Demo

Show&Tell MTG behind the scenes

 

¡Bienvenidos a todos una vez más!

De hecho, esta será la última vez… Hoy no os traigo un delicioso artículo con una deck guide o grandes vueltas de tuerca a conceptos esenciales, sino más bien algo más centrado en el Gathering que en el Magic. Será algo emocional, pero espero que no quede nada lacrimógeno, ya que, si algo ha traído este proyecto a mi persona, ha sido ilusión, aunque haya venido acompañada de baches y cambios de dirección que no podíamos controlar.

 

En Show&Tell MTG vamos a echar el cierre final. Final, final. A partir de junio ya no tendremos mecenas, si bien intentaremos dejar la página web y el Patreon accesibles para que se puedan recuperar artículos, pero no habrá ninguna entrada nueva. Lo mismo pasará con Youtube y el resto de redes sociales. 

De nuevo, es una noticia triste de contar, pero simplemente a día de hoy no contamos con el número de recursos necesarios para ofreceros un contenido de calidad. El verano pasado una alta cantidad de miembros se alejaron de las cartas por culpa de la pandemia que se llevaba todo el Magic competitivo presencial, otros empezaban nuevos proyectos, y los que nos quedábamos intentamos reinventarnos. Pero está visto que a día de hoy no ha funcionado como esperábamos, por lo que creemos necesario poner el punto y final a esta aventura. 

No hay mucho más que explicar en cuanto al desenlace de esta historia, pero la meta no es lo único que ha habido, porque sin duda, muchos de los miembros con los que he compartido aventuras estarán de acuerdo en que el camino ha sido dulce en la mayoría de las ocasiones. 

Fork in the Road, art by Jung Park

Es normal que lo caminos se separen con el tiempo.

Y como hemos quedado que el camino ha sido la mejor parte de este viaje, creo que procede hacer una pequeña revisión de ello. Seguramente me deje muchos detalles, pero es que después de casi seis años con vosotros, en los que hemos compartido 528 vídeos en Youtube, 13000 tweets, 1400 artículos, unos 50 podcast y más de 200 Ítaca Shows y otros tantos directos desde nuestras casas, es normal que no todo fluya por mi memoria. Visto así, estos números casi me dan miedo si consideramos las horas invertidas por cada uno de nosotros. 

Por supuesto, antes de entrar en materia me gustaría dar las gracias a todos los que han hecho posible que este proyecto estuviera a flote durante tanto tiempo a un nivel de contenido y de calidad del que estoy orgulloso de haber participado. Antiguos miembros, lectores de la web, followers, Patreons, sponsors y otros muchos grupos de gente que seguro que me olvido (por favor, no me lo tengáis en cuenta). Habéis sido la razón por la que he querido compartir este viaje con todos vosotros y que espero haberos fallado lo mínimo posible. Crear contenido no tiene sentido si nadie lo consume ni lo valora (de hecho, fue una de las razones por las que volvimos a publicar en la web dejando el modelo de Patreon atrás), por lo que en especial a los que os habéis pasado por la web de vez en cuando o por los canales de Twitch, Youtube o Patreon. Mil gracias por haber estado al otro lado. 

Sin más dilación, vamos a contar la historia de este proyecto y sus pilares, por última vez.

 

Los comienzos

En verano de 2016, un pequeño grupo de nosotros, tras muchas horas decidiendo que el proyecto en el que estábamos no nos gustaba lo suficiente, decidimos empezar un “equipo” (jamás llegamos a definir muy allá lo que éramos) para empezar a crear contenido, en un principio audiovisual y, de hecho, no teníamos ni idea de cómo nos íbamos a llamar (la idea surgió en una “reunión” gracias a Carlos de Miguel en un Foster’s Hollywood, gordacos éramos y gordacos seremos). 

