Demo

Top 64 GP Birmingham: BR Aggro

fShare
1

Hacía ya unos meses que no iba a un GP de Standard y me apetecía bastante, especialmente por ser el primer GP con Dominaria que se celebraba. Antes de Dominaria, el formato parecía estar moldeado alrededor de The Scarab God, pero con el retorno al plano más nostálgico del Magic, parecía que las cosas iban a dar un vuelco total.

La preparación

La primera semana de Dominaria en el Magic Online nos hacía pensar que UW Control podía ser un contendiente en este nuevo Standard. Así que es la primera baraja que probé. En concreto, me llamaba mucho la atención la versión Historic de la baraja, con cartas como Raff Capashen, Ship's Mage -alias Rafiki-, Lyra DawnbringerHistory of BenaliaTeferi, Hero of Dominaria. La verdad es que este arquetipo había recibido una buena inyección de músculo para elevarse a las primeras posiciones del metajuego. Además, los primeros días del formato parecían estar dominados por el nuevo Baneslayer AngelLyra Dawnbringer. Pero a medida que pasaban los días, la gente se fue adaptando al mítico ángel y tenía la sensación que la gente iba más preparada en afrontar ese emparejamiento. Así pues, las barajas UW empezaron a tender más a versiones puramente de control, olvidando los elementos más midrange para convertirse en un Torrential Gearhulk deck.

Días más tarde, empezamos unos cuantos miembros del equipo a testear más en profundidad. David Playmobil parecía bastante convencido con MonoGreen, mientras que Joy parecía rondar la WB Vehicles. Las probé las dos. MonoGreen me pareció mala, pero quizás simplemente tuve mala suerte en las partidas que hice, ya que mis manos solían ser bastante mediocres. La descarté bastante rápido al no querer jugar una baraja en la que la mano inicial fuera tan importante. Además, tenía muy presente que UW Control sería parte del metajuego del GP, y no quería jugar un montón de bichos contra barajas de FumigateSettle the Wreckage. Por otro lado, la WB Vehicles, aunque no me pareció mala, no me convencía por el hecho de jugar poco removal y/o jugar cartas tan circunstanciales como Toolcraft Exemplar

Así pues, iban pasando las ligas y los días y no tenía claro qué iba a jugar. Me preocupaba un poco, ya que quería tener unos días de margen para poder practicar bien la baraja que me llevara al GP, y de momento no estaba siendo así. Por suerte, ponerse Twitch de fondo mientras jugaba al MOL me sirvió de revelación. Matthew Foulkes llevaba un par de días jugando la Rb Aggro. Inicialmente no contemplé esta baraja como posible baraja a jugar porque me parecía una versión peor que MonoRed. Aún así, y viendo que tenía un plan postboard y que estaba consiguiendo buenos resultados, me animé a probarla. No podía estar más equivocado. La primera liga la acabé 3-2, resultado bastante regulero, pero las sensaciones con la baraja fueron increíbles. Como sabía que Joy tampoco tenía claro que jugar, me decidí a trasladarle mi euforia:

 

Acabó probándola y parecía que él también se había convencido de jugarla, así que empezamos a intercambiar opiniones e ideas sobre la baraja. ¿ Inventor's ApprenticeSoul-Scar Mage ? ¿ Rekindling PhoenixKarn, Scion of Urza

Llegamos al viernes y teníamos casi casi la lista, variando muy pocas cartas el uno del otro. Sin embargo, no teníamos muy claro cómo banquillear en los diferentes emparejamientos. Pero como si de un adivino se tratara, Matthew nos regaló (a nosotros y a cualquiera que leyera su Twitter) su lista de Rb Aggro y cómo banquillear. ¡Como caído del cielo! Así pues, después de discutir un poco la lista y los sideos con Joy, éste tomó la decisión más sensata que se podía tomar: jugar la lista tal cual y seguir la guía de banquilleo al pie de la letra. Y es que, al fin y al cabo, Matthew juega cada día durante 10 horas y seguro que tiene mucho más idea que nosotros de cómo funcionan los emparejamientos. Así que ya teníamos baraja, plan contra los diferentes arquetipos y muchas ganas de empezar a jugar!

