Demo
 

Un Pro Tour más

 

Un Pro Tour más. 

En realidad ya no sé como llamarlo, pero se entiende la idea. Este evento, aunque personalmente lo cuento como un Pro Tour, no generaba las mismas sensaciones que los de antaño en cuanto a ambiente y montaje de escenarios. En realidad esto siempre me ha sido irrelevante, yo solo quiero jugar a Magic y ganar todas mis partidas. Me da igual si es con siete cámaras apuntándome o en el suelo del recinto. 

 

Sea como fuere, primer Players Tour en Europa. Bruselas es la ciudad elegida y muchos S&T nos damos cita allí. Algunos clasificados al PT, otros tratando de ganar un Last Chance y en caso de no conseguirlo, jugar PTQs + Grand Prix. Parecen planes sólidos. El formato alrededor del que gira todo es Pioneer, el ojito derecho de todos los jugadores en este momento. Es el nuevo. El becario. Hay que quererle, cuidarle y enseñarle cómo funciona el sistema competitivo y lo que hace con los formatos que no rotan. Ya le tocará enfrentarse a la ira y la desaprobación de cientos de jugadores competitivos porque la mitad de los mazos están rotos. Yo me sumaré a esa protesta. Hoy eres mi preferido, y mañana te odio a muerte. Preguntadle a Modern. 

Y así es como funciona, hoy te quiero y mañana te critico a muerte. También al contrario. Y es justo lo que me ocurrió para elegir mazo para este torneo. Cuando salió Heliod, Sun-Crowned todo el mundo hablaba de su combinación con Walking Ballista. Todos locos. Era la bomba. ¡Ojalá lo baneen antes del PT! ¡Si no lo hacen, todo el mundo jugará ese mazo! A mi me parecía una basura. Auténtica basura. Un gigante con pies de barro. Me enfrenté a prácticamente todos mis compañeros defendiendo mis ideas mientras ellos, especialmente Playmobil y Chobi, me decían que estaba equivocado y el combo era bueno. Incluso en Twitter pregunté en una encuesta para conocer más opiniones. Quería aprender si se me estaba escapando algo, y es que a no ser que te llames Daniel Martínez Querol, cuando la mayoría de tus compañeros de equipo te dicen que algo es bueno y tú te empeñas en lo contrario, se te está escapando algo. 

 

 

Y vaya si se me estaba escapando. Resulta que en medio de toda esta discusión, alguien hace buenos resultados en Magic Online con UR Lotus con Baral. ¿Cómo se me había podido pasar esa idea? Tanto combo basura entre un Dios ancestral y una máquina del año 3023 me estaban afectando de mala manera a la cabeza. Ya había probado UG Lotus, y también la versión con splash a rojo. El mazo no me parecía nada del otro mundo, estaba muy hateado y a veces te dejaba tiradísimo sin poder hacer nada. Aún así, siempre rascabas un 3-2. Cuando probé la versión de Baral me dí cuenta de que estaba jugando uno de los peores mazos que había jugado en mi vida. Me hicieron falta dos ligas, en la primera casi me hago 5-0 pero la siguiente tuve suerte de no dar la vuelta a ese resultado. ¡Qué desastre! Esto ocurre todo durante la semana previa al PT, a unos 10 días de entregar el mazo. Lo lógico habría sido volver a la versión verde del mazo y continuar con el testeo. Rafa y Goblin estaban también trabajando en el mazo y sus resultados empezaron a empeorar mucho. De repente todo el mundo jugaba como el doble de hate. Era imposible ganar una partida post banquillo. 

Para entonces habría jugado unos 10 draft, una cifra ridícula en comparación con lo que querría, pero no tenía tiempo. Desde octubre estoy estudiando un máster en Finanzas y obviamente me ponen un examen parcial que pesa un 20% el miércoles antes de marcharnos a Bruselas (nos marchábamos el jueves por la mañana) y otro en otra asignatura que pesa un 25% el lunes nada más volver de Bruselas (volvíamos el domingo por la noche). Todo genial. Y encima dando gracias. El examen del miércoles estaba programado para el jueves, y no podría asistir. Por suerte mis compañeros me dicen que hable con el profesor y si no hay ningún problema por su parte, podemos adelantarlo un día para que no me lo pierda. Solo por esto ya el karma me debía unos cuantos mulligan en el PT. 

