Demo
 

Show and Play: objetivos para tu próximo torneo

 

Ya os avisé en su momento que el hecho de tener una parte competitiva dentro de Show and Tell tendría un apartado de contenido ¡y esta será la sección para ello! 

Hoy quería hablaros un poco sobre un trabajo que estamos haciendo (o intentando hacer) en el equipo: crear objetivos para mejorar el rendimiento en nuestros torneos.

 

¿POR QUÉ ESTABLECER OBJETIVOS AYUDA AL RENDIMIENTO?

Normalmente, como jugadores de Magic, cuando vamos a un torneo solo nos planteamos ir a jugar, tratar de hacer las jugadas los mejor posible y, si la suerte nos acompaña, llevarnos la copa para casa. Sin embargo, también nos suele pasar que no somos capaces de prevenir posibles problemas o centrarnos en no cometer determinados errores.

Para solucionar alguno de estos problemas está el establecimiento de objetivos para nuestros torneos, pero ¿en qué nos ayuda realmente?

Lo primero que nos permite establecernos unos objetivos antes de competir es preguntarnos ¿dónde quiero llegar? Y, más importante ¿cómo puedo hacer para llegar ahí? Hacer unos objetivos bien planteados, motivadores y que nos dirijan correctamente durante el torneo hará que tengamos más claro qué hacer.

De una manera un poco general, fijar objetivos nos permite:

-Ser conscientes de los problemas que podemos tener en el torneo y buscar un “plan” para solucionarlos cuando nos aborden.

-Centrarnos en lo que va a ser más importante a la hora de jugar.

-Hacer de jugar mejor algo mucho más divertido ¡ya os explicaré por qué!

-Mejorar nuestro rendimiento mientras jugamos, teniendo una guía que seguir.

 

Estoy convencido de que los objetivos pueden ayudar en todos estos factores y algunos más si seguimos indagando en cada jugador, pero si esto es así ¿por qué esto no se hace (o no se suele hacer)? En primer lugar, creo que los beneficios de establecer metas correctamente ni se conocen ni se les da la importancia que merecen, sin embargo, en el mundo de la psicología del deporte esto es importantísimo. Por otro lado, el mayor problema que he visto en los jugadores del equipo que tenían con los objetivos también era realizarlos correctamente cuando algunos intentaban hacerlos.

 

¿CÓMO DEBEN SER UNOS OBJETIVOS?

En primer lugar, debemos distinguir dos tipos de objetivos: los objetivos de resultado y los objetivos de rendimiento.

-Objetivos de Resultado: están relacionados a lo que se quiere conseguir a nivel deportivo/competitivo (como ganar un torneo). El problema de estos objetivos es que no suelen depender únicamente de nosotros y pueden generar frustración o estrés; además, no suelen estar relacionados con el rendimiento. Un ejemplo de un objetivo de resultado podría ser “querer ganar mi próximo torneo” o “ganar la próxima ronda (o todas las rondas)”.

-Objetivos de Rendimiento: un objetivo de rendimiento es un trabajo que se debe hacer a nivel técnico/táctico/psicológico/etc. Para conseguir una meta. A diferencia de los objetivos de resultado, los objetivos de rendimiento deben depender exclusivamente de nosotros y deben enfocarse a mejorar el juego del jugador.

 

Es importante entender esta diferencia. Al fin y al cabo nuestros objetivos deben suponer una pequeña cantidad de objetivos de resultado, pero una grande de objetivos de rendimiento que nos faciliten llegar al resultado que nos complace.

 

¿Y cómo deben ser estos objetivos? Pues realmente, para que afecten a nuestro rendimiento, sean positivos para nosotros y útiles, deben seguir estas pautas:

-Han ser difíciles de ejecutar para que supongan un reto (y una satisfacción cumplirlos).

-Deben ser realistas, porque si son demasiado difíciles, no nos servirán y ayudarán a desmotivarnos y frustrarnos.

