Demo
 

Mindset - Primera parte

 

Cómo afronto mentalmente los torneos de Magic.

 

Poco se habla de este tema. Muy poco de hecho. Estoy seguro de que a pesar de ello, varios de vosotros y vosotras tenéis mucho que aportar a estas líneas, y me gustaría en primer lugar animaros a ello en los comentarios de este artículo, que será la primera parte de una serie de dos artículos que completaré la próxima semana. Cuanta más gente aporte, mejores conclusiones y procedimientos podremos desarrollar entre todos, y más ganará la comunidad de Magic en España, que es el objetivo principal de todo esto. 

 

La preparación técnica de un torneo es extremadamente importante, y la mayoría de artículos que tratan de ayudarte a ganar tus próximos eventos, hablan de esto, centrándose en analizar la calidad de las partidas que jugamos intentando conocer el metajuego y como los mazos que lo componen interactúan entre sí. Si extrapolamos esto al Estándar actual, yo escribiría unas cuantas líneas en este artículo hablando de MonoRed, UR Fenix, Esper Midrange, Bant/UG Mass, 4c Dreadhorde, Gruul y Jeskai/Esper Walkers intentando descifrar como cada una afronta su cruce contra el resto. No voy a hacer nada parecido.

En primer lugar, no tengo ese conocimiento, y creo que es muy difícil adquirirlo por completo o acercarse a ello. Venga, sé sincero, ¿Cuántos de esos mazos has jugado? Simplemente unas partidas, aunque no lo hayas testeado a fondo. Ojalá tu respuesta sea "todos" y a la vez sea sincera. Yo no puedo decir lo mismo. 

En segundo lugar, enfrentar cada uno de esos mazos al resto las suficientes partidas como para conocer realmente cómo interactúan entre sí, nos llevaría muchísimas horas. Demasiadas. Quizás incluso más que tu jornada laboral habitual. Es simplemente imposible por una cuestión logística. Normalmente elegimos 1-3 de esos mazos y los testeamos "a fondo", jugando la mayor cantidad de partidas que podemos dentro de nuestra ajetreada vida, incluso a veces permitiéndonos el lujo de una sesión de testeo premium en la que podemos coincidir con un amigo que nos ayude con uno o dos cruces concretos. 

Todo esto es muy importante y solo suma. Nos acerca un poco más a ganar ese torneo. Hay muchas personas que se presentarán a ese mismo evento y no habrán considerado nada de esto. Tenemos ventaja sobre todas esas personas, al menos en el aspecto técnico. 

Pero... ¿Es que importa algo más que nuestro testeo y la guía de banquillo? Parece que el anticuado y aguafiestas Joy viene a decirnos que sí. Rotundamente sí. Pero... SÍ absoluto.

El aspecto técnico es muy importante, y yo no vengo a enseñaros nada que sustituya esas horas de testeo, esa guía de banquillo o la destreza que tenéis con vuestro mazo y jugando a Magic en general. No puedo ofreceros nada a cambio de esto. Es algo que debes adquirir de manera personal. Jugar mucho, y sobretodo jugar con gente mejor que tú te ayudará a ello. También hablar mucho con gente que sabe de esto. Seguro que habéis escuchado eso de que "ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos". Bien, aquí eso es mentira. Los buenos son buenísimos y nosotros, el resto, los malos, tenemos que esforzarnos mucho para aprender e intentar ganar nuestros torneos. Tenéis las herramientas a vuestro alcance, utilizadlas.

Hoy quiero hablaros del aspecto mental. Del estado mental con el que os enfrentáis a vuestros torneos. Esto no es fácil de definir, y hay muchas variables que pueden influir en él, tanto de manera positiva como negativa. Es extremadamente difícil aislarse del resto de nuestro mundo cuando jugamos a Magic. Si acaban de ascenderte en el trabajo o has ganado la lotería, arrastraras un estado de ánimo a tus torneos. Si por el contrario te acaban de despedir o has perdido recientemente a un familiar, arrastras otro estado de ánimo totalmente diferente. Somos seres humanos y Magic sólo es un juego de cartas. 

Con esto quiero hacer ver que hay ciertos sucesos, ciertas prioridades en la vida de las personas que pueden afectar a cómo afrontas un torneo. Da igual el mazo que juegues y la cantidad de tiempo que hayas invertido en él. Si durante el transcurso de todo el torneo recibes mensajes y llamadas de tu pareja porque habéis discutido, apuesto a que no vas a ganar ese torneo. No importa si eres el jugador que más ha preparado el aspecto técnico. Tu cerebro no está 100% operativo y mucho menos 100% concentrado en Magic. A veces es difícil aislarse del mundo que nos rodea. Pero dejemos de lado los casos extremos. En general las desgracias y las grandes alegrías son sucesos aislados. En general nuestra vida se basa en una rutina y un equilibrio constante. Pongámonos en el caso en el que nada extraordinario ocurre y podemos dedicarnos totalmente a nuestro torneo. 

