Demo

Bitácora del Capitán: PT Ixalan por un Protourist Novato

 

-¿Pero este no se había hecho un 2-6 en el PT? 

-Sí, ¿no? ¿qué quiere reportar? ¿cómo perdía por paquete?

Eh, tranquilidad poca, pero que dure. Es bien sabido que de los errores se aprende, y hoy os contaré unas cuantas cosas que aprendí en la que fue mi primera gran cita: el Pro Tour Ixalan, en Albuquerque. Dentro artículo. 

26 de Octubre. Día de viajes: Barajas – Atlanta. Atlanta – Phoenix. Primero con Karel, luego se une Iván, y el Varo aparece a las mil por haber perdido la conexión. Ahí estábamos, los 4 reventados en una habitación del típico motel de Estados Unidos. Mejor dicho, ahí estábamos los 3 roncadores y yo en una habitación del típico motel de Estados Unidos. En Phoenix, con 25 grados por la noche. 

Primera lección: no ser roncador es un extra con el que no todos los jugadores de Magic están equipados. Y si te avisan, no son traidores. 

 

GP Phoenix

27 de Octubre. Mega Last Chance Trial. Me abro un barajote BW de Vampiros con muchas comunes e infres top y un Legion's Landing que me lleva al 4-0 casi sin despeinarme (8-1 en games). 

Como yo tengo los byes, espero a ver si mi oponente los necesita. En efecto, ese era el caso: después de tener que medir cuidadosamente mis palabras en inglés para que no me chapasen por bribery y con el mítico Bertoncini haciéndome assitance en inglés a mi lado, llegamos al momento de la negociación. Como los de mi alrededor concedieron a cambio de un “todos los tix para el perdedor, los byes para el ganador” y yo me considero bastante generoso, ofrecí un trato a cambio del 50% de los tix. Tras consultarlo con su asesor (en serio, tenía un amigo que había estado stalkeando al resto para, llegado el momento, apretar en las negociaciones; estos americanos están en todo) me ofreció la mitad de eso, 120 tix, y un apretón de manos.

Menos de dos minutos después estábamos presentando los decks bajo la mirada atónita de los jueces, ¡a mí no me rateaba ningún yankee!, pensé.  Y en menos de 25, perdíamos Bertoncini y yo 0-2 de manera incontestable.

Lección segunda: si tienes pensado conceder a tu oponente en la final del Trial, acepta lo que te ofrezca sin rechistar. Orgullo: intacto. Tix: -120. Asesor 1 – Ojeda 0.

 

28 de Octubre. Main event. Pools pre-registrados, welcome to the future! A mi izquierda Owen Turtenwald, a mi derecha, Sebastian Pozzo. Veo mis raras…

Y las vuelvo a mirar, porque no doy crédito. Arcane adaptationPrimal AmuletSorcerous SpyglassSword-Point DiplomacySanctum SeekerOld-Growth DryadsThaumatic Compass Foil. ¿En serio? ¿he venido a un GP de limitado al otro lado del charco y me abro semejante montón de…? Ok, centrémonos en el Sanctum Seeker y el Thaumatic Compass

El deck que quedó fue este:

Hago 5-4 lamentable habiendo perdido las tres primeras rondas. Lo curioso es que dos rondas las perdí por flood ante decks peores que el mío, así que quién sabe… lo mismo no era tan malo (nótese la ironía).

Lección tercera: Sanctum SeekerArcane Adaptation son un minicombo inesperado. Que le pregunten a Iván De Castro, que perdió un game drenado de esta manera. Next Level Magic. 

 

29 de Octubre. PTQ de Standard: RB Aggro y el tapete que gotea. 

El sábado hablamos con unos mexicanos en español, a los que entendíamos peor que a los americanos en inglés, sobre las bondades de la RB Aggro. El deck había tenido buenos resultados online y no tenía aún nada decidido sobre el formato, así que ¿por qué no probar un deck de beatdown?. Dejando guardada la RG Pummeler por si las moscas, me dirigí al venue con el resto de la tropa en busca de Yahenni y Dread Wanderer, las dos únicas cartas que me faltaban del deck. Tras regatear con los italianos acabé haciéndome con ellas, enfundando tranquilamente el mazo minutos más tarde, cuando… 

PTQ PLAYERS! PAIRINGS ARE POSTED! PLEASE FIND YOUR SEAT! 