-Para afectar al rendimiento, tienen que ser específicos. No caer en generalidades como “Secuenciar mejor” y sustituirlo por algo que ayude a mejorar el resultado, como “Cuando vaya a jugar el primer hechizo del turno/partida, pensar en los dos siguientes hechizos que jugaré y el motivo”.

-Deben tener una acotación en el tiempo. No deben durar ni muy poco para no generar estrés, ni mucho para que se pierda la motivación. Por ejemplo, que sea cada ronda o en cada momento de una partida que posiblemente ocurrirá.

-Tienen que exponerse siempre en positivo. Evitar poner palabras como “no”, “nunca”, etc. 

-Deben de depender de nosotros exclusivamente. A su vez, deben de ser específicos si estos objetivos no son grupales, cada persona necesita unos objetivos diferentes.

-Tienen que ser medibles. De esta manera, sabremos si estamos haciendo un buen papel.

 

Pero lo importante no son solo cómo deben ser, sino cual es el proceso que debemos seguir para que puedan ser lo más completos posible y que nos ayuden al 100%. Es por eso que os voy a mostrar la manera en la que yo establezco mis objetivos y cómo los uso durante el transcurso del torneo.

 

CREANDO OBJETIVOS

Pondré como ejemplo los objetivos que me marqué para el PTQ de este fin de semana en Madrid, para que así podáis verlo de la manera más práctica posible.

Bien, vayamos por el principio: ¿qué es lo primero que hago cuando me quiero poner unos objetivos? Yo siempre me planteo ¿qué es lo que quiero hacer? Pues básicamente, ganar ¡todo el rato! Pero he de ser sincero, ganar el torneo no depende exclusivamente de mí, hay muchos factores externos que influyen (las barajas de los rivales, sus jugadas o la suerte que tenga por ejemplo). Entonces, siempre trato que mis objetivos de resultado estén centrados hasta un punto en el que pueda perder alguna ronda por algo que no controlo, por eso en estos torneos pequeños suele ser hacer Top 8 o algo por el estilo.

1. Hacer Top 8 en el torneo.

Después, y esta es una de las cosas más importantes que hago, me cuestiono lo siguiente: para conseguir este objetivo de resultado tan importante, ¿qué debo hacer? ¿Cuáles son los requisitos para hacer Top 8 mientras juego?

Los “requisitos” cambiarán mucho en función del jugador, la baraja que juguéis o el metajuego en el que os encontréis. Por ejemplo, yo jugué Jund Sacrifice, una baraja que tiene muchas habilidades disparadas y también donde las manos son muy relevantes porque “engañan”. Es por eso que quise centrarme en esto, estaba convencido de que si me centraba en hacer estas cosas bien, mi resultado en el torneo iría bastante bien.

2. Hacer buenas decisiones de mulligan (ya especificaré más adelante).

3. Recordar los triggers del mazo (y las activaciones al final del turno del Oven).

Siguiendo con esta pregunta me di cuenta que, últimamente, viendo los objetivos que me puse en otros torneos, no los cumplía en la primera ronda (suelen ser las partidas en las que más fallo), así que me centré mucho en esto.

4. Jugar bien la ronda 1 del torneo.

Por último, siempre dedico un hueco para el aspecto psicológico. Una de las cosas que más me suele ayudar a encarar bien la parte mental suele ser “tratar de ser positivo en malas situaciones”. Algo así como que mi primer pensamiento ante algo que no va bien sea “¡Vale! Si hago esto todo va bien”. Esto me ayuda mucho a no enfadarme y centrarme en lo que importa: ¡jugar bien!

5. Ser positivo en malas situaciones.

 

Cauldron Familiar      Witch's Oven

 

Hasta aquí están mis objetivos de resultado. Pero ahora viene la parte más importante, ¿cómo voy a cambiar mi forma de hacer las cosas para fomentar que estos objetivos se cumplan? Veamos mis objetivos de rendimiento:

1. Tener la sensación de que he jugado bien.

Normalmente pongo este objetivo porque me da una forma visual de acceder a ver si cometo errores tácticos o psicológicos importantes. Siempre lo pongo entre mis objetivos porque luego me ayuda a entender si algo ha fallado.

