Demo
 

Report del PTQ de Standard en Ítaca (22/12/2019)

 

Lunes, 16 de Diciembre: Este fin de semana hay un PTQ de Standard en Ítaca. La verdad es que debería jugarlo, que luego me quejo de que no juego casi torneo que me puedan llevar al PT. Además, para acabar echándome el PTQ del Mol de 300 personas, pues esto renta más.

Martes, 17 de Diciembre: Vale, parece que puedo conseguir la Jund Sacrifice porque Toledo me deja la base de maná. Playmobil lleva varias finales de PTQ seguidas con esto, a ver si le pregunto y me explica cómo va la vaina.

Miércoles, 18 de Diciembre: Bueno, hoy puedo montar el deck en el arena, seguro que jugar en Plata me ayuda a dominar la baraja.

Jueves, 19 de Diciembre: Al final ayer no jugué más que dos rondas, quién me iba a decir a mí que esto de tener trabajo a tiempo completo quitaba tantas horas del día. Bueno, al menos Playmobil está respondiendo a todas mis dudas y me está ayudando a estudiar las partidas de Kannister del MC. Mañana juego toda la tarde hasta quemar el Arena.

Viernes, 20 de Diciembre: ¡Mierda! Hoy tengo comida de terapia y por la noche cena sorpresa para una amiga. Joder, no voy a tener tiempo de jugar y montar la baraja. Vale, vale, le digo a David de invitarle a desayunar antes del torneo y que me explique los emparejamientos clave. Ha aceptado el desayuno, estoy salvado. Mientras discutimos un poco la lista, me pregunta qué barajas espero y le digo que en los pocos matchs que he jugado al Arena han sido todo mirrors. El jodío me dice que vale, que si espero todo mirrors metemos 4 habichuelas. A mí me parece bien, jugaría cualquier lista que me dé Play sin siquiera pestañear. Nos falta una carta de side que a saber lo que metemos.

Sábado, 21 de Diciembre: Son las 9:05 y había quedado con David a las 9:00, está dentro del margen, a ver si responde a mis mensajes. Me llega un mensaje suyo, que no viene, que está recogiendo a Retamosa y que no le da tiempo. Esto va de lujo. Por suerte Playmobil es majísimo y me manda audios explicándome como sidear y manejar el cruce de Jund, UG Flash y Fires. Entre esto y que ayer pude jugar un ratillo al final seguro que me apaño, solo necesito que no me toquen barajas fuera de estas tres, ¿qué podría salir mal? Al menos hemos decidido el último slot del side, un Legion's End para los cruces agresivos.


(Los nombres los estoy poniendo de pura memoria así que alguno no estará porque mi memoria es nefasta)


Ronda 1. Ricardo Zapata, Jeskai Reclamation(less): Me siento a jugar tranquilo, la verdad es que no espero mucho del torneo, lo fundamental es no olvidar ningún trigger, ahí estará mi honor. Gano el dado, empezamos bien. Cuando veo que Zapata juega Reclamation me entra un poco de bajona, ni idea de cómo enfrentar este cruce. Asumo que mi rol es el aggro ya que me puede hacer combo kill con Expansion//Explosion y el maná de la Wilderness. Mi salida en el primer game no es demasiado rápida, pero parece que las Reclamation de Zapata se han quedado en casa porque no ve ninguna a pesar de robar infinito por lo que logro robar el game. Sideo un poco raro, metiendo las cartas que me permiten pasar por debajo de sus counters y meter presión, quizá sea un error ya que no juega tantos contrahechizos. De nuevo, no logra encontrar ninguna Reclamation y parece que el deck no funciona bien si no encuentra su carta clave. Empezamos ganando, nice.