Oh shit. 

Con medio mazo sin enfundar y sin la lista escrita, se trascaba la magedia. Pero ahí es donde entra la veteranía, la soltura, la experiencia toreando este tipo de situaciones. Cualquiera que me conozca un poco y esté leyendo este artículo sabrá que situaciones como esa suceden en 9 de cada 10 torneos que juego. Desde FNM, presentaciones, RPTQs o GPs, adoro la adrenalina de hacer las cosas tarde y de que luego salgan bien. Casi siempre. 

-Excuse me Judge, I need to go to the bathroom please. My table is one three one. I repeat, one three one. I’ll be there within a minute but please, let me go to the bathroom. 

-Go ahead. 

Como los váteres en USA no tienen tapa, extendí mi tapete del GP de Phoenix encima del lavabo, única superficie plana, para terminar de enfundar y apuntar mi lista. Antes de que el agua calase el tapete, acabé con la satisfacción de tener los deberes hechos y con la sensación de habérselos copiado al de al lado en los cinco minutos de antes. 

En mi andanza en el baño pude ver que la picaresca es materia internacional. Quinn, el pequeño de los hermanos Kiefer, entró a la par que yo al baño para terminar su guía de banquilleo. Psss principiante… 

El resultado lo de menos, un 2-3 perdiendo en ronda 1 contra RG Pummeler (toma karma) que valió tix para otras 7 camisetas. Yuhu. 

Lección cuarta: no publiques estas cosas porque los jueces te pedirán la lista antes de ir al baño en ronda 1. 

 

GP Phoenix Bonus:

Si vas a un GP al extranjero y necesitas divisa de allí, calcula bien antes de irte. De 700$ acabé con 100 tras adelantar 450$ en firmas, pagarme 3 comidas y 75$ del PTQ. Así estuve, tieso de cash toda la semana y gracias que me dejó el bueno de Oliveros 100 dollars en Albuquerque. ¡Avisados quedáis!

 

Albuquerque

Lunes 30 de Octubre. 6 horas de viaje hasta Albuquerque y allí estamos con Pol y Albert en nuestra pedazo de casa con billar y cama elástica. Recogemos a Richi, Isaac y Oliveros en el aeropuerto y nos hacemos el primer draft de la casa. Nos íbamos a jugar las camas, pero al final nos rajamos. No hubiese molado ser el del 0-3 y dormir en el suelo (fui yo). 

Lección quinta: las carreteras en USA son rectas. Muy rectas. Si en 700 km tienes que coger un solo desvío, al menos tómalo bien. 

 

Martes 31 de Octubre. El día de la compra. En resumen: todo en América es caro, molón y sobre todo, grande.

Lección sexta: si viajas a Estados Unidos, asegúrate de comer fibra. Tu cuerpo lo agradecerá. 

 

Miércoles 1 de Noviembre. Tras estar más perdido que un pulpo en un garaje y haber probado distintos decks, lockeo Mono Red para el Pro Tour. Y cuando digo lockeo digo “paro el culo quieto porque ya no da tiempo para nada más”. Ajustamos las 75 y solo queda rezar: la preparación de limitado es aceptable, la de construido inexistente. 

Lección séptima: no, no era mentira; si no quieres estamparte trabaja seriamente en un deck, aunque no sea el mejor. Tus probabilidades de éxito aumentarán más conociendo bien tu mazo que no jugando el mejor sin conocerlo. 

 

El Pro Tour

Jueves 2 de Noviembre. El player's meeting. Mochila, camiseta, fundas, deckbox, cantimplora, compritas, todo lleno de pros, el coverage, comida japonesa, una visita a las localizaciones de Breaking Bad y para casa. El jueves era el día de no jugar, y cuando has decidido tu mazo el día anterior, eso no es buena señal. 