En cuanto a los mulligans, que lo hablamos antes, creo que un problema que estuve teniendo con el mazo es que no hacía suficientes mulligans a manos sin capacidad para jugar hechizos en los 3 primeros turnos. Eso me estuvo afectando mucho en mis partidas y llegué a la conclusión de que tenía que reflejarlo en mis objetivos. ¿Cómo? De esta manera:

2. Hacer mulligan a las manos lentas (sobre todo OtD).

Una cosa importante es que “lentas” es muy relativo y depende del emparejamiento, eso me deja capacidad para interpretar cuando tengo que quedarme buenas o malas manos. No me hacer ser una máquina, me deja tomar decisiones.

En cuanto a los triggers tuve un problema (para el que he pedido ayuda y ya a partir de los próximos torneos no me pasará) y es que no encontré una manera de poder recordar los triggers. Por lo que no pude ponerlo en los objetivos; como veis, esto es una constante búsqueda de mejora. No fue mi mejor torneo en esto de los triggers.

Sin embargo, sí que me centré en recordar las activaciones del Oven al final del turno (total, mejor que nada…) y puse el siguiente objetivo.

3. Parar al final de los turnos si tengo Oven + Gato.

Esto fue relevante en una ronda en la que casi se me olvida, pero recordé mis objetivos y devolví el gato, quedándome al final de la partida a una vida. ¡Pum!

Para la primera ronda, siempre sigo una serie de rutinas para concentrarme, por eso para mí hacerlas al principio del torneo es muy importante. ¡Y así lo plasmé!

4. Hacer rutinas antes del torneo (Resp y Música Par. Pens.).

Estos fueron mis objetivos del torneo. Siempre llevo los objetivos apuntados en un cuadernito, así que después de cada ronda miro el cuaderno y voy poniendo un B o una M (realmente es un Tic o una aspa) en todos según los cumpla o falle. Es curioso, porque la mayoría de los torneos en los que hago un buen resultado suelo tener muchas B y al revés.

 

NO HAY AVANCE SIN ANÁLISIS

Cuando hablamos de los triggers, os comenté que tuve problemillas para poder medir realmente este objetivo y no era capaz de marcármelo para que afectase a mi juego. Al perder la final (justamente influyó mucho un trigger en el G3 de la ronda), me quedé dándole vueltas y pregunté a Peke por algún consejo para poder “marcar” los triggers. Me comentó un par de ideas que pondré en práctica en futuros torneos.

Lo importante de esta anécdota no es lo que Peke me haya dicho, sino el hecho de que soy consciente de qué podía salir mal, pero no pude prevenirlo haciendo algo práctico para mejorar mi actuación. Nuestra capacidad de análisis es algo que debemos mantener muy activa si queremos mejorar en Magic, por eso siempre tener reflejado lo que hacemos es importante. No fallé con los mulligans, no fallé en la ronda 1, no fallé al ser positivo cuando me hizo falta ¡pero fallé a la hora de los triggers! En próximos eventos haré por mejorarlo y espero que pueda contaros que me fue mejor que en último torneo.

Gracias por leer, como siempre. Me gustaría saber qué os ha parecido el artículo, comentadme por Twitter o diferentes redes sociales si lo veis más cómodo. La idea es que si estos artículos gustan, ir sacando más cosas que nosotros tratamos de mejorar en la parte competitiva de SyT. Muchos miembros todavía no están muy metidos en esta dinámica, pero espero que este artículo les ayude a motivarles un poquito más en este aspecto y que les ayude a ganar más.

NOS VEMOS.

 

¡UN SALUDO!

 

PLAYMOBIL

(@DavidPlaymobil en Twitter 😉 ).

 

Etiquetas: Torneos, Teoría