Demo

Repitiendo Top 16 - Pro Tour Ixalan

Empezamos la semana con una colaboración especial de Sergio Ferrer, que consiguió lockear por segunda vez Top 16 en el pasado Pro Tour Ixalan. Sergio nos ha vuelto a preparar un report estupendo de su experiencia, y esta vez no le falta ningún detalle. ¡No os lo podéis perder!

¡Hola a todos!

Algunos me conoceréis de haberme visto por los terrenos de juego; otros, por mi anterior artículo en esta misma web y alguien estará sabiendo de mí por primera vez en este preciso instante. Soy Sergio Ferrer y esta vez voy a escribir mi experiencia en el Pro Tour Ixalan, donde conseguí repetir Top 16.

Para los que no hayáis leído el último artículo, comentar que conseguí la plaza para este Pro Tour haciendo 12-4 en el Pro Tour Hour of Devastation que se disputó en Kyoto, por lo que no tuve que jugármela en el regional como muchos de mis compañeros.

Esta vez, la fecha del Pro Tour sería algo distinta a lo que nos tiene acostumbrados. Dado que los nacionales tenían lugar tres semanas después de la presentación de Ixalan, el Pro Tour se pospuso dos semanas. Y, ¿qué conllevaba esto? Que el metajuego de construido estaría mucho más resuelto de lo que habitualmente está y las estrategias de draft mucho más claras. Aun así y pese a haber jugado muchísimos drafts de la edición, seguía sin sentirme del todo cómodo con ella. El gran número de cartas malas que invaden los sobres y la necesidad de posicionarse en una estrategia lo antes posible, hacían que muchos de los mazos no llegasen al mínimo de cartas jugables, lo cual no me daba mucha confianza.

Respecto al construido, al contrario que la última vez, elegí bastante pronto el mazo que jugaría, Ramunap Red, y sólo faltaba trabajar en la lista definitiva. Me sentía realmente cómodo con esta elección, me parecía un deck muy poderoso, con capacidad para atracar y con cartas capaces de ganar la partida por sí solas ( Hazoret the Fervent). Además, Ixalan había traído algunas herramientas para combatir los pairings difíciles como Tokens o TemurRampaging Ferocidon). Aquí tenéis la lista que jugué. Con la diferencia de que llevaba un Magma Spray en lugar del segundo Glorybringer de banquillo, error que explicaré más adelante.

 

 

 En el nacional jugué Temur, pero no me sentía a gusto en los mirror y prefería afrontarlos vestido de mago rojo. A continuación podéis ver el metagame breakdown del evento durante el día 2, siendo similar al del día 1.

 

 

 

Como había gastado casi todos los días de vacaciones en Japón, este viaje iba a ser mucho más express. Aterricé en Albuquerque el miércoles a las diez de la noche, tras veinticuatro horas de viaje (gracias por venir a recogerme, chicos). Llegué a casa a mesa puesta (gracias de nuevo) y tras cenar hicimos una pequeña charla sobre el limitado de la edición. Luego intenté dormir (a ti no te doy las gracias, Mr. Jet Lag), aunque me costó bastante. El jueves fuimos a registrarnos en el lugar del evento y aprovechamos para hacer un poco de turismo por Albuquerque. Básicamente, visitar las localizaciones de la serie Breaking Bad, ya que no hay mucho más en la ciudad y no teníamos tiempo para ir de ruta. Al fin, llegada la noche, tocaba descansar para poder empezar al día siguiente el torneo con las pilas cargadas.

Nos despertamos el viernes y salimos de casa con entusiasmo y ganas. Esta vez me sentía más nervioso que en mi primer Pro Tour, ya que a Kyoto fui sin expectativas y aquí quería, al menos, no estamparme muy duro.

Comienza el torneo y veo mi pod. Leo los nombres y no me suena nadie, lo cual interpreto como una buena señal. Luego en segunda ronda, me toca un chico que jugaba su primer Pro Tour y me comenta que salvo él y yo, casi todos son jugadores de renombre, algunos con Top 8 de Pro Tour en su historial. Me hace gracia pensar que yo no conocía a nadie y nos reímos juntos.

 

 

Tras draftear el primer mazo, una UB Pirates, no salí muy contento de la mesa. La curva no era buena, el removal tampoco, tenía pocos trucos y sólo una “bomba”. Sentí que no había leído bien el draft y que el mazo era bastante regular; pero también creía que en cierto modo el power level de mi mesa iba a ser bajo, ya que no pasaron cartas extremadamente buenas de ningún otro color, lo cual me tranquilizaba un poco. Finalmente, consigo el 3-0 sin acabar de creérmelo, con partidas muy ajustadas en las que creo que intento aprovechar cualquier pequeña ventaja que puedo sacar.

  

Empieza el construido y pierdo la primera ronda contra la Jeskai Approach de Guillaume Matignon, que muchas rondas después haría Top 8. La primera partida fue desastrosa, pues me quedé una mano con pocos bichos y bastante removal sin saber lo que jugaba y me pasó por encima sin ninguna posibilidad de remontada. La segunda partida fue bastante disputada y consiguió ganarme con un par de Torrential Gearhulk. Una vez más, la porción de Construido me devolvía a la realidad empezando con una derrota. Tras esta ronda consigo ganar a la GTG de Gabriel Nassif y a la RB Aggro de Gabriel Carleton-Barnes, con quien había coincidido en algún GP anteriormente. 

Con esto me ponía 5-1 y muy contento, pues sé que empezaré el día dos con un resultado al menos tan bueno como la última vez. En la penúltima ronda del día me tocó Ben Stark, con Temur Energy, que me gana la primera partida. Tras esto y un deck check de 20 minutos, me anuncian que tengo un Game Loss y que pierdo la ronda. Siempre hay una primera vez para apuntar mal una lista de mazo, la desgracia es que en mi caso tenía que ser justo en el Pro Tour. Como no podía subir la lista desde mi PC, lo hice desde el de un compañero, haciendo copy-empastre de su lista y sin acordarme de cambiar la carta que yo jugaba distinta respecto a Oliveros y Karel.

Fue un mazazo bastante duro a nivel anímico, me dio mucha rabia y me maldije mil veces por cometer tremendo error, pero pronto saqué esos pensamientos de mi cabeza para centrarme en la última ronda del día. Primer mirror de Ramunap Red, que gané 2-0 tras una estrategia rarísima de banquillo de mi oponente, consiguiendo así acabar 6-2 el primer día. Muy satisfecho con el resultado y alegre al saber que habrá otros compañeros de la casa luchando el segundo día a mi lado.

Empieza el segundo día y salgo algo más contento del draft. Pese a ello, mi mazo se queda corto de nuevo y me toca rellenarlo con relleno de baja calidad. Consigo rascar un 2-1, perdiendo contra Pascal Maynard, quien posteriormente llegaría a la final del Pro Tour. También esto implicaba que se rompía mi racha en limitado, pero aun así sigo feliz porque creo que el resultado estaba muy por encima de las expectativas que tenía llegado el momento.

De vuelta al construido consigo ganar el mirror a un simpático amable y cortés Ari Lax, que me pareció una persona totalmente distinta a la que conocía a través de los vídeos. Luego gano a una Temur Energy y me coloco 10-3, a una victoria de conseguir invitación para el siguiente Pro Tour. Me toca jugar contra Samuel Ihlenfeldt, que consiguió hacer Top8 siendo este su primer PT (sí, mis derrotas fueron un Game Loss y 3 de los competidores del Top 8, lo cual me enorgullece bastante) y me pasa por encima en la partida decisiva con su Mardu Vehicles

10-4, sólo tengo que ganar una más. Tras esto consigo ganar a Sultai Energy con un game en el que mi oponente se floodea bastante y me pongo a dar saltos de alegría. Lo había vuelto a conseguir, tenía un Invite más. Llega la última ronda y me toca mirror de nuevo contra Wing Chun Yam (Top 8 en Kyoto cuyo error con Hazoret dio la vuelta al mundo magiquero). Me pide que le conceda porque tiene el mejor desempate y lo más probable es que haga Top 8. Pero este es el primer Pro Tour de la temporada y si gano esta partida me aseguro el Silver un año más (garantizándome los siguientes 4 Pro Tours: Bilbao, Richmond, Minneapolis y Atlanta), así que toca jugar. Afortunadamente las partidas se decantan de mi lado y consigo ganar la ronda.

Una vez más estaba en un sueño, no me podía creer que hubiera vuelto a hacer Top 16 (nos llamaron para estar atentos porque alguien entraba con 36 puntos, pero por desempate tenía clarísimo que no iba a ser yo, lo que demostró mi 12ª posición). Me siento muy feliz y muy orgulloso con mi nivel de juego en construido a lo largo de todo el segundo día (en Japón tuve la sensación de que, en las últimas rondas, el cansancio se apoderaba de mí. Aquí, en cambio, conseguí mantener la concentración hasta el final). La única espinita que quedó es que los compañeros que hicieron día dos no pudieron conseguir ni premio ni plaza (aunque Alberto Galicia la conseguiría una semana más tarde en el regional, junto con Iván Ojeda). Y, ¿qué tocaba ahora? Pues cenar y dormir, que a las nueve tenía que estar en el aeropuerto para otras 24 horitas de viaje tras tres días en EEUU, cosas de los viajes express. Una pena no poder aprovechar para hacer turismo, ya que uno no acostumbra a cruzar el charco habitualmente.

Para finalizar, quiero dar las gracias a la gente que me ayudó a preparar el torneo, tanto en Valencia como durante el poco tiempo que estuve en la casa; que fue crucial para definir el side-plan en cada emparejamiento. También quiero agradecer el apoyo recibido por parte de todo el mundo, a pesar de estar la mayoría a miles de kilómetros. Y, como no podía ser de otro modo, gracias a todos los de la casa, por facilitar las cosas el poco tiempo que estuve allí y por el buen rollo y la camaradería que desprendíais. Espero repetir con vosotros muchas más veces. Por último, gracias a los que estáis leyendo esto, por acercaros e interesaros por mi experiencia. Y si queréis decirme cualquier cosa, adelante, intentaré responder a los comentarios lo mejor que pueda.

 

Etiquetas: Report, Standard, Sergio Ferrer