Lección octava: si bien estudiar un temario de 200 folios el día antes del examen no suele servir de mucho, jugar 6 o 7 horas, dependiendo de en qué grado conozcas tu mazo, puede aportarte alguna que otra idea. No es lo recomendable llegar a esas alturas así pero oye, nunca es tarde si la dicha es buena. 

 

Viernes 3 de Noviembre. Se acabaron las lecciones: comienza la acción. 

Mi draftpod: en el asiento 1 Toru Inoue, en el 2 Arjan Van Leeuwen, 3 Kenta Harane, 4 el menda, 5 Greg Ogreenc, 6 Jonathan Sukenik, 7 Craig Wescoe y 8 un portugués. 

Nada raro que no esperase: la gente no quería coger verde y ya me encargaba yo de hacerlo picando Pounces de 11, triple Merfolk Branchwalker a mitad/final de los packs y Deathgorge Scavenger de 6º en un sobre vacío.

Total, que un 2-1 ganando a Greg Ogreenc, perdiendo contra el portugués, a la postre ganador del draft y ganando en ronda 3 a Arjan Van Leuuwen. Que si era su primer Pro Tour, le dije… :)

Aquí el deck:

 

Constructed: menudo calvario. Aquí el mazo: 

 

Ronda 4, vs Zack Kanner con Temur Energy. Voy on the play, gano fácil el game 1. Pierdo game 2 empotrado por sus Glorybringers y game 3 a manos de mi propio Hazoret + Hydra. 1-2.

Ronda 5, vs Hunter Cochran con RB Aggro. Partidas muy justas las 3, gano el game 1 y me quedo dos turnos al topdeck de más del 70% de mi mazo. Tierra, Hazoret, cualquier rayo… primero un Soul-Scar Mage y luego un Rampaging Ferocidon me condenan a un game 3 que acabo perdiendo por quedarme sin gas justo en las últimas 5 vidas. 1-2.

Ronda 6, vs Adam Jansen con Mono Black Aggro. Gano un game 1 justo, donde a él le sale la parte errónea de la baraja. Vicious ConquistadorNight Market Lookout sin vehículo y Syphoners que no roban cartas. Le veo un Bontu y un Bone Picker antes de hacer el alpha strike. En los game con banquillo, robar 2 Aethersphere Harvester y 2 Gifted Aetherborn por partida vs mis 4 Abrade que no salieron y mis Ferocidon que murieron al momento le pusieron las cosas fáciles. 1-2, otra vez. 

Ronda 7, vs Otavio Ribeiro con Temur Black. Aquí todo se resume en la temática general del torneo, game 1 me paseo y después me trago todo el side. Turno 3 Hydra Hexproof into turno 4 Cartouche of Ambition; y exactamente la misma jugada pero un turno más tarde y mulligan a 6 en la tercera partida. ¿Mis Ferocidon? Los 3 que jugué en el game 3 acabaron calcinados. Otro 1-2 más, poniéndome 2-5 y fuera del día 2. Aunque mentalmente no pudiese más hice un esfuerzo por jugar la última ronda. 

Ronda 8, vs Tyler Hill con Mono Black Aggro. Compañero de equipo de Adam Jansen, sabía lo que jugaba y los games fueron una copia idéntica a los de su colega, pierden la primera y te humillan con banquillo. Llegado ese momento entendí por qué él iba 2-5 y por qué iba así yo también, ya que los dos jugamos horriblemente mal. Termino 1-2 para variar, finalizando el torneo 2-6, 9-13 en partidas. 

 

Reflexión, aspectos a mejorar y el final del viaje. 

Para qué negarlo, mi resumen del torneo se traduce en un correctivo severo que probablemente no se me olvide nunca. Jugué mal, muy mal y mi preparación fue desastrosa: en el Pro Tour no se aplica el “better lucky than good” al que tanto me agarro a nivel local. Si pretendía enseñarle algo a alguno de los allí presentes iba a tener que esforzarme mucho más de lo que lo había hecho.  

