Demo

El desafío de jugar Estándar

fShare
3

Cuando surgió la idea de este artículo me encontraba en el avión de vuelta del Grand Prix Bolonia junto a un dormido Daniel Toledo. Este Grand Prix celebrado en tierras italianas ha sido casi una nueva experiencia para mi, y no precisamente porque viajemos a pocos Grand Prix a lo largo del año. 

La novedad viene del formato que se jugaba en este torneo, sellado de Amonkhet. Como todos, había jugado antes varios Grand Prix de sellado, pero es la primera vez que viajo fuera de la Península Ibérica sin una baraja bajo el brazo. No me disgusta el limitado de Magic en general, pero comparto la opinión de muchos de que para realizar un buen resultado el primer día de competición (formato sellado), hay que tener un buen pool. No me malinterpretéis, con un pool decente puede hacerse un resultado decente, y con un pool bueno, un jugador no experimentado puede acabar estampándose, donde otro habría conseguido un buen récord. 

Si obviamos la calidad de los jugadores, estaréis de acuerdo conmigo en que el salto de calidad entre ciertos pools es muy grande, tanto que a veces se torna injusto. Todos hemos jugado un evento de Presentación en algún momento, y la mayoría habréis podido disfrutar de pools de cartas muy buenos y otros con los que te entran ganas de irte a casa. Mi pool de Bolonia era de estos últimos. No. Y es todavía peor, porque estoy en Italia y no puedo irme a casa. 

Podéis pensar que estoy exagerando. Nada más lejos de la realidad. Mi única esperanza para ganar una partida era aguantar hasta resolver un Sandwurm Convergence. Por desgracia, mi baraja azul y verde no contaba con ningún removal, y tampoco tenía ni un triste Colossapede o algun bicho similar. Necesitaba que mis rivales jugasen unas barajas muy lentas, y entonces el encantamiento de coste ocho daría la vuelta a la tortilla.

Esto funcionó en cuatro de las siete rondas que jugué el primer día de competición, y pude avanzar al segundo día con un maravilloso récord de 6-3. Creo que no gané ni una sola partida en la que no resolviera el mencionado encantamiento, y esto incluye un game que tenía absolutamente controlado, pero en el que mi carta rara era la última de la baraja. De haber sido la segunda o tercera por abajo, igual podría haber finiquitado. Sí amigos, así toca afrontar algunos torneos. ¿Injusto? Puede. ¿Desafiante? Por supuesto. 

Esta es una de las partes más bonitas de Magic, y es que te pone en constantes desafíos que debes superar para salir victorioso. Algunos jugadores prefieren esquivar estos duros escollos, como por ejemplo enfrentarse a los mejores jugadores de la sala. Otros prefieren la adrenalina y el reto que suponen esas situaciones. Sin embargo, el desafío más grande y más repudiado por una gran cantidad de los jugadores es el impuesto por los distintos formatos.

No es un secreto que Modern es el formato competitivo más caro y jugado dentro de nuestras fronteras. Tampoco es un secreto que Estándar y los formatos limitados como Sellado o Booster Draft son completos desconocidos para jugadores que tienen años de experiencia en Magic, siempre con su baraja de Modern bajo el brazo.

Antes comentaba como viajaba a un torneo de Sellado fuera de España. Todo un reto, sin duda. ¿Qué tal si pruebas esta semana el FNM de Estándar en tu tienda local?, ¿El Booster Draft del finde quizás? Hay varias excusas para no hacerlo...

"Es que las cartas de Estándar rotan y luego ya no puedo jugarlas, es el formato más caro"

Entendemos que hablamos de un entorno competitivo, donde el dinero sí es una barrera real en cualquier formato de Magic. Una baraja realmente competitiva de Modern es mucho, mucho más cara que una de Estándar. Hay excepciones, lo sé. También las hay en tipo dos

Las rotaciones en Estándar se realizan de tal manera que una carta aguanta en el formato entre 18 y 24 meses. No sabría deciros donde voy a estar dentro de 24 meses. Si miro esa cantidad de tiempo hacia atrás en mi vida, me encuentro con un paisaje totalmente distinto. Hace 24 meses Show&Tell no existía. No me preocupa que pasará con unas cartas dentro de esa cantidad de tiempo, me preocupa más ganar el torneo de este fin de semana, poder competir al máximo nivel en el juego al que tanto le dedico. Poder medirme a los mejores y tener la opción de jugar los torneos más importantes. De eso trata Estándar

Un solo playset de Tarmogoyf podría llegar a cubrir el coste de dos barajas competitivas de Estándar. ¡Dos barajas enteras! Quizás caro no sea el adjetivo más adecuado. Es cierto que hay que continuar reinvirtiendo en cartas nuevas cada cierto tiempo, pero esto es igualmente cierto en otros formatos como Modern. No puedes ignorar el cambio de metajuego con todos esos 13/13 en las mesas de alrededor. Hay que adaptarse. Esto supone adquirir cartas, y las cartas de Modern no son precisamente económicas.

Death's Shadow ©2017 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Howard Lyon

Pero bueno... ¿Es que Joy odia ahora Modern? ¡Nada más lejos! Me encanta Modern. Solo que me da rabia que el gusto que hay por este formato esté ligado al rechazo hacia su hermano menor, especialmente con una excusa que no es real. Trabajo detrás de uno de los mostradores que más Magic mueve de Madrid. Creedme, Modern no es más barato si no tienes una cantidad ridícula de staples de este formato en el momento en el que te decides a jugarlo. 

"Es que Estándar es poco diverso, es un formato de dos barajas"

Esto es cierto en algunos puntos del formato, pero suele haber cierta diversidad. No tan grande como en Modern, claro está, pero puedes jugar un estilo de baraja que te guste y competir a buen nivel. Lo reconozco, a veces el formato está feo porque el dominio de una o dos barajas es demasiado grande. A veces es aburrido. Igual de aburrido que jugar contra Dredge, Auras o tener seis permanentes de Affinity en frente antes de tener la oportunidad de empezar a jugar. En este punto, cada formato tiene sus problemas de metajuego. Modern es demasiado poderoso, y a veces Estándar peca de falta de poder en algunos arquetipos. Equilibrar este juego es muy difícil, pero creo que no hace falta que os diga en qué formato Wizards invierte más recursos para equilibrarlo. 

"Es que en Estandar, el mazo que es bueno esta semana puede que ya no lo sea la próxima porque el formato avanza demasiado rápido y yo no tengo tiempo"

Esta es la única en la que os doy la razón. No voy a esconder los defectos del formato, del mismo modo que trato de descubriros sus virtudes. Especialmente con el uso de Magic Online, el formato avanza a velocidad de infarto, y en muy pocos días una baraja puede surgir de la nada igual que desaparecer el entorno competitivo. Esto no es tan fulminante en la mayoría de los casos, pero si queremos competir al máximo nivel, puede que tengamos que sacar algo de tiempo para modificar nuestra lista acorde a los últimos movimientos de Estándar.

¿Quiere decir esto que un formato es mejor que otro? ¡No, y mil veces no! Magic es genial en todas sus formas y formatos. Desde Commander hasta Booster Draft, pasando por Pauper, Modern, Momir o un Mini Master. Sin embargo, si quieres ponerte a prueba en la siguiente temporada, si quieres ir un pasito más allá, Estándar es tu formato. Olvida las excusas y juega a Magic en su faceta más exigente. Es cierto que Modern también está dentro del circuito competitivo, pero poco a poco desaparece. Os invito a comparar el número de Grand Prix celebrados de este formato hace unos años y compararlo con este 2017. Os llevaréis una sorpresa.

Jamás, JAMAS dejéis de jugar Modern para dedicaros solo a Estándar. Esto es una locura, exactamente la misma que jugar solo Modern y despreciar Estándar por completo. Me temo que os estáis perdiendo una parte preciosa de Magic. La rotación de Estándar está cerca, tan solo a unos meses de producirse a finales del verano. Igual es el momento perfecto para introducirse en el formato. 

Jugad Estándar. 

¡Muchas gracias por leer!

 

 

fShare
3

Etiquetas: Standard, Conceptos, Formatos