Así que planteamos los últimos 10 días antes de entregar la lista intentando hacer malabares entre Pioneer, Draft y el maravilloso mundo de las finanzas. Sin olvidarnos, por supuesto, del amor. Y no me refiero al amor por Magic, me refiero al de verdad, al que hay entre personas. Exacto. Tenía que darle lo suyo a Playmobil y no es tarea fácil. En realidad ya se lo daría en Bruselas. Esos últimos días en Madrid también tenía planes con una muchacha con la que salgo hace no mucho. Muchas cosas han cambiado desde los PT que jugué en 2019. Durante un tiempo, Magic era mi trabajo, cuando estaba en Rebellion y dedicaba muchas horas al día a nuestro juego preferido.

A día de hoy esto no es así, o al menos no tanto, y mis prioridades han cambiado. Para que lo entendáis, el PT me daba exactamente igual. Ya tenía plaza al PT2, que se celebrará en Dinamarca y no me veía ni con remotas posibilidades de clasificarme el PT Finals en Houston. En general, Magic en los días previos al PT me resbalaba más que nunca. No estaba teniendo tiempo de preparar el torneo como me gustaría y cada vez que me ponía a jugar, hacía 1-2 en Draft o 2-3 en una liga de Pioneer. Tampoco es que me entusiasme la dirección que está tomando el juego competitivo últimamente. El año pasado, con los resultados que hice y habiendo acudido a algún GP extra habría peleado por ser Gold con posibilidades reales, y Chobi seguramente habría podido pillar Gold o incluso Platinum con algo de suerte, y es que ya hizo top 16 en un PT. Igual leéis esto y os echáis a reír pensando que estoy fumando droga de la mala, pero hemos echado cuentas sobre ello y los números salen. Actualmente ni siquiera sé como funciona el sistema de puntos porque hay distintos tipos y no tengo claro cómo funcionan ni me he parado a mirarlo. El año pasado al menos, si querías tener opciones de pelear por Rivals League tenías que hacer buenos resultados en MTG Arena. No es que no me guste el juego, obviamente me encanta Magic, pero como habéis podido leer llegando hasta aquí, si no tengo tiempo ni de preparar un Pro Tour, no voy a dedicar N horas a llegar a Mythic. 

Es un poco frustrante. Ya me clasifiqué a los dos primeros PTQ de MTG Arena. El primero, tras muchas horas para subir a Mythic después se me dio bastante mal. El segundo me lo perdí estando clasificado. Cuestión de prioridades. El problema es que subir a Mythic ya ni siquiera era divertido. Se convirtió en una carrera contrarreloj de jugar cuando no te apetece, sentir la amargura de no avanzar niveles tras varias horas de juego y, una vez conseguido, aún no tienes absolutamente nada. Así es el mundo competitivo, por supuesto, pero aún me gusta disfrutar jugando a Magic. Prefiero echarme unas ligas en el MOL. 

 

Mi situación personal, junto a esto, me ha hecho plantearme dejar de pelear por estar en la pomada. De hecho si no hubiese conseguido clasificarme al PT2, jugaría algún PTQ y seguro que ningún GP. Parece, sin embargo, que Magic no quiere que me vaya, ya que actualmente no solo estoy clasificado al PT2, además tengo 70% de fractional invite al PT3. Evidentemente habrá que luchar por no tirar a la basura un 70% de PT. Pero volvamos a lo que importa. ¡Maldita sea! Faltan 10 días para entregar la lista y no tengo ni idea de qué hacer. Por suerte había jugado o visto a mis compañeros jugar los mazos más populares. Normalmente por la noche, a eso de las 22:00 nos conectábamos a Discord los que estuviésemos disponibles y jugábamos hasta irnos a acostar. Es el horario que podíamos permitirnos. 

Para Richmond jugué alrededor de 30-40 drafts, una cifra a la que ni me iba a poder acercar para esta ocasión. 16 drafts en total que terminaron con balance de cinco 3-0, tres 2-1 y ocho estampadas. Mi máxima prioridad fue jugar estos draft y ya copiaría una Mono Black de Pioneer el día de antes, o lo que tocara, porque de ocasiones anteriores ya sé que es en la parte de limitado donde peor me desenvuelvo. Mis compañeros estaban jugando 5c Niv la mayoría, y creo que hicieron un buen trabajo tuneando la lista y preparando cada carta y cada emparejamiento. Probé el mazo, pero no estaba hecho para mí. Es muy bonito y muy bueno, pero no me convencía. Demasiado difícil de jugar para lo que estoy acostumbrado. Yo quiero ser el mono con metralletas. Además la base de mana tenía posibilidades de traicionarte en alguna partida, y aunque no solía pasar, seguro que me ocurría en el peor momento.

 

Grapeshot ©2020 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Pete Venders

 

Así llegamos al fin de semana previo a entregar la lista. Obviamente mis planes no pasan por testear, más bien estudiar e ir a ver al Estudiantes al Wizink Center con mi novia. Aún así saco un rato para ver que Shota Yasooka ha jugado Mono White Heliod en un torneo importante y ha hecho top 16 o algo así. De todos los mazos que hay publicados, es el único que me queda por probar. ¿Recordáis cuando criticaba e insultaba el combo? Bien, faltan 3-4 días para entregar la lista del mazo y estoy lanzando una liga del MOL con aquello que nunca me había convencido. Y me convenció. Trago saliva y voy al grupo de Whatsapp donde había sido crítico absoluto del combo para decir que probablemente juegue ese deck en el Pro Tour. Tampoco es que me apedreasen mucho, estaban muy lockeados tuneando 5c Niv, pero obviamente no pude evitar las mofas. 

No tenía ni idea de si el mazo era bueno o una auténtica broma, pero llegados a este punto ya no podía echarme atrás otra vez. Por suerte, desperté la atención de dos de mis compañeros: Dani M y Chobi. El primero estaba desencantado con UW Spirits y ya había probado versiones de Heliod Combo. Chobi decidió bajarse de 5c Niv y empezó a darle a Mono White. Al menos esto me daba confianza. No estaba totalmente loco. La casualidad hizo que Chobi se cruzase con Thalai en una liga del MOL y hablasen del mazo. Resulta que Javier Domínguez, nuestro campeón del mundo, estaba interesado en la estrategia y acababa de encontrar con quien trabajar sobre ella. Al día siguiente, el martes, tuve la suerte de poder participar en un Skype con Chobi y Javier, mientras ellos jugaban Mono White vs distintos mazos y comentábamos los tres las opciones para construir una lista lo más afinada posible. Fueron 2-3 horas. De estar perdido a preparar el mazo con el campeón del mundo. A veces simplemente tienes suerte.

De ese rato concluyen que Mono White va bien contra Mono Black y cuando yo llego más tarde, el pair vs 5c Niv es aceptable mientras que el de UB Inverter es terrible. Hay que conseguir un banquillo que de la vuelta al enfrentamiento. Gideon of the TrialsGideon's Intervention hacen aparición y de repente post side Mono White era favorita. Al final, resultó que UB Inverter era tan buena que Chobi y Javier decidieron jugarla junto a Danker. Yo no me cambié de mazo, fui fiel a Mono White porque ya no tenía tiempo de pivotar y porque hay pocas cosas más sexys que jugar 18 llanuras. 

Resumiendo, de no tener apenas tiempo y unas ganas mermadas por otras prioridades a preparar la lista del mazo con el campeón del mundo. Todo bien José Luis. 

Al día siguiente, coincidiendo con el miércoles de entregar la lista, hago Skype con Dani M. para mostrarle lo que teníamos. Obviamente le encanta la idea e incluso juega una copia adicional de Gideon para ir mejor contra UB Inverter. Nunca pensé que jugaría el mismo mazo que Dani M. en un torneo, somos polos bastante opuestos. Para mí, lo más importante son los free wins, y trato de jugar estrategias que tengan esta posibilidad. Para Dani M., lo más importante es tener siempre un removal o descarte en mano, para evitar que te hagan ese free win. Obviamente él quería mejorar el pair contra combo y le costó mucho quitar la segunda copia de Tomik, que quiso añadir hasta las 23:59 del Miércoles. Por suerte le mantuve dentro de la cordura hasta cierto punto y solo añadió el cuarto Gideon. 