Ese mismo verano cubrimos dos MCQ, el de Madrid y Valladolid. Muchas horas de trabajo para hacer que todo fuera lo más suave posible y que quedará lo más profesional que pudiéramos (todavía no teníamos grandes plantillas para hacer streaming y era un mundo bastante nuevo para nosotros, quisimos correr sin saber gatear). De allí no sacamos muchas conclusiones, pero sí que no era ideal que tuviéramos que dejar de jugar torneos para castearlos, por lo que a partir de entonces nunca más casteamos torneos que quisiésemos jugar, considerándonos jugadores por encima de creadores de contenido. 

Entonces, solo había una salida, empezar una página web, con artículos interesantes para que el jugador medio pudiera mejorar, el competi pudiera obtener la información necesaria para masterizar una baraja y, en menor medida, el jugador más casual pudiera comprender algunos de los conceptos esenciales del juego. Este siempre ha sido un equilibrio muy difícil de contener, especialmente con los recursos limitados que teníamos y con la idea de sacar un artículo al día, haciendo un total de cinco a la semana. Al fin y al cabo, la mayoría de nosotros era competitiva y no perdía tiempo en montarse barajas más budget y aún así, un artículo de este tipo cada semana o dos semanas no era suficiente para abastecer a este público. 

Strategic-Planning-Amonkhet-MtG-Art

Ya teníamos un plan estratégico.

De ahí surgieron “las secciones”. Estas fueron una parte de la web que siempre me gustaron mucho, pero uno de los mayores quebraderos de cabeza, porque necesitaban cambiar la temática cada poco tiempo antes de que la gente se cansara demasiado. Puede que os sorprenda, pero la sección de “los otros” de Miguel Ángel Ferrero en la que nos encontraba barajas diferentes al metajuego convencional tenía una media de lectores abismal. 

En cuanto a la web, dar especial gracias a Inazio Madariaga, Gonzalo Pérez y Pablo Aput ya que ellos han sido los que han hecho posible que los artículos llegaran de la forma más aseada a vuestros ojos después de pegarse durante horas con los calendarios y asegurarse de que todo llegara a tiempo para que no se rompiera la cadena de producción a más puro estilo Henry Ford. La edición de cada uno de los artículos de la web es un trabajo laborioso y complejo. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible sin una web, que se montó con la dedicación de Adrián Santalla en coordinación con Ismael Álvarez y los diseños de Andrés Fernández París (por si alguien aún no lo sabe, el ojo de nuestro logo está basado en la carta original Show and Tell y de ahí también nuestro color). El trabajo en la sombra de estas 5 personas ha sido tremendo, y tienen gran responsabilidad de que el proyecto tuviera su futuro en aquel entonces. 

 

Los resultados

Crear contenido está muy bien, de eso no hay duda, pero necesitamos gente que lo consuma y que este sea de calidad. Para ganar credibilidad en el mundo competitivo de MTG es necesario que el público crea que puede aprender algo de ti, básicamente es una de las formas más sencillas de obtener lo que se denomina “visibilidad”. Una de las cosas más interesantes y productivas que conseguimos en Show&Tell MTG es que nos reconocieran como un grupo, una colmena y un equipo. Las camisetas azules sin duda tuvieron gran culpa de ello y pese a haber recibido algunas críticas sobre su aspecto, creo que fue un gran movimiento para conseguir esa visibilidad (desde luego mucho que mejor que si fueran blancas o negras). De hecho, el gran Frank Karsten escribió una entrada sobre nuestras camisetas dándonos un poco de publicidad al resto del mundo. https://magic.wizards.com/en/events/coverage/gpmad18/day-1-highlights-2018-03-10 

¡Qué fácil era encontrar a tus compis por un GP!

Cuando un miembro del equipo gana, ganamos todos de una forma indirecta. Si X gana y comparte información con Y, Y gana credibilidad y por lo tanto la gente quiere consumir también su contenido. Además, que una única persona gane varios torneos en un corto periodo de tiempo es complejo, pero si en la foto del Top 8 hay 3-4 camisetas del mismo tipo, se entiende como que hay un “halo” ayudando a esos jugadores, que algo han hecho para llegar hasta ahí (una puede ser casualidad, pero dos, tres o cuatro ya tiene que ser algo real). Esto es algo realmente curioso porque quizás a ojos del público se entendía que testeábamos mucho entre nosotros cuando, a pesar de ser cierto en algunas ocasiones, rara vez quedábamos para ello y realmente se testeaba de forma más personal a través de Magic Online y se compartían opiniones. De hecho, era bastante infrecuente (tal vez debería decir mítica) la ocasión de que jugáramos todos una misma baraja. 