 

La importancia del “estado mental”

Tu estado mental es responsable en gran medida de tu resultado en el torneo. Quizás sea difícil creer esto, pero te puedo asegurar que es así, y trataré de demostrarlo en estas líneas. Cada uno es responsable de sus propios pensamientos. Tus pensamientos tan solo eres tú hablando contigo mismo, y tienes una capacidad muy grande de influenciar tus creencias. ¿Crees que te importa y te afecta lo que otros digan de ti? Quizás no te hayas dado cuenta, pero influye aún más lo que te dices a ti mismo. 

¿De qué sirve esto de cara a un torneo de Magic? Muy sencillo. A todos nos ha pasado, y en un montón de situaciones. Seguro que no ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te dijiste: "voy a echar el día, y si suena la flauta..." O quizás fue algo como: "yo gano un par de rondas y luego ya me tocan los buenos". Puede que tras tu primera derrota te des cuenta de un error que cometiste y pienses: "jugando así, cómo voy a ganar el torneo". ¡Oh!, mi favorita, "me ha tocado el pairing malo", para inmediatamente después tener en frente el mismo pair y perder antes de haber empezado a jugar. Un clásico. 

¿Qué me decís de lo que pensáis tras el segundo mulligan a 5 del día? "Hoy no es mi día", "solo me hago mulligan", "si hubiera robado 7 habría ganado..." Todas clásicas, y todas han pasado por tu cabeza en algún momento. Y no solo es importante lo que te dices durante el torneo, también los días previos y cada día en general. Esto es extrapolable a muchos otros aspectos de tu vida, pero me centraré en el tema que aquí nos reúne: Magic. 

Si durante un torneo te dices que no es tu día, que no estás a la altura para ganarlo y te centras en los malos pairs y la mala suerte que estás teniendo, no vas a ganar ese torneo. Esto es independiente de tu preparación técnica, y nos afecta a todos y todas por igual. No me importa qué mazo juegas y como lo juegas. Evidentemente es muy difícil pensar en arco iris y unicornios cuando acabas de cometer un error o te acabas de dar mulligan a 5, pero te contaré un secreto: la conexión entre una partida de Magic y la siguiente, está tan solo en tu cabeza. 

Vale, ahora sabes qué juega tu rival y vas a banquillear en consecuencia, o eres consciente de que lleva una carta concreta y jugarás alrededor. Esto está todo dentro del aspecto técnico del juego, y no del aspecto mental. ¿La última partida hiciste mulligan? ¿No robaste la tercera tierra? ¿Cometiste un error crucial? Perfecto. Todo estupendo. Reset y a por la siguiente. Esto es fácil de leer y creer, y más fácil aún es darme la razón. Lo difícil es actuar de esa manera, aislarte del contexto y del resto de cosas y dar tu 100% en cada partida sin importar nada más que la partida. 

Cada partida es nueva y totalmente independiente de todas las anteriores y todas las que están por venir. Puede pasar cualquier cosa. Cualquiera puede ganar. Solo tienes que jugar ESA partida de Magic, y cualquier aspecto que creas que está relacionado con algo fuera de ella es producto de tu cerebro. Ya lo decía Patrick Chapin: "focus on what matters", y lo que importa en ese momento no tiene nada que ver con las 4 tierras seguidas que robaste en la partida anterior ni el mal pair de antes. 

Parece sencillo, pero no lo es. ¿Cuántas veces te has atascado tras quedarte la mano de dos tierras? Un montón, estoy seguro. En la segunda partida abres una mano de dos tierras otra vez y dudas si quedártela debido a tu experiencia anterior. Cuando llega el turno tres y vas a robar tu carta, aún no tienes esa tercera tierra. Por tu cabeza... ¿Qué pensamientos pasan? "Otra vez igual", "si no robo la tierra pierdo sin jugar esta ronda..." Y por eso coges tu carta con mucha más agresividad que la forma habitual en la que robas. Estás influenciado por factores externos, y aunque robes la tierra en ese momento y te recompongas, has entrado en un estado del que es muy difícil aislarse: tilt

Image result for mind sculpt art

Mind Sculpt ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Michael C. Hayes

 

El tilt, un clásico

El tilt, o "tiltarse" se refiere a ese momento en el que tu cerebro se bloquea de alguna manera y solo sabes ver el lado malo de las cosas que te ocurren. Ya no importa tu nivel de juego, solo ves el mal pair, el turno que tu rival te curva y tú no tienes la respuesta o ese counter que SIEMPRE tienen. Una vez entras en tilt, tus opciones de ganar el torneo son cero. Por supuesto, esto nos ocurre a todos, a mí también, y es algo contra lo que últimamente he tratado de luchar con el objetivo de evitarlo. 