 

 

Poco quedaba por hacer y nos embarcamos a Bruselas con la esperanza de no habernos equivocado al elegir Mono White. Llegamos el jueves y empiezan las buenas noticias. Tanto Castro como Playmobil ganan sus Last Chance y se clasifican al Pro Tour in extremis. ¡Vaya dos cracks! Ambos jugando 5c Niv, la misma lista que Jenara y Dani Toledo jugarían en el PT. Chobi eligió UB Inverter, al igual que Danker, Thalai y Joel. Esther y Oliveros se decantaron por UW Spirits. Dani M., Robinho y yo, por Mono White Heliod. Nadie se atrevió con UW Control y por alguna razón ignoramos Mono Black. 

Me gustaría hacer un paréntesis con esto de los ganadores de Last Chance. Ya consiguió Dani M. plaza al PT Barcelona ganando uno de estos el pasado verano. Ahora lo hacían Castro y Play. No voy a descubrir nada nuevo a mis compañeros diciendo que Castro me parece el mejor de los celestes cuando está on fire, cuando está centrado en jugar a Magic. Se merece esa plaza, el top 8 del GP Brussels que se marcó durante el finde y todo lo que le falte por llegar (el propio Castro contaba su experiencia hace un par de días).

Por su parte, Playmobil ha perseguido jugar este Pro Tour más que nadie en España esta season. Más que nadie en España. Perdió una final de PTQ en Valencia. Perdió una final de PTQ en Madrid. Perdió una final de PTQ en Alicante. Perdió semifinales de PTQ en Madrid. Nunca se rinde. Nunca se viene abajo. Cada ronda sigue apuntando sus impresiones en el cuaderno que tiene. Gane o pierda. Se atasque o se floodee. Con 7 cartas o con 4. Es la disciplina hecha persona. No tengo ninguna duda de que dentro de poco va a subirse al tren de los Pro Tour, del mismo modo que no tengo ninguna duda en que puedo contar con los dedos de una mano a las personas que trabajan más que él en este país por estar en ese tren. Yo no soy una de esas personas. 

 

 

Con todo esto nos sentamos el viernes con ganas de hacer un buen draft. Mi mesa la componen otros seis jugadores que no conozco y Esther Trujillo a mi derecha. Si hubo un factor común en mi testeo de draft fue la cantidad de partidas que lloré por tener un Nadir Kraken delante. Como no juegas con la gente con la que drafteas, pueden tocarte tres rivales distintos con el ''mismo'' mazo. Y con las mismas cartas broken. No era ni medio normal la cantidad de veces seguidas que mis oponentes tenían al dichoso pulpo. Todo el rato. 

Volteo las cartas del primer sobre del Pro Tour (obviamente te los dan ya abiertos y con las cartas marcadas) y ahí estaba. A chuparla todos. Esta vez soy yo el que lo tiene. Nadir Kraken y never look back. Me llega algo de rojo del lado de Esther y también un poco de verde, pero sobretodo llegan cartas azules y lockeo ese primer color sin tener claro con qué combinarlo. No me gustaba la idea de UG con las cartas que tenía. En el segundo sobre abro Storm's Wrath foil y me la quedo. Me pasan Purphoros's Intervention y detrás algún removal rojo. Me quedo en UR. Para finalizar abro en el último sobre un fénix raro de los que vuelven y tengo una baraja con calidad media pero varias raras buenas. No me veía haciendo menos de un 2-1 si robaba bien estas últimas. 