Como os he dicho, que los integrantes del equipo pusieran resultados era algo clave en nuestro objetivo, ya que para crear contenido del que quieres que se nutran jugadores competitivos, has de saber que quieren y que piensen que de leerte o verte jugar van a aprender algo que les interese. Creo que este siempre ha sido uno de los puntos fuertes del equipo. Los resultados han llegado por doquier a casi todos los niveles. PPTQs, PTQs, GPs, individuales, trios, nacionales torneos de tienda y torneos grandes, en todos os podría narrar algunos grandes resultados de “ojopechos”. Hemos tenido varios Tops en GP, mucha gente clasificada para Pro Tour (y repitiendo varias veces) e incluso grandes resultados en estos últimos. 

Algo en lo que quiero incidir en el apartado de resultados es sin duda en la forma de conseguir estos. En este juego hay, bajo mi punto de vista, tres formas de conseguir resultados que se optimizan cuando se combinan entre sí. Estas tres formas son talento, trabajo y suerte/persistencia. 

El talento es algo digamos “innato”. Hay gente que desde un comienzo entiende perfectamente el juego y que al jugar con ellos te das cuenta de que estáis jugando a algo totalmente diferente y que te sientes un títere. No es de extrañar que os diga que en Show&Tell esta sensación la he tenido jugando contra Joy, Daniel Toledo, Daniel Martínez, Ricardo Sánchez, Miguel Castro, Pedro Lechado, Dupuy o Chobi, así que me venga a la cabeza. No tengo miedo de decir que con un 99% de seguridad todos estos que acabo de nombrar son más talentosos que yo. Es cierto, en general, cuando juego contra ellos voy un paso por detrás. Y cuando les veo jugar, hacen cosas que yo no haría. Ya no solo eso, si no que de sus artículos he aprendido una gran cantidad de cosas y de estar en conversación con aún más. Esta gente puede llevar sin jugar meses, que les si aparecen con las 75 que tenían enfundadas el año pasado pueden ganar el torneo sin sorprender a nadie. 

Por otro lado, tenemos el trabajo. Por trabajo entiendo la dedicación y el empeño que ponemos en descubrir la solución a nuestro próximo torneo, ya sea buscando artículos, testeando diferentes barajas, analizando el metagame o concentrándonos en las 75 exactas que vamos a presentar para tener una pequeña ventaja. En este grupo pondría a gente como Daniel Vicente, Playmobil, Iñigo Vallejo, Raúl Vallejo, Sandro, Jenara o yo mismo. Por supuesto, y como todo el artículo, esta es mi opinión personal, no tengo intención de ofender a nadie, tan solo de mostrar lo que yo considero “mi realidad”. Los que estamos en este grupo necesitamos muchas más horas de vuelo y de entrenamiento para poder competir al mismo nivel que los anteriores, los cuales, si ponen el mismo interés, seguirán estando por delante. Obtendremos resultados en los torneos en los que le pongamos más énfasis, mientras que en los demás necesitaremos de ese tercer factor del que voy a hablar ahora. 

Talento, trabajo y una pizca de suerte es la receta para el éxito.

La suerte. Como en todo juego de cartas “aleatorias”, es un factor influyente. Podemos llamarla suerte, estadística, azar o mojo, como queráis. Todos hemos tenido ese día de robar siempre lo que necesitamos y ese día miserable en el que no tenemos opción y poco podemos hacer. La suerte en este juego se presenta de mil y una formas. En mi vida, por ejemplo, he ganado 3 PTQs o como los queráis llamar. Dos de ellos fueron por suerte, en uno me pasaron una lista demencial con la que me paseé a dos horas de empezar el torneo y en otro parecía que nadie más en la sala tenía Oko, Thief of Crowns, que a mí me los tuvieron que prestar. Y el otro fue por insistencia, que también es suerte (como en la lotería), si juegas más PTQs, más posibilidades hay de ganarlos. 