Para el sábado, la armada metió a 4 de 10 integrantes. Tan solo Karel, con 9-7, Alberto con 9-6-1 y en otra dimensión Sergio, con su 12-4 game loss incluido rascaron algo más del día 2. Cenamos en un buffet rodizio con todos los pros allí: el team Genesis y asociados, Musashi y hasta Gerard Fabiano. Se extrañó un poco la ausencia en nuestra mesa de Gerry Thompson, mejor amigo de Varo, pero entendimos sus obligaciones. Nos pusieron una multa de aparcamiento y hasta le quitamos el Uber a Paulo Vitor y Ben Stark. Aquello molaba mucho y la sensación de que se acababa empezaba a estar presente.

El domingo nos dividimos en plan outlet y plan venue. Richi, Pol, Albert y yo nos fuimos a Santa Fe, capital del estado de Nuevo México; mientras que el resto se fue a ver el top 8 en directo. 

Comimos en un sports bar típico americano con 16 grados de picante y una camiseta de premio si sobrevivías al más candente de todos. Fuimos a un outlet apartado de la mano de Dios que de no ser por nuestra visita a la tienda de Levis y sobre todo, por sus melosas y atractivas dependientas, poco productivo nos hubiese aportado. De vuelta nos enganchamos con el resto en el venue y vimos cómo el mazo que “no hacía nada” de Pascal Maynard, y que nos había llevado al Pro Tour a Oliveros y a mí, llegaba hasta la final. 

El lunes, todo el mundo pa su casa. Karel y yo nos encargamos de dejar a los restantes en el aeropuerto y destinamos lo que nos quedó de mañana a ver el jardín botánico + acuario de Albuquerque. 3 vuelos, 21 horas más tarde y con unas cuantas ideas claras en la cabeza, llego destrozado el Martes 7 a mi casa sin haber tocado Modern en un mes y con el RPTQ el domingo. 

 

Este artículo iba a constar de un decálogo de “Cosas a tener en cuenta cuando vas a jugar un Pro Tour”, destinados a cómo enfocar la preparación y cómo sortear los obstáculos que el evento te quiere poner. Vamos, dónde tendría que haber mejorado para obtener un buen resultado. Pero resulta que ese domingo que cito ahí arriba *atención spoilers* arrasé el RPTQ con Humans y me clasifiqué para el Pro Tour de Bilbao *fin de spoilers*, lo que me sirvió para ya no pensar en qué aconsejar a la gente, si no en qué haría yo mismo ahora para evitar pasar otra vez por lo mismo. 

 

Las últimas palabras las destino a lo que más me ha gustado del viaje: la gente. El Team Phoenix se partía la caja de cada pobre americano con el que me ponía a hablar en el GP. Menudas chapas les solté. Todo el mundo allí fue extremadamente amable, se adaptó rápidamente a la premisa “your english is much better than my whatever” y fue un placer charlar con todo el mundo: mis oponentes, jueces, staff, pros e incluso los artistas en Phoenix, algunos de ellos incluso hacían sus pinitos en español.  

Rápidamente en la casa me convertí en el “nigga” oficial después de que Oliveros, experto en perder en MTGO mientras reproduce fielmente el sonido de un ferocidón,  popularizara un desafortunado “shut up and take my money” dicho por mí en una cola de supermercado.  

Una experiencia así, de hasta 12 días conviviendo con las mismas personas a todas horas es algo especial, y no se puede comparar al típico finde de GP que pasas con tus dos colegas. Aquí salvo casos contados no os conocéis “de nada” y en eso reside la magia. El vínculo que se crea es bastante curioso, demasiadas anécdotas que contar y por eso estoy convencido de que al margen de resultados, los diez recordaremos con una sonrisa lo vivido en Albuquerque.

 

¿Lo demás? Lo dejamos para más tarde. 

 

Iván Ojeda

@MTGOjeda  

Etiquetas: Pro Tour Ixalan, Viaje, Draft, Pro Tour, Standard, Report