La baraja

Así pues, estas son las 75 cartas que registré para el GP:

 

Como podéis ver, la lista es muy parecida a la lista de Joy (si no habéis leído su artículo del lunes, no olvidéis hacerlo!). Sin embargo, hay algunas cartas en las que diferimos. A continuación os explicaré mi razonamiento:

  • -1 Cut Ribbons +1 Abrade: aunque uno de los emparejamientos más complicados para Rb Aggro es MonoGreen, donde Cut Ribbons brilla más, estaba seguro que la cantidad de Heart of Kiran que iba a encontrarme sería bastante alta. Además, si me encontraba alguna UW GPG o UR GPG quería tener tantos Abrade como fuera posible.
  • -1 Aether Hub +1 Swamp: entiendo cual es el razonamiento por el que el Swamp es odiado, pero no creo que Aether Hub sea mejor para la base de maná. Aunque es cierto que Aether Hub nos ayuda a jugar Goblin Chainwhirler,  no nos ayudará a tener una fuente confiable de negro. Además, si nuestros oponentes nos atacan nuestra única fuente negra en el campo de batalla mediante un Field of Ruin, nos quedaremos sin acceso a negro hasta que nos robemos uno. Por todo esto, creo que es mejor mantener el Swamp a falta de una alternativa de mayor calidad.
  • -1 Chandra's Defeat +1 Magma Spray: este cambio es más cuestionable y mi elección se basa más en querer cubrir unas necesidades que Chandra's Defeat no cubre, más que una cuestión de 'calidad' de la carta. Aunque matar Chandra, Torch of Defiance por 1 solo maná es algo muy potente, creía que no era una prioridad maximizar el número de respuestas a ésta. Sin embargo, prefería tener la opción de lidiar con Scrapheap ScroungerEarthshaker KhenraChampion of Wits de una manera eficiente y limpia. 
  • -1 Karn, Scion of Urza +1 Angrath, the Flame-Chained: la verdad es que la carta que más me ha 'defraudado' es el nuevo caminante incoloro. Aunque es un caminante potente, durante el testeo previo al GP noté que mis expectativas con este caminante estaban por encima de su poder real, así que prefería otro tipo de caminante que me ofreciera otro tipo de habilidad. Angrath, the Flame-Chained permite establecer un clock a cualquier rival, sea el arquetipo que sea. Además, tiene el valor añadido de romper cualquier tipo de matemática que nuestro oponente haya podido calcular en base al estado del campo de batalla. Este efecto sorpresa puede -y de hecho ya lo ha hecho- coger a más de un oponente desprevenido. 

 

El torneo

Aunque cueste creer, para mí el sábado empezó en Barcelona. No había vuelos muy atractivos - ni baratos - para volar el viernes por la tarde, así que busqué y descubrí que podía volar el mismo sábado por la mañana. Salía a las 8 de la mañana y llegaba a las 9.30 hora local. Como tengo 2 byes para esta temporada, tenía aproximadamente 1 hora y media de margen para llegar al recinto a tiempo para la 3ª ronda. A esto le llamo yo aprovechar los byes al máximo.

Por suerte, el avión no tuvo ningún retraso y pude llegar con bastante tiempo al recinto. Como llevaba unas cuantas horas despierto ya, me sentía bien, despejado y concentrado para afrontar el primer día. Y no fue del todo mal:

  • R1: BYE
  • R2: BYE
  • R3: WIN (2-1 UB Midrange)
  • R4: WIN (2-1 Rb Aggro)
  • R5: WIN (2-1 BG Constrictor)
  • R6: LOSS (0-2 MonoGreen)
  • R7: WIN (2-0 UW Control)
  • R8: LOSS (Mono Red Aggro)

Quiero destacar sobretodo la derrota en la última ronda del día contra Mono Red, porque fue bastante frustrante para mí. En el game 3, durante los primeros 5 turnos, jugué bastante mejor que mi oponente, consiguiendo dejar una mesa vacía en su lado y una mesa de Chandra, Torch of DefianceGoblin Chainwhirler en mi lado, además de una copia de Unlicensed DisintegrationAbrade en mi mano. Sin embargo, de la manera en la que había ido la partida, sabía que su última carta tenía que ser Hazoret the Fervent, para la cual no tenía aún una respuesta. A partir de ese momento, la diosa roja simplemente cambió la partida, ignorando cualquier tipo de situación previa. No conseguí encontrar en 4 turnos una respuesta y al final me acabó matando. Se me quedó muy mal sabor de boca, no solo porque era la última ronda del día y hay un abismo entre acabar 7-1 y 6-2, sino porque además tenía la sensación de haber perdido “injustamente”. Pero bueno, así es el Magic y había que olvidarse de ello y reponer fuerzas para el día siguiente.

Esa noche la verdad es que estaba bastante cansado y no tardé mucho en irme a dormir. Teniendo en cuenta que me había levantado a las 5 de la mañana en otro país, ¡no era para menos!

Me levanté al día siguiente bastante descansado, cosa que agradecí enormemente. Una buena ducha, un buen desayuno y directo al recinto! Me sentía bien, confiado y preparado. Además la baraja había demostrado estar a la altura para ese torneo, así que tenía ganas de empezar. Igual que el día anterior, la cosa fue bastante bien:

  • R9: WIN (2-0 UW Historic)
  • R10: WIN (2-0 UW Control)
  • R11: WIN (2-1 Rb Aggro)
  • R12: WIN (2-1 Rb Aggro)
  • R13: LOSS (0-2 Rb Aggro)
  • R14: WIN (2-0 Rb Aggro)
  • R15: LOSS (0-2 MonoRed Splash Disintegration Aggro)

De nuevo, el día empezó genial, pero al final del día desfallecí un poco. En R14 me tocó contra Joy. La verdad es que me alegré en parte que nos tocara, porque eso quería decir que habíamos escogido bien la baraja y habíamos entendido cómo afrontar los emparejamientos. Nos encontrábamos en mesas bastante altas al final del torneo con opciones a Top16 y un buen pellizco. Aunque con chuleta, habíamos hecho bien los deberes. Las dos partidas fueron super ajustadas, acabando yo a solo 1 vida en ambas, pero fueron unas partidas bastante disputadas y muy bonitas de jugar. 

Por otro lado, tanto en R13 como en R15 la varianza me atizó, dejándome robos de 5 tierras seguidas en 6 turnos o dejarme atascado en 2 tierras con costes 3+ en la mano. Sobretodo en R15, viendo como mi oponente banquilleó, tenía la certeza de que en una partida con robos normales por parte de los dos, yo tenía las de ganar. Pero no pudo ser, al final 11-4 que era suficiente para acabar 39º y llevarme 2 pro points y $250 a casa.

 

El post torneo

Bueno, ahora pensaréis que después del torneo cogí y el avión a Barcelona y ya está, ¿no? ¡Error! Recordáis que volé el sábado, ¿no? Pues la vuelta era el domingo a las 15.45. Evidentemente, a esa hora no había acabado el día 2, así que después de la ronda 12, cuando iba 10-2, decidí “perder” el avión y comprar otro que saliera el lunes por la mañana y así poder llegar justo para entrar a trabajar. 

Cuando estuve mirando las opciones de vuelos en mi casa, recordaba haber visto algún vuelo el lunes por la mañana, pero cuando estaba esperando a las ronda 14, me puse a mirar qué opciones tenía para comprar el billete. ¿Y qué pasó? ¡Sorpresa! No había vuelos que salieran por la mañana y llegaran también por la mañana. De hecho, no había vuelos directos a Barcelona hasta media tarde. La mejor opción: salir a las 7 de la mañana, hacer escala en Maó (Menorca) y de ahí volar a Barcelona para llegar a las 13.40. Tenía que escribir a mi jefe para avisarle que llegaría medio día tarde y pasar la noche en el aeropuerto. Por no hablar de lo que costaba el vuelo ¡Menudo marrón! 

Pero bueno, no había opción, así que después de cenar con mis compañeros de equipo y amigos, me dirigí al aeropuerto a esperar toda la noche. Tengo que agradecer al aeropuerto de Birmingham por tener una conexión WiFi gratuita y de calidad que me permitió ver la fórmula 1 y así entretenerme 2 horas. En el aeropuerto había una cafetería que parecía ser 24h, la cual tenía cargadores de móvil y sillones, así que me 'apalanqué' allí. Una vez acabé de ver la fórmula 1, era hora de intentar dormir. Y digo intentar porque apenas pude dormir una hora en un sillón que, siendo honestos, no era muy cómodo. 

Hacia las 5 de la mañana me levanté del sillón y me dirigí hacia las puertas de embarque, donde me tocaría esperar otro rato más. Allí me tomé un café y una pasta que me supieron a gloria bendita, y es que desde las 8 de la tarde del día anterior no comía nada. 

Me subí al avión e intenté dormir otra vez. Pero claro, cuando llevas horas postrado en un sillón incómodo, un asiento de un avión low cost no es lo ideal. Seguramente ese trayecto (Birmingham - Maó) haya sido el peor viaje en avión de mi vida. 

Pero bueno, llegué bien a Maó y a la hora cogí el vuelo que me llevaría, por fin, a Barcelona. Y de allí directo a trabajar. Ya podéis imaginar cuánto me cundió la tarde en el trabajo: poco. Es más, mi jefe, hacia las 18.30, me dijo que me fuera a casa. Supongo que me vería la cara de demacrado y pensaría que en cualquier momento podía morir de cansancio.

Y así acabó, por fin, ese fin de semana de GP. La verdad es que la vuelta fue dura, pero lo volvería a repetir. Me lo pasé genial, rodeado de buena compañía y, encima, jugando a un nivel bastante aceptable. Poco más podía pedir. Solo que para el próximo GP, la suerte me acompañe un pelín más y lograr eso que tanto ansiamos muchos de nosotros: GP Top8.

Eso es todo por mi parte, ¡hasta la próxima!

Y recordad, los bichos siempre ganan.

 

Sandro Bernabé

@SeRoXx

fShare
1

Etiquetas: RB Aggro, Standard, Report, Grand Prix