La primera ronda mi rival tiene una WB Tokens buenilla pero no puede matar el Kraken en dos de las tres partidas. Absurdo. Siento como voy recuperando karma. Obviamente pierdo la que sí puede matarlo nada más tocar la mesa. La segunda ronda me toca con Esther, y realmente jugamos una de las tres partidas, la primera. Me gana tras un buen game de Magic ya que su mazo, RB Sacrifice, es bastante poderoso y tiene mucha sinergia entre sus cartas. Las siguientes no juega a nada debido a floodeo + atasco de tierras y aunque mi mazo no es el más agresivo del lugar, cuando quiere recuperarse ya es tarde para hacerlo. La tercera ronda me toca con un señor cuyo nick del MOL es eheh_dude. Un señor que tiene más trofeos en Magic Online que yo drafts jugados. Aún así confío en mi mazo. No importa cuantos trofeos tengas una vez te sientas a jugar con un nuevo oponente. Si yo confiaba en el mío, no os cuento él en el suyo. No le gano ni aunque coja el deck de Pioneer. Dream Trawler y Elspeth me lo explican en un mazo UW Control que paraba muy fácilmente mis tímidas intentonas de ponerme agresivo. Obviamente no podía pelear el late game contra sus bombas, mucho mejores que las mías y caigo fácilmente. Al menos me llevo un 2-1 para salvar esta primera parte del torneo. 

 

 

Nos movemos a Pioneer. Era la primera vez que iba a jugar el formato en físico. Ni siquiera tenía claro si el mazo era bueno, aunque si Thalai lo había considerado, igual es que no íbamos descaminados. La primera ronda la juego con Danker y su UB Inverter. Me pega una paliza en la primera partida a pesar de tardar en encontrar el combo pero las dos siguientes robo varias piezas de hate para evitar ser combado y aunque planta carta en la tercera intentado defenderse de mis fases de combate, llega un punto en el que ya no es capaz de hacerlo. Tras esto juego contra UW Spirits y aunque pierdo el segundo game porque me curva tres ''lords'' seguidos saliendo él, las otras dos partidas caen de mi lado sin mucho problema. El maná le traiciona un poco como es habitual en ese mazo y ni siquiera puede pelear.

Para la tercera ronda me esperaba Mono Black, el mazo más jugado del torneo. Gano 2-0 en dos partidas muy feas. En la segunda mi rival se floodea mucho y roba todo el removal mientras yo voy poniendo tokens con Castle Ardenvale. Llega un punto que pongo dos token por turno. Al final gano de esa manera, con 7 tokens atacando. Lamentable. Tras ese despliegue de Magic en estado puro pierdo la cuarta ronda contra Mono Black, que me pasa por encima la primera partida tras no robar yo la cuarta tierra para curvar un Gideon, Ally of Zendikar, y en la segunda tengo todo de cara matando sus amenazas con Heliod en mesa + Castillo dispuesto a generar tokens de nuevo y de repente roba un Kalitas para el que no tengo removal y me remonta poco a poco una partida en la que nunca llego a robar Walking Ballista para completar el combo. 

La última ronda del día juego contra UG Ramp. En principio no parece mal emparejamiento, nunca lo he jugado, pero me da la sensación de que no puedo ganarle pasando por la fase de combate. Tengo que combar. El primer game le combo fácil de turno 5 o 6 cuando la mesa ya se empezaba a poner peligrosa. La segunda partida es totalmente irreal ya que jugamos alrededor de 25 turnos cada uno, yo nunca encontraba el combo y él solo robaba tierras y hechizos inútiles. La mesa estaba totalmente estancada hasta que robo Elspeth, Sun's Champion y empiezo a desequilibrar la balanza a mi favor. Entonces él roba Emrakul, the Promised End y me controla un turno. Un turno en el que no puede hacer nada más que matar las tres copias extra de Heliod de mi mano poniéndolas en juego. Además puede estampar un montón de mis pequeños bichos en sus gigantescos troncos. Ahí es donde se equivoca. Yo tenía un Elspeth Conquers Death a punto de estallar y decide por alguna razón matar un Arcanist's Owl. Mala decisión. Obviamente reanimo ese búho que me trae otro búho que me trae otra saga con la que exilio su Emrakul para no morirme contra el 13/13 Trample. La mesa sigue estancada y un par de turnos después encuentro Walking Ballista para combarle. Sobrevivo así a un Emrakul y acabo el día 6-2. 