2-0 (1-0)

 

Ronda 2. Enrique, Jund Sacrifice: Acabo de ver en primera ronda cómo Íñigo empataba un mirror 1-1 sin darles tiempo siquiera a empezar el tercer game. Me entra un poco de pánico de que me pase lo mismo. Las cosas como son, yo juego como el rayo, pero esta baraja tiene demasiados triggers y demasiadas acciones mecánicas que consumen tiempo. En el primer game salgo con múltiples Trail of Crumbs que me acabarán dando la ventaja de cartas para ganar la partida, pero la cosa no es tan fácil. Logro rampear y jugar mi Casualties antes porque además he ganado el dado, le dejo en mesa con una land y un Mayhem, decidiendo matarle el bicho que da maná, pensando que ya estaría. Roba dos lands seguidas y logra poco a poco volver a la partida. El game que pensaba que no se me podía escapar se alarga mucho y mis vidas empiezan a bajar mucho más rápido de lo pensado. Pero al final logro imponerme gracias a las cartas extra que he acumulado. La partida ha sido eterna, así que no tiene pinta de que vaya a haber una tercera, tengo que ganar esta. Pero mi rival tiene otra idea, me mete la primera Casualties of War que pica mucho, pero es que la segunda ya me hunde. La partida se va alargando y empiezo a acumular muchas comidas gracias a dos Patos, pero solo robo lands. Mi rival encuentra hasta 3 Trails y la partida se me va de las manos. Este game está perdido, pero tengo una decisión que tomar, puedo realentizar mi ritmo de juego y asegurar que no acabemos o jugar normal. Decido que tipo de jugador quiero ser y sigo jugando tan rápido como siempre, pasará lo que tenga que pasar. Lo que ocurre al final es que mi rival encuentra letal en el quinto turno de los turnos extra y empatamos. Me quedo orgulloso de no haber tirado de freno y haber dejado que la partida llegase a su conclusión normal.

(1-0-1)

 

Ronda 3. Íñigo Vallejo, Jund Sacrifice: Sabíamos de sobra que los dos llevábamos un empate y que esto podría pasar. Un día me metí con Íñigo diciéndole que jugaba lento y yo creo que aún no me ha perdonado, pero hoy es el día de jugar a toda pastilla. Las partidas fueron raras, gané el dado y salí a la carrera, pero Íñigo encontró la Casualties antes que yo, y según nuestro entendimiento del cruce, la Casualties es la carta más importante y quién resuelve una primero tiene mucha ventaja. De alguna forma, Íñigo no tenía ningún follow-up y yo logré meter un Korvold que repuso la ventaja de cartas perdida y cerró el game. La segunda partida fue aún más rápida y apenas la recuerdo, pero de nuevo esa sensación de que Íñigo no había hecho nada mal, pero yo le había sacado mucha ventaja. Bueno, se le olvidaron un par de triggers del Mayhem y lo pongo aquí solo porque sé que va a estar leyendo esto :D. Con love. Comentamos un poco las partidas y hasta jugamos otra for fun, pero no logramos sacar del todo en claro cómo habríamos enfocado diferente los games para que el ganador fuera él. Nos sobraron 30 minutos de ronda.

2-0 (2-0-1)


Ronda 4. Félix Garrido, Jund Sacrifice: Félix e Íñigo empataron entre ellos en la primera ronda, y luego en la tercera a Félix le tocó contra Enrique, así que asumía que si Félix ganaba esa ronda nos tocaría. Así fue, y yo contento porque el mirror era el único cruce que realmente tenía claro. De nuevo me entra el temor de que el tiempo se nos eche encima, pero bueno, la ronda anterior he logrado acabarla con tiempo, a ver si esta también. Gano el dado y salimos a la carrera, rampeando como mi baraja sabe hacer, qué gusto jugar el cuarto habichuelas. La primera partida se decide como se deciden los mirros, a base de Casualties. Para la segunda sé que Félix mete Deathless Knight y me planteo si debo cambiar algo en consecuencia. Concluyo que no, que ya se encargarán los gatetes de parar al bicho. La partida se pone igualada, pero en un momento clave mi rival olvida poner la comida al entrar un Trails. Creo que habría podido ganar igualmente, pero desde luego eso marcó el game y me lo puso de cara. 

2-0 (3-0-1)

 

Después de la ronda, Félix me dice una cosa que me hace inmensamente feliz, ahora lo explico. Lo que me dijo fue que como yo jugaba tan rápido, eso hizo que el intentase llevar mi ritmo y por eso jugó peor. Para quien esté leyendo esto, pues no entenderá que me ponga feliz con esta vaina, pero la clave reside en que hace años escuche a Marshall hablar de cómo el que gente como LSV o Shota (obviamente no me estoy comparando con estos dos titanes, ya me gustaría) jueguen tan increíblemente rápido hacía que sus rivales se sintiesen obligados a jugar más rápido también y la liaban por ello. Desde entonces siempre había querido generar ese efecto. Así que minipunto para mi niño interior.

En este momento me paro a reflexionar un poco sobre el torneo. Mi primer pensamiento es que he ganado todos los dados en lo que va de día, siempre lucky nunca unlucky. Reviso un poco las partidas, estoy seguro de que no he misseado ningún trigger aún y sí que he visto a mis rivales missear varios, objetivo conseguido por ahora. Me planteo que solo necesito ganar una ronda más para hacer Top 8. Por un momento pienso que es muy guay esto, sería mi primer Top 8 en un PTQ. Pero me entra un sentimiento de insignificancia, esto no es glorioso, no es más que un torneo de 38 personas, no tiene el glamour de un PTQ de esos gigantes de los que tanto he oído hablar. De hecho, empiezo a dudar que sea realmente guay ganar, total ni siquiera vas a jugar “un Pro Tour de verdad”. No sé si esto dice más de cómo está el sistema competitivo o de mí, pero creo que realmente estaba vendiéndome estas ideas para suavizar el golpe cuando perdiese. Juego mental tan flojito como siempre. Termino de mear y me digo que ya está bien de pensar en tonterías, que aquí hemos venido a jugar hasta que nos digan que ya no podemos jugar más, a lo Brad Nelson. 

 

Ronda 5. Alberto “El Gitano” Sánchez, UG Flash: Sé lo que juega y no es el cruce más fácil de la historia. Según me contó Playmobil, es el jugador de Flash quien tiene que hacer el esfuerzo extra para ganar el pairing, pero no me fío mucho de no liarla. Dado que es mi día, gano el dado y puedo ponerme por delante. Alberto tiene problemas de maná y no logra establecer el ritmo de juego como quiere hacer la Flash. En un turno ya cerca del final me planteo girarme entero para jugar una Casualties que terminaría la partid, pero me freno a tiempo, si hago eso y tiene un counter le doy el spot para volver a la partida. Al terminar me lo comenta el propio Alberto, que casi la lío ahí. Para la segunda partida Alberto vuelve a quedarse pillado de tierras y yo tengo la mano llena de removal barato que me permite jugar alrededor de sus amenazas y los counters situacionales. Para cuando logra encontrar las tierras estoy seguro de que no puedo perder.

2-0 (4-0-1)


Wow, pues al final sí que me importaba hacer top8. Ahora me queda pactar y aprovechar para comer, me siento muy aliviado, pero sobre todo muy afortunado, no esperaba este resultado. Vamos a intentar llevarlo hasta el final. Como me dijo Chobi, lo gané todos los dados del suizo (en serio, todos) para no tener que ganarlos en el Top.

 

Ronda 6. Luismi, BG Kvartech: Pues nos damos la manita como buenos amigos y a descansar una hora.


El top va tomando forma, Playmobil ha podido pactar en mesa 3 e Íñigo tiene su win&in, podríamos meter tres ojopechos en el top, not bad.


Al final el top tiene esta pinta:

https://pbs.twimg.com/media/EMUiZNrXUAQiSj0.jpg:large


Luismi, BG Kvartech

Juan Alejandro, Jeskai Fires

Yo xD Jund Sacrifice

Omar, UG Ramp

David, Jund Sacrifice

Darío, RB Knights

Iñigo, Jund Sacrifice

Fran, Bant Ramp


Pues parece que me toca contra Darío. Según creo, una baraja agresiva como la RB debería ser un buen emparejamiento, pero siendo sinceros ni idea de cómo va el tema porque no entra en las tres barajas que conocía.


QF. Darío Fernández, RB Knights: Nos damos la mano y le deseo mucha suerte, que gane el mejor calvo. En la primera partida me doy mulligan. No me he dado demasiados en el día, ya tocaba. Me quedo una mano algo justa de maná y la lío. Bloqueo a un Thalai con mi Ganso porque quería ahorrar vidas para darme tiempo a pillar tierras, mi lógica era que si tiene el removal me lo va a enchufar igual. Darío ni corto ni perezoso me enchufa un Rimrock Knight que me manda a la luna. Tiene delito porque he jugado un centenar de drafts de Eldraine y debería conocerme todos los malditos caballeros. I shake my head, menudo cazurro soy. Intento pelear la partida y voy estabilizando la mesa, pero tengo delante un Regisaurio Pútrido al que, from the top, le cae un Embercleave que me estampa contra la pared de detrás. Es el primer game 1 que pierdo en todo el día, un sentimiento apesadumbrado se cierne sobre mi persona. El catastrofismo me acecha. “Claro, no te has estudiado el formato y la has liado, así no se ganan torneos Jenara”. Intento reponerme y olvidar lo que ha pasado, es hora de centrarse en jugar. La mejor forma de reponerse parece ser que es robarse los Mayhem Devil de dos en dos y eso hago en la segunda partida, sinceramente le oblitero sin lugar a respuesta. La tercera partida me da miedo, sale él y puede pasar cualquier cosa. Efectivamente, lo que pasa es que me robo TRES Mayhem como buen sinvergüenza y le mato todo el board. El turno clave es uno en el que Darío me ataca con un Rotting Regisaur contra mis 3 Mayhem. Debo decidir cómo bloquear. Echo cuentas y si hago doble block no me muero ante una Embercleave y si no la tiene me quedo con Mayhem contra nada. Lo hago y no la tiene, pero cae un segundo Regisaurio. Tengo el Brontodon y un Murderous en mano, que aseguran la partida cuando turnos después roba la Cleave en intenta estallarme como en el primer game

2-1


Menudo alivio, no sabía qué hacer después de la liada de la primera partida. Pero al coger el móvil me doy cuenta de que nunca podía haber perdido esa ronda, ya que al abrir mi Whatsapp me encontré con esto:


No había duda de que la calva más brillante tenía que ganar la ronda.


Lo bueno de jugar contra aggro es que las partidas van rapidito, así que tengo un rato de relax y de ver a Íñigo y Playmobil que estaban aún jugando. Me tocará contra el ganador entre Íñigo y Alejandro. 

Cuando me asomo a la mesa veo que Íñigo va super por delante y me relajo, no porque me apetezca jugar contra él, pero porque siempre preferiré que gane un amigo. Resulta que ese era solo el game dos y hay que jugar una tercera.

Mientras, en la otra mesa juegan Playmobil y Omar. Mira, yo sé que tuve suerte todo el día y que mis partidas cayeron de mi lado todo el rato, pero es que cada vez que veo jugar a David solo veo boards imposibles con más de 15 permanentes por player. Creo que su táctica es llevar la partida a un punto en el que sea tan compleja que al rival le estalle la cabeza antes que a él. Y oye, debe funcionar porque contra Omar hizo un ataque en el turno clave que le dejaba muerto on board, pero logró que Omar se rayase lo suficiente como para bloquear mal por miedo. 

Así que Playmobil gana su ronda e Íñigo la otra. Tenemos 3 Show&Tell en el Top 4 y un gallego.

Por un momento me vienen a la cabeza imágenes del Starcity Player's Championship donde Oliver Tomajko estaba solo contra 3 miembros de Lotus Box y se llevó el torneo, no me gustaría nada que eso pasase aquí.

Dejo que Íñigo se relaje un rato antes de ponernos a jugar. 


SF. Íñigo Vallejo, Jund Sacrifice: A pesar de que ya le había ganado en el suizo, me da el máximo respeto el vasco. No recuerdo bien la primera partida, así que no diré nada sobre ella. Solo sé que Íñigo se dio mulligan. En el game dos me quedé una mano de sinvergüenza, 5 lands y 2 habichuelas, bajo la lógica de que rampear es importantísimo en el mirror y de que podría salir bien la cosa si robaba una Casualties. La partida se alargó ad infinitum, tanto que acabé jugando varios gigantes. Hubo un turno clave en el que yo estaba atacando con un Mayhem y gigante que era letal contra un Cauldron Familiar y un Mayhem. Robé un Murderous Rider y pensé que ya estaba, que con eso era partida. Pero cuando me paré a pensar cómo secuenciar el turno no encontré la línea ganadora. Sabía que tenía que estar por ahí, me lo decía mi instinto. Al final maté al Mayhem precombat y ataqué con todo. Íñigo pudo matar mi Mayhem en respuesta ya que él controlaba varias comidas y tenía gato y Trails. Luego bloqueó al gigante con el gato y terminó hundiéndome en cartas con los Trails. Tendría que ver el board exacto para saber cómo tendría que haberlo jugado, pero la verdad que no lo recuerdo suficiente. Llegamos a la tercera partida y estoy: cansado. Se empieza a notar que llevo toda la semana durmiendo poco y que anoche salí de cena. Esto se refleja en que me quedo una mano que es para darme de comer aparte. 2 lands, gato, horno, Korvold, 2 Casualties. Salgo de gato, tremendo error habiendo Duress, como bien me comentó Topejo después del game. Mi primer robo es el segundo horno y de pronto tenemos un plan. Al final la partida se salda en un turno en el que ambos tenemos Mayhem y yo tengo gato y Goose y 2 hornos frente a Brontodon de Íñigo. Hicimos una pila tan compleja que tardamos varios minutos en resolverla, pero al final le había rascado tantas vidas con esa salida que mi Mayhem pudo terminarle. 

2-1


Pues casi estaría, si había ganado después de esas manos horribles sabía que no podía perder. Pero aún así no debía relajarme porque la suerte se acaba.

En la otra semifinal estaban jugando Playmobil y Fran. Por un lado, quería que ganase Play porque es mi colega y es quien me ayudó a preparar el torneo, además creo que Bant es un mal cruce y ni idea de cómo enfrentarlo. Pero, por otro lado, sé que me pondría extra nervioso jugando contra David y sería más propicio a liarla, ya que en el fondo pensaba que era él quien merecía ganar el torneo. Además, las 4 Casualties que estaba jugando eran de Fran y sería una movida si perdía y se tenía que ir. Menudo dilema más chorra me monté en un segundo yo solito.

Ya sabéis lo que pasó, ganó Fran y nos enfrentamos en la final.

¿Recordáis todo eso de que meh tampoco es pa' tanto este torneo? Os puedo asegurar que se me había pasado esa sensación, ahora empezaba a sentir que estaba a dos partidas de clasificarme a mi primer PT. Jenara no la líes. 


Camilo me sacó esta foto en la que demuestro el porte de un campeón, queda claro que no podía perder 

https://pbs.twimg.com/media/EMVFZzOX0AAoYLd.jpg


Final. Fran Rivero, Bant Ramp: Sabía que el cruce era desfavorable, pero iba por delante y podría correr lo suficiente. Y así fue, un poquito de early aggression con gatete y horno, para cuando entró su Cavalier a frenar la mesa ya tenía el tinglado montado con un Mayhem y a la vuelta vino el dragonaco a cerrar la partida. Un game, es lo que me separaba del PT. Un game y un banquilleo que no sabía cómo gestionar. Metí Duresses y Noxious y recorté algún rampeador, ni idea de si esto está bien, tendremos que tirar con ello. El game dos se parece al primero, Fran va pillado de maná y tengo doble Mayhem que matan todo lo que pisa la mesa. Resuelvo Korvold y aún me queda Casualties en mano. Pego más tiros que Billy el Niño y dejo una mesa vacía y un rival sin mano. La lío, devuelvo un gato del cementerio porque si con el robo de Korvold pillo Fabled es instawin. Dejo una mesa llena que si topdeckea una ira (que ni me acordaba de que jugaba pero debería haberlo pensado) me podía dar la vuelta a la partida. Me tiembla la voz, no soy capaz de anunciar bien los triggers. Le paso el turno, estoy temblando. Roba muy despacio. Y me extiende la mano.

Estallo. Una ola de alivio y felicidad me explota en la boca del estómago. Gané. No me lo puedo creer. Me voy a Bruselas.

Podéis ver el momento en este vídeo nada corto en el que no sé si se aprecia lo nervioso que estaba:

 

Y este fue mi torneo, estamos ya a viernes 27 y aún no me creo que vaya a jugar un PT. Y me da igual que sea regional o que el PTQ no fuera gigante, estoy inmensamente feliz.

 

Por si no ha quedado claro aún, Playmobil me ayudó infinito toda la semana y es gracias a él que pude ganar. La lista también es suya y la podéis ver en su twitter (jugamos los dos la misma al final, nada de Paradise):

 

Gracias por leerme majetes y por todo el apoyo y felicitaciones en redes y demás. Sois una comunidad estupenda y da gusto crear contenido cuando tiene un recibimiento así de top.

 

Adrián Álvarez

@jenara19


Etiquetas: PTQ, Standard, Report