Como dije antes, hay tilts inevitables que vienen de motivos por encima de Magic. Cada uno es responsable de buscar la felicidad y el equilibrio en su vida y yo no puedo ayudaros en un tema tan delicado como este. Por el contrario, puedo tratar de ayudaros para minimizar o evitar el tilt durante las partidas de Magic, así como otros aspectos que servirán para mejorar vuestros resultados.

No es un proceso sencillo de incorporar, y estoy seguro de que no es la única manera de pelear contra esos demonios del Magic que todos tenemos dentro, pero vamos allá.

En primer lugar, os hablé de cómo normalmente nos decimos frases negativas, ideas que no nos gustaría escuchar en boca de otros. No me malinterpretéis, hacer autocrítica es importante y no podemos ignorar un error que hemos cometido, pero dejemos el látigo para después del torneo, para el día siguiente. Tras ese error viene otra ronda y tenemos que estar 100% preparados. En lugar de machacarnos y sacar nuestro cerebro del torneo, vamos a pensar en algo positivo, en las posibilidades que aún nos quedan para ganar ese torneo. Todavía depende de ti, si ganas el resto de tus rondas, te llevas el premio. En lugar de echar pestes por la boca por ese mulligan a 5, vamos a pensar en que hemos jugado a nuestro máximo nivel con las cartas que teníamos. Puede que el resultado haya sido negativo y encajemos una derrota, pero recordad que en el largo plazo, la varianza afecta a todos y todas por igual. Lo que diferencia a un buen jugador de un fuera de serie es la capacidad de pelear y ajustar esas partidas hasta la última carta, aún partiendo con desventaja. 

En lugar de pensar en el gran jugador que tenemos en frente, vamos a hacer a todos nuestros rivales anónimos. No importa quien se siente en frente, juegas contra un mazo manejado por unas manos. Si tu oponente, tan solo con su presencia, te intimida, tus opciones de ganar la ronda se reducen al mínimo. 

Esto es muy bonito de leer y puede que estéis pensando que llevo razón, que a todos nos ocurren estas cosas y después continuéis con vuestra vida y olvidéis todo esto. Probad a pensar diferente. Probad a deciros a vosotros mismos que podéis ganar el torneo, que podéis ganar a ese rival, que podéis ganar con 5 cartas. ¿Qué creéis que se dice un futbolista a sí mismo cuando va a lanzar un penalti? "Seguro que lo tiro fuera...", "pff..., este se lo va a parar..." ¡No!, ¡Claro que no! No tiene ningún sentido pensar eso. 

¿Y si es el portero quien tiene en frente a Cristiano Ronaldo apunto de lanzarle? "Éste siempre los mete...", "buena suerte se lo paro a CR" ¡Tampoco! Aún puede pasar cualquier cosa. 

¿Cómo creéis que tendría este portero más posibilidades de parar ese penalti? Por un lado puede decirse frases como las que os he puesto y por otro puede decirse algo como "venga, ¡este se lo voy a parar seguro, os****!" ¿En cuál de los dos casos creéis que su cuerpo reaccionara con más ganas de parar el penalti? Imagino que estamos de acuerdo.

Funciona exactamente igual con Magic. Y no es cuestión del día del torneo, es una rutina. Si cada día, cada sesión de testeo y en el propio evento eres capaz de mirarte al espejo y decirte a ti mismo que vas a ganar, que estás preparado para ello y que no importa quién se ponga delante porque tú puedes con cualquier obstáculo, tendrás más posibilidades de ganar que si piensas que te han ganado los buenos y los mulligan, como siempre. 

Por un lado debemos motivarnos a nosotros mismos, es muy importante. Por otro (y van cogidos de la mano), pensar en positivo para eliminar o evitar el tilt

Os pongo un ejemplo para hacerlo más sencillo. En el pasado MC London, empecé con un resultado de 1-3 el primer día. Mi draft era bastante justito, aunque no era un desastre. Gané con comodidad la primera ronda, algo que me dio mucha confianza. La segunda ronda me aplastaron sin poder hacer nada con varias cartas raras y míticas. La tercera ronda perdí 1-2 contra un mazo que creía peor que el mío, pero que contaba con una Nissa que apareció en el turno 5 en dos partidas. ¡Qué injusto! Hasta en el máximo nivel de competición pierdes contra cartas poderosas. Cuando nos movimos a Modern, jugaba Whir Prison, un gran mazo pero con un emparejamiento imposible entre los más jugados: UW Control. ¿Adivináis a qué me enfrenté la primera ronda? Perdí, como era de esperar.