Personalmente, creo que con tan sólo uno de los tres factores es muy muy complicado ganar, casi imposible diría. Con talento y trabajo podemos minimizar el factor suerte, y mejor aún, abusar de ello cuando también se aparece y disminuirlo cuando aparece en contra. Es por esta razón que los jugadores con talento ganan tanto. Porque son capaces de combinarlos con trabajo y son capaces de jugar al tira y afloja con la suerte para no dejar que influya tanto cuando van por delante. Mientras que son capaces de recibirla cuando tienen que acudir a ella, dirigir la partida para que esa posibilidad siga viva. 

Show&Tell no habría sido mucho sin los resultados y, sin duda, nos dieron todo lo que necesitábamos para seguir escalando en ese caché. Además, estas diferencias de nivel y de resultados hacían a los mejores querer seguir ganando y a los no tan buenos querer mejorar para poder experimentar esa victoria desde un punto de primera persona, una simbiosis perfecta. Esa es otra de las grandes cosas que recordaré siempre, los triunfos de los compañeros, pero también las ganas de igualarlos y tener una relación de envidia sana en el que te pones un objetivo delante poniendo la chispa de la competición con el apoyo de un grupo.

 

Las redes sociales

Si la web es una parte vital de nuestro proyecto, que la gente se entere de que hacemos cosas para que ellos lo consuman (shows, streamings, podcast, artículos, …) es vital que haya una parte de “marketing” y visibilidad a través del medio de comunicación del siglo XXI, las redes sociales (y en especial Twitter). Algo de lo que he aprendido mucho en estos años es de la complejidad de las redes sociales y que cada una tiene su público objetivo y su funcionalidad. Dependiendo de lo que queramos necesitamos utilizar una u otra. Sé que puede parecer obvio, pero algunos tenemos lo justito para sobrevivir el día. 

La realidad es que comenzamos teniendo Twitter y Facebook. Facebook es una herramienta algo obsoleta, devorada por las nuevas redes. El modelo “álbum de fotos” está claramente dominado por Instagram estos días y publicitar cosas a través de ello es incongruente. Twitter, en cambio, es ideal para ofrecer lo que necesitábamos, pequeños titulares a nuestros artículos e informar de los resultados de nuestros torneos en tiempo real. Además, la interacción es infinitamente mejor y, sobre todo, mucho más clara, sin necesitar de mucho para dejar un comentario o compartir. 

Nos quedamos cerca de los 4k seguidores, mucho más de lo que esperamos en su momento.

Hemos tenido mucha suerte de contar con algunos cracks de las redes sociales, y se puede decir que durante su momento nuestro Twitter subió como la espuma, y nada en el mundo de MTG pasaba sin compartirlo en nuestro Twitterverso. Destacan Nasan, Jenara o Playmobil en estos lares, y probablemente sin ellos,no hubiéramos tenido el alcance que tuvimos y nuestro contenido hubiera quedado en agua de borrajas y nuestros seguidores diezmados. También llegamos a trabajar con Instagram de la mano de Peinado, pero no tuvo un gran éxito, entre otras cosas, porque fue poco antes de la pandemia cuando tomó las riendas y luego todo cayó en el olvido.

 

Los sponsors

Mantener un proyecto vivo sin fondos es altamente complicado, por lo que toda idea que quiera mantenerse ha de contar con sponsors. La negociación con sponsors es siempre algo complicado, un tira y afloja, y en muchas ocasiones, la otra parte quiere mucho y ofrece muy poco ofreciendo promesas de grandeza. Pero he de decir que en su mayor parte, yo, que me encargaba personalmente de hablar con nuestros sponsors y negociar con ellos, he tenido suerte de hacerlo, en su mayoría, con personas y empresas con un alto nivel ético que no buscaba aprovecharse, por poco que fuéramos, de nