Demo

MAGIQUEROS POR EL MUNDO – PRO TOURISM KYOTO

Hoy me toca a mí contaros mi experiencia en el Pro Tour Hour of Devastation, celebrado en Kyoto hace dos semanas, al que tuve la suerte de acudir. No soy el primero en hacer esto en esta web, ya que Sergio Ferrer nos trajo una colaboración con su report del PT, en el que alcanzó nada menos que el top 16. Mi resultado fue bastante peor, tanto que incluso tuve un día más para hacer turismo por Kyoto. Así que hoy no os traigo un report del PT, sino que hablaré de forma más general de las experiencias de este viaje y lo que me ha aportado como jugador.

Todo comenzó allá por marzo en el GP Barcelona, en el que conseguí alcanzar el top 8 y con ello clasificarme al PT de Kyoto. Al fin conseguía mi objetivo de volver a clasificarme al PT, tras más de dos años desde el anterior y único que había jugado. Lo pillé con muchas ganas, ya que en estos dos años creo que he mejorado bastante y ahora mismo juego mucho, por lo que me veía con más opciones de hacerlo bien. De la misma manera se clasificó mi compañero Íñigo Vallejo, lo que nos permitió empezar a planificar el viaje con mucho tiempo. La semana anterior al Pro Tour se celebrabá un Grand Prix en Kyoto de Limitado, así que jugarlo era casi obligado. Aprovechando el viaje, también queríamos visitar Tokio, por lo que al final fueron dos semanas las que estuvimos por tierras niponas.

 

A pesar de planificar el viaje con mucha antelación, Hour of Devastation no salía a la venta hasta dos semanas antes del Pro Tour, lo que limitaba bastante el tiempo de testeo. Las semanas anteriores a la salida de la edición jugué sobre todo Mardu Vehicles, haciendo buenos resultados en el MOL y sintiéndome muy cómodo con la baraja. Sin embargo, tras ver el spoiler esperaba que su posicionamiento empeorase con la salida de  Abrade y  Hour of Devastation.

Al salir la edición en el MOL preferí centrarme en el Draft y dejar a un lado el Standard hasta que saliesen nuevos mazos y se sentaran las bases del metajuego. En los días previos a nuestro viaje me dediqué a quemar el MOL drafteando full time, jugando una media de entre 5 y 7 drafts al día de eliminación directa, de forma que en cuanto perdía inmediatamente estaba drafteando de nuevo. Esto, aparte de suponer un derroche enorme de tix, me permitió familiarizarme con el formato e ir probando cada estrategia. Además, los drafts del día 2 del GP eran en japonés, así que más me valía aprenderme bien todas las cartas. Tras la salida de la colección en físico y el SCG del primer fin de semana comencé a probar algunos mazos de Standard, pero no llegué a nada que me entusiasmase, y para cuando quise darme cuenta ya estaba haciendo la maleta.

 

Concentrate ©2017 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by RK Post

 

Tras un día entero de viaje, llegamos a Japón el jueves previo al GP, por lo que en esos dos días tuvimos el tiempo justo para jugar algún draft en el MOL y poco más. Al centrarme en la preparación del Pro Tour, había dejado el GP bastante de lado y el único sellado que había jugado era una presentación, pero confiaba en que mi experiencia en Draft y en el formato previo de Amonkhet me fuese de utilidad. Así fue, y con la ayuda de un buen pool conseguí pasar al día 2 con un resultado de 7-2, nada espectacular pero que me mantenía con opciones de hacerlo bien. El segundo día no fue del todo mal, consiguiendo 2-1 en ambos draft, pero con muy buenas sensaciones en ambos. Sin embargo, un resultado total de 11-4 no fue suficiente para llevarme premio más allá de 2 Pro Points que me servían de poco, ya que ya llegaba a Bronze con los 3 del PT y Silver seguía estando demasiado lejos.

Tras el GP, nos quedaban cuatro días para conseguir romper Standard (spoiler alert: no lo conseguimos). El único torneo grande que había tenido lugar desde la salida de la colección era el SCG del fin de semana de después del lanzamiento, en el que la baraja ganadora había sido 4c Control. Sin embargo, el nuevo mazo a destacar era MonoRed, un clásico de los nuevos formatos, cuya gran novedad eran  Earthshaker Khenra y  Ramunap Ruins, lo que reducía el daño de los posibles floodeos y le daba ese alcance necesario a veces para conseguir rascar los últimos daños. Durante los días siguientes el MOL cada vez estaba más infestado de estos mazos, desde versiones súper agresivas con  Cartouche of Zeal hasta versiones más midrange con eldrazis.

Nuestro primer error fue pensar que MonoRed estaba muy sobre-representada en el Magic Online por ser un mazo barato y eficiente, y que la gente se adaptaría fácilmente y se jugaría poco en el Pro Tour. La mayoría de nosotros nos pusimos a probar Mardu Vehicles en ligas del MOL, y las sensaciones eran bastante buenas. Casi la mitad de las partidas eran contra MonoRed, y el enfrentamiento nos parecía aceptable, con resultados bastante buenos en general. La primera partida podía ser difícil a veces, pero tras banquillear la cosa mejoraba al cambiar al plan de walkers y removals, con cartas como  Nahiri, the Harbinger y  Oath of Liliana para eliminar las  Hazoret the Fervent, que era la carta con la que solían ganarnos.

Estando así las cosas la mayoría fuimos convenciéndonos de jugar Vehicles en el Pro Tour, ya que cada día era más difícil cambiarse de mazo. Tan confiados estábamos que aprovechamos el miércoles de esa semana (y el downtime del MOL) para pasar el día en Nara, una ciudad próxima a Kyoto que se caracteriza principalmente por los cientos de ciervos que hay sueltos por sus calles y parques. A mí personalmente esto es lo que más me ha gustado de lo que he visitado en Japón, y si vais a Kyoto os recomiendo que no os lo perdáis.

 

 

Y así llegamos al Pro Tour, con buenas sensaciones tanto en Draft como en Standard, y con muchas ganas de hacerlo lo mejor posible. El mazo que drafteé fue el siguiente:

 

 

 

Empecé el draft con un sobre bastante pobre, haciendo un triste first pick a  Firebrand Archer, y pronto me veo arrastrado a negro, el color que menos me gusta del formato, pero no puedo ignorar las señales que me están llegando. Cojo también algo de blanco, y al acabar el primer sobre mis principales opciones son WB Zombies y RB Aggro. Al abrir el segundo sobre ahí está  Nicol Bolas, God-Pharaoh, lo que me coloca en una difícil posición, pero tengo que tomar una decisión ya mismo y decido cogerlo e ir por el lado de la Rakdos, pero pasando de aggro a midrange-control. Era arriesgado porque la mayoría de mis cartas en esos colores hasta el momento eran agresivas, pero afortunadamente en el segundo sobre me llegan removals rojos de calidad y criaturas defensivas, como varios  Moaning Wall, junto con un par de tierras filtradoras para el splash. En el último sobre pude coger algún otro removal y los 2  Soulstinger, siendo el resultado el mazo que tenéis arriba. No era un mazo muy bueno, pero tenía el Nicol Bolas como gran bomba y un buen plan para llegar a él. Con un alto de porcentaje de partidas ganadas por el planeswalker dragón, mi resultado en el draft fue 2-1, bastante aceptable para el mazo que tenía y para ser un Pro Tour. Tocaba entonces pasar al Standard y ver si la elección de baraja había sido correcta (spoiler alert again: no lo había sido).

 

Muy parecida a la lista de Sergio, esta es la lista que jugamos Íñigo y yo en el PT:

 

 

 

Tras ponerme 3-1 ganando a una RB Control me valía con ganar una sola ronda más para pasar al día 2. A continuación perdí contra Zombies y seguidamente comenzaron a llegar las MonoRed a explicármelo bien clarito, acabando 3-5. Conforme íbamos jugando contra MonoRed nos íbamos dando cuenta de lo equivocados que estábamos con el emparejamiento, y que la cosa estaba muy difícil cuando tenías enfrente a un jugador bueno con una lista bien montada. Todos los que jugábamos Mardu fuimos siendo aplastados conforme nos tocaba la baraja de las montañas, y nos dimos cuenta de lo mala que había sido nuestra elección y de las carencias de nuestro testeo. 

A pesar del resultado decepcionante, no me voy con mal sabor de boca, y creo que esta experiencia me ha aportado muchas cosas positivas y me ha ayudado a seguir mejorando, aprendiendo de mis errores para no repetirlos en el futuro. Con el Limitado estoy muy satisfecho en general, siento que he mejorado sobre todo en la parte de draftear. Con Standard, como ya he dicho, he podido darme cuenta de algunos errores de testeo y de elección de baraja, sobre todo por confiar demasiado en el MOL, cuando deberíamos haber testeado más entre nosotros emparejamientos concretos. De esta forma te garantizas que tienes delante a un jugador competente y te permite descifrar las claves del emparejamiento, probando distintas cartas y ajustando tu mazo en función del metajuego esperado con mayor precisión. Así también tienes la oportunidad de probar otros mazos y mantenerte abierto a otras opciones al elegir baraja, ya que en mi caso me cerré demasiado pronto y no exploré suficiente otras estrategias.

 

Explore ©2017 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by John Avon 

Así que, en resumidas cuentas, aunque no con el resultado, sí me voy satisfecho con la experiencia, con la sensación de haber mejorado como jugador, pero sobre todo con ganas de más, como es habitual. Cuando ganas te motivas para seguir ganando cada vez más, y cuando pierdes te motivas para hacerlo mejor la próxima vez, así que supongo que solo hay un camino posible: a por el siguiente. 

Y bueno, ya después del Pro Tour Íñigo y yo seguimos con la parte de Pro Tourism, y nos fuimos tres días a Tokio para aprovechar la visita a Japón. En Tokio pudimos visitar los grandes barrios típicos de las fotos como Shibuya y Akihabara, y por el camino pasar por algunas tiendas japonesas como Hareruya. Entre ambas ciudades yo me quedo con Kyoto, ya que su atractivo es la parte japonesa más tradicional, mientras que Tokio es una gran ciudad moderna. Para despedirme os dejo un par de fotos más con mi amigo y compañero de viaje. ¡Hasta pronto!


 

 

       Miguel Castro

       @MiguelCastroGG

Etiquetas: Mardu, Standard, Pro Tour, Limited