Empezar 1-3 perdiendo contra bombas y malos pairs es devastador. Es fácil venirse abajo e inundarse de pensamientos negativos. Con este resultado miro mi emparejamiento de la siguiente ronda y ahí veo el nombre de mi rival: Eric Froehlic. ¡Vaya! El típico 1-3 into juegas con un MPL. Menos mal que los PPTQ más difíciles estaban en Madrid y uno se acostumbra a estas situaciones. 

¿El resultado? No solo gané a Eric. También a mis tres siguientes rivales, repitiendo incluso el pair imposible en forma de Esper Control. Mi último rival del día fue Steve Rubin, campeón de Pro Tour. Acabar 5-3 tras empezar 1-3 no solo tiene que ver con jugar mejor o peor a Magic. No juego mejor que Eric o Steve. Hay algo más, algo que no tiene que ver con el aspecto técnico del juego. El segundo día comienzo igual, 1-3, y logro acabar 5-3 de nuevo tras otro 4-0 en Modern. 

Creo que cumplimos en el testeo de Modern eligiendo un buen mazo para ese torneo, y creo que mi estado de ánimo o mental ante cada ronda del torneo era bueno. Es algo en lo que siempre he sido muy flojo y que he tratado de mejorar en los últimos meses. Recordad, la conexión entre una partida y la siguiente solo esta en tu cabeza. Una buena forma de afrontar torneos largos y difíciles es plantearte cada obstáculo como un nuevo reto. 

Quizás no valga para todos, pero si te ocurre como a mi, que eres competitivo hasta la médula y te gusta darlo todo hasta en el Singstar, ¿cómo no vas a aceptar el reto de jugar contra un gran oponente? ¿Vas 1-3? Estupendo, necesitas un 3-1 en el torneo más difícil que hay para avanzar al día 2. ¿Has perdido la ronda 1 del MCQ? Bien, hagamos un buen reset mental, el torneo empieza ahora y tengo que ganar a todos mis oponentes, a por ello. 

Puedes pensar de manera contraria y venirte abajo. Tirar la toalla tras el 0-1 o el 1-3, o tras una derrota tras un mal emparejamiento. Puedes ir al torneo "a ver qué pasa", "a ver si hoy es el día" o puedes ir a dar la mejor versión de ti mismo, a demostrar de lo que eres capaz jugando a Magic. Hace un tiempo estaba en el primer grupo. No merece la pena quedarse en él. 

Stroke of Genius ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Stephen Daniele

 

No olvidéis el aspecto técnico de Magic

Claro, muchos estaréis pensando "por mucho que piense que voy a hacerlo bien, si no testeo y no me preparo no voy a ganar el torneo". Lleváis razón. Os dije que no venía a sustituir el testeo, tan sólo a ayudaros a dar un pasito más. Si juegas MonoRed y no tienes ni idea de cómo banquillear contra Jeskai Walkers ni Esper Midrange, quizás no estabas preparado de todas formas para ganar ese MCQ. Por suerte o por desgracia, existen varios jugadores de todas las zonas de la península que se preparan los torneos en este aspecto. Lo importante es, una vez estás aquí, marcar la diferencia. No me vale de excusa que no sabías banquillear con MonoRed o Esper Midrange. En serio, es que hay literalmente más de 10 guías, sideos y listas de jugadores profesionales de cada arquetipo entre redes sociales y páginas de internet. Incluso desde esta web tratamos de aportar nuestro granito de arena. Si juegas MonoRed y no sabes lo que es el artículo de Juza, entonces tenemos un problema. Si juegas Esper Midrange y no has visto la última lista de Martin Muller, tenemos un problema. Y barro para casa, si juegas UR Fenix y no has leído nuestros artículos, tenemos un problema. 

Quizás, lo primero que tengas que preguntarte es ¿por qué juego a Magic? Y acto seguido, ¿qué pretendo conseguir en Magic?, ¿hasta dónde estoy dispuesto a llegar?