 

En el segundo draft no conozco a nadie en mi mesa, no hay miembros MPL ni pros de los que imponen respeto solo por estar ahí. Las señales no son claras y la elección se vuelve complicada para mí. Estoy cogiendo rojo y verde pero de repente llega de pick 6-7 un Commanding Presence, pero hasta ese momento parecía que el blanco no estaba abierto. Igualmente cojo esa carta y acabo el primer sobre con posibilidad de Boros, Selesnya o Gruul. Realmente solo Boros o Gruul, porque ya tenía dos removal rojos que no quería desaprovechar. El segundo sobre pone una decisión importante. Warden of the ChainedDaybreak Chimera. No había jugado muchos draft, pero sí visto y leído. Y además en varias ocasiones había acabado jugando Boros en mi testeo. Una boros mala es peor que una Gruul mala, eso lo tenía claro. No me gustaba como iba mi intento de Boros hasta ese momento. Me decanto por la multicolor. Arriesgado pero a costa de una carta mucho más poderosa. ¿Recordáis aquello de: Un gran poder conlleva una gran responsabilidad? Bien, apuntad también esta: Mayor rentabilidad, implica mayor riesgo. 

Me sale bien. El verde fluye por mi izquierda y como corté el rojo al principio del primer sobre, también recibo alguna carta jugable de vez en cuando. Cierro colores y en el tercer sobre termino de montar un mazo bastante decente. No había grandes bombas ni nada que destacar, de hecho jugaba cero raras, pero era un mazo sólido, con curva y buen removal. Como marcan los cánones.  

Acabo con otro 2-1 tras ganar la primera ronda y la tercera y perder la segunda. Fueron partidas de Magic muy desequilibradas. Ganó el mejor mazo en cada ocasión. Mi oponente de la segunda ronda me pegó una auténtica paliza con Shatter the Sky y doble Woe Strider mientras que los otros dos rivales no tenían nada de esa calidad y una buena curva fue suficiente. 

Obviamente tuve que giñarme como un simio en la tercera ronda del draft. Tengo la partida muy de cara. Buena mano, rival corto de recursos y la mesa a mi favor, pero aún no puedo ponerme a atacar porque se me puede ir la partida de ese modo. Quizás en un par de turnos. Mi rival roba Haktos the Unscarred y sale el número 4. Por suerte tengo una criatura de coste 4 en mesa. Hago mi jugada y evidentemente mi rival roba Iroas's Blessing, un aura coste 4 que puede poner a su Haktos y matar a mi bloqueador de coste 4. Me pega de 7 y estoy muerto con otro golpe. Evidentemente robo mi propio Iroas's Blessing para matar su Haktos y levantar la partida desde ahí. A veces hay que tener suerte. 

Salvo el draft con un 4-2, algo que me alegra mucho ya que mi testeo había sido reducido y suelo flojear en esta parte, tanto por mis limitaciones como jugador de Magic como por la falta de fundamentos básicos de limitado. 

 

Haktos the Unscarred ©2020 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Ryan Pancoast

 

Volvemos a Pioneer y arrastro un récord de 8-3. Si conseguía hacer 3-1, me clasificaba al PT Finals en Houston. ¿Recordáis cuando dije que no me veía ni con remotas posibilidades? Ahora eso ya daba igual. En general cuando juegas a Magic, lo que ha pasado antes da igual. Lo único que importa es la siguiente partida. Empiezo con mal pie, ya que pierdo contra Joel Larsson en cámara. No robé bien las dos partidas con banquillo, aunque sí lo hice en la primera donde le combé sin demasiada dificultad. Nunca había jugado ni una sola partida contra su mazo, que además era bastante novedoso. Tenía claro que no iba a ser nada fácil ganarle en la fase de combate, pero podía intentar combar, ya que sus respuestas a Heliod eran flojas. Ni siquiera robé las piezas del combo en las partidas que perdí. Tampoco es que él robase especialmente bien, pero su mazo genera mucho más value que el mío en las partidas donde no tienes una amenaza constante de morirte a la vuelta y eso le dio una victoria más o menos cómoda. 

Después de esta derrota inicial gano un par de rondas seguidas a Mono Black y UG Ramp. Por suerte mi oponente de Mono Black misseó letal cuando iba yo ganando 1-0. Gracias a esto pude remontar la partida y no tener que ir a una tercera que puede caer de cualquier lado. Yendo 1-1 contra UG Ramp, mi rival juega Uro + Arboreal Grazer en el mismo turno colocando dos tierras extra. No juega tierra de turno por lo que concluyo que su mano son todo hechizos y tengo que meter una marcha extra si no quiero salir aplastado. En los dos siguientes turnos, los que dura la partida hasta que le mato, no falla ningún land drop por lo que al final de la partida le comento que en el momento más importante se ha floodeado a lo que me enseña más tierras en su mano. Le comento la situación y que cómo es posible que tenga más tierras si falló una durante la partida. Reconstruye la partida y llega a la conclusión de que se le olvidó bajar tierra ese turno que ya puso dos extra en mesa. Esa tierra era muy importante a posteriori pues le permitía pagar los costes adicionales de una Elspeth Conquers Death para poder hacer varios hechizos en ese turno y sobrevivir al menos un turno más a mi presión de Gideon, Ally of Zendikar + Heliod. Como veis, estas cosas pasan. También en los Pro Tour. 

 

Solo quedan dos rondas y llega el momento más importante del fin de semana. Si gano, me voy a Houston. Si pierdo, jugamos por 250 $ extra. Parece un cambio importante. Me gustaban muchos emparejamientos de los que había por las mesas altas, pero no se puede tener suerte en todo. Ya había tenido mucha, antes y durante el torneo. Me toca UW Control, posiblemente el peor emparejamiento del mazo dada nuestra lista. 

Salgo volando la primera partida sin poder hacer mucho. La segunda mi oponente se da mulligan a 5 y le gano aún con apuros ya que a pesar de empezar con dos cartas menos, estuvo bastante igualado. La tercera me hace una curva de infarto jugando respuestas durante los turnos 2, 3 y 4 y en el quinto cae un Teferi, Hero of Dominaria que no puedo responder y me gana fácil. No hubo más que hacer. Al menos gano un mirror en la última ronda del torneo para acabar en el puesto 24 y llevarme el dinero y el porcentaje fraccional extra. 11-5 es un resultado con el que no puedo estar descontento. 

Por suerte, Dani M. se coloca en el top 16 con un récord de 11-4-1 y se clasifica al PT2 en Copenhague y también obtiene un 70 % de porcentaje para el PT3. Un buen fin de semana para ambos, aunque él rascó mucho más de su parte de Draft que la de Pioneer. En cualquier caso, habrá que luchar por ese 30 % adicional y estar en al menos todos los PT este año. 

 

 

El fin de semana no pudo acabar mejor ya que aunque tengo que levantarme el domingo a las 8:30 para estar varias horas estudiando en la recepción del hotel (el buen examen del lunes), nos vamos un rato al centro de Bruselas a comernos un gofre y dar una vuelta por la ciudad, que es bastante bonita. Obviamente volvemos para ver a nuestro compañero Miguel Castro destruir el top 8 del Grand Prix pero cuando llegamos acaba de terminar los cuartos de final en los que cae con Danker, que sería el ganador del evento. ¡Enhorabuena a ambos titanes! 

 

Ahora toca ir al GP Lyon a jugar Standard. No tenía pensado hacerlo, de hecho no tengo ni la mitad de las ganas que tenía de este PT Brussels, y ya me resbalaba bastante. Cuando Magic se convierte en una “obligación” rindo mucho menos, y siento una especie de compromiso o presión por perseguir ese 30 % adicional de porcentaje. Como siempre, lo prepararemos de la mejor manera posible. Como siempre, trataremos de llevarnos el trofeo. 

Ojalá pueda volver contándoos como gané el GP Lyon. 

 

 José Luis Velázquez

@Joy_MTG

 

Etiquetas: Players Tour, Pioneer, Torneos, Draft