/IE están más tirando a la izquierda. Parece raro, pero fijaos ahora en dos Jet que os voy a poner para comparar:

El de arriba es el bueno, y el de abajo es el de Mengucci. Ya veis que los dos tienen el cero tirando a la izquierda y casi tocando abajo. El de CE lo tendría a la derecha parecido al anterior Mox. ¿Qué quiero decir con esto? Que la primera cosa que nos tenemos que fijar es en cartas que haya por internet que estén certificadas. Y mirar cosas como el coste de maná o la posición de las letras en las palabras.

 

2. EXAMEN VISUAL:

Además de comparar con otras, hay que hacer un examen visual, vigilando por ejemplo el grosor de la carta y el desgaste. A veces, el desgaste de la carta no coincide por delante y por detrás, debido a que es una lámina pegada encima de la otra y se desgastaron de manera diferente. Incluso hay cosas descaradas, como que por detrás tenga riffle shuffle y por delante no.

 

Otra cosa que suele ser diferenciadora es el tacto. No sé cómo definirlo con palabras, pero normalmente los fakes son más tiesos o más blandos, y tienen tactos como plasticosos, como que el dedo te resbala más. Por otro lado, se puede observar que en las cartas de CE/IE el brillo es diferente en la parte de delante si la comparamos con una de Beta. Normalmente es un brillo más intenso, como más nuevo.

Como veis en estas fotos, a igual posición de la carta, la de arriba refleja la luz bastante más que la de abajo, porque es de CE/IE. En la foto tampoco se puede ver demasiado bien, pero para un ojo experimentado a simple vista la diferencia es bastante grande.

 

3. TEST DE LUZ:

Para realizar este test no necesitamos ninguna linterna extraña ni nada por el estilo. Si tenéis una lámpara potente mejor, pero nos basta con el flash del móvil y un sitio que esté medianamente oscuro. Las cartas que están rebacked, al tener una capa pegada encima de la otra, van a dar el problema de que la luz no va a pasar tan bien, tanto debido al grosor como al pegamento intermedio. He aquí un ejemplo:

La carta de la izquierda es la auténtica, y por ello deja pasar más luz. Además, en esta foto no se aprecia, pero si vais moviendo la luz por la carta, el pegamento suele dejar como pegotes que se ven más oscuros.

 

4. PESO:

Una báscula de cocina con dos decimales te cuesta en Amazon unos 10€ y es pequeña y fácil de llevar en la mochila. Como bien indica Chapuzas en su artículo, el peso de una carta Magic anda entre los 1,73 y 1,78 gramos (g); según edición, desgaste y la mierda que tenga pegada. Las rebacked suelen pesar más, sobre todo debido al pegamento que tienen en medio. La última que le intentaron colar a un amigo pesaba 2,11 gramos, lo que es una barbaridad. De las que mejor hechas he visto pesaba 1,91 g, así que aun así se pasa más de 0,10 g del peso estándar.

NOTA IMPORTANTE: si alguna carta pesa 1,79 g, incluso 1,80 g no os alarméis, puede ser debido al corte y la edición. Pero si pasa en más de 0,05 g de 1,78 g, malo. Es decir, menos de 1,73 gramos o más de 1,83 gramos, como hemos dicho al principio.

 

Hay otro montón de pruebas que podemos hacer, como mirar con lupa o la famosa prueba del doblado. Pero sin duda estas cuatro opciones son las más sencillas, las que nos va a llevar menos tiempo, y las que podemos hacer en el sitio delante del comprador sin parecer unos locos. La mayoría de cartas puede pasar un test, pero todavía no se ha hecho ninguna que pase todos. Así que si te vas a gastar 1000 o más €€€ en un cacho de cartón, ¡qué menos que comprobar que sea bueno!

 

Espero que os haya gustado este artículo, un poco diferente de lo que os suelo traer, y sobre todo que os sea útil a los que vayáis a comprar. Cualquier duda que tengáis podéis consultarme por twitter @diliz13 sin problema.

 

Un saludo, y ya sabéis, si vais a comprar cartas caras, ¡miradlas al menos dos veces!

 

Andoni Diliz

@diliz13

Etiquetas: Old School