Es muy fácil pretender levantar el pseudo guantelete de Thanos que te convierte en campeón de Pro Tour, pero esto conlleva un sacrificio. "Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad." No nos engañaba tío Ben cuando decía esto. El objetivo de la mayoría de los jugadores ha sido ganar un PPTQ durante estos últimos años, y ahora ganar un MCQ, un torneo más complicado, más largo, con mayor número de gente y mayor número de jugadores sólidos. A pesar de que intento hablar de motivación, no puedo dejar de hacer hincapié en que trabajéis el aspecto técnico, ya sea jugando a MTG Arena, viendo un streaming o buscando en redes sociales una guía de banquillo. Hacedlo, porque aunque no lo creáis, hay personas que lo hacen a diario.

Todo esto cobra sentido cuando te das cuenta de algo muy importante. Un estado mental no adecuado puede tirar por la borda incluso la mejor preparación técnica. No importa lo bueno que seas ni cuánto hayas testeado. Si no llegas a tu torneo con la motivación adecuada, es muy poco probable que lo ganes. Normalmente gastamos el 100% de nuestro tiempo de preparación en testear y buscar un mazo con el que estemos cómodos y ganemos las suficientes partidas como para pensar que al menos no nos estamparemos. Puede que ni siquiera te hayas planteado nunca gastar tiempo en motivarte a ti mismo, en auto convencerte de que puedes hacerlo, en concentrarte en el juego dejando de lado el tilt y otras sensaciones negativas que afectarán a tus decisiones. 

De momento, hemos hablado de dos aspectos importantes. El primero es la auto convicción de que puedes ganar a cualquiera y de que eres capaz de llevarte el trofeo. Tienes que decírtelo, tienes que creer en ello. No importa quien se siente delante porque tu rival es anónimo, solo es un muñeco manejando cartas. No tiene nombres ni apellidos. No importa lo que haya ganado antes, ahora está sentado en frente tuyo y vas a ganarle. No importa si el pair es malo, cada partida es un mundo y puede pasar cualquier cosa. 

Vaya, esto está muy bien, pero resulta que juegas la ronda y pierdes porque tu rival es un conocido jugador de tu país, que juega un pair complicado, te haces mulligan a 5 en una partida y además, sin mano, se roba dos spell seguidos que acaban contigo. Esto nos lleva al segundo punto. Evitar y eliminar el tilt. Uno de los aspectos más negativos complicados de combatir en Magic. Puedes levantarte e ir a contarle a tus amigos lo desgraciado que eres, contarte a ti mismo que no importa el testeo porque siempre te ganan los mismos y al final siempre haces mulligan. Puedes hundirte en el fango pensando que Magic es cagarse y que tus decisiones importan poco porque al final no podrás pactar y fallarás los landrop en el momento clave. Puedes pensar todo esto y dejarte influenciar por ello ronda tras rondas, torneo tras torneo. 

Por otro lado, puedes pensar que la suerte no existe, que son sólo números que nos afectan a todos por igual. Puedes aceptar el reto de jugar una partida con mulligan a 5 frente a un buen rival. Sed sinceros, ¿cuántas veces habéis jugado con 5 cartas al mismo nivel de concentración que con 7? 

Tras una derrota, no te lleves las malas sensaciones. Déjalas aparcadas. Ya habrá tiempo de analizarlas después. De momento tienes que seguir jugando, y tu derrota de antes contra MonoRed no tiene absolutamente nada que ver con la MonoRed que tienes en frente. Es una partida nueva, totalmente independiente de la anterior. Solo concéntrate en ganar esa partida.

Brainstorm

Brainstorm ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Willian Murai

 

Aún me queda compartir con vosotros otros dos aspectos muy importantes en cuanto a mi manera de ver la preparación mental de nuestros torneos de Magic. Por un lado, la motivación frente al juego, y no me refiero a decirnos frases y afirmaciones que nos hagan creer que es posible lograr nuestros objetivos. Me gustaría dar un pasito más en este aspecto. No sirve con decirnos a nosotros mismos que podemos lograrlo si esas palabras están vacías en el fondo.

El segundo aspecto trata sobre como encajar y gestionar nuestros resultados tanto en el testeo como en los torneos y dejarnos influenciar por ellos de manera correcta y provechosa, en lugar de descartar UR Fenix tras dos 0-2 seguidos afirmando que “ese mazo no es tan bueno”

Por suerte o por desgracia, esto tendrá que esperar unos días. Como siempre, muchas gracias a todos y todas los que habéis llegado hasta aquí. No son pocas palabras, y probablemente hoy fuesen más densas que nunca. De corazón, espero que estos artículos sirvan para ayudar a la mayor cantidad de gente posible. 

 

Testead. Creed en vosotros mismos. No caigáis en el tilt. No arrastréis malas sensaciones. No puedo deciros más. 

 

José Luis Velázquez

@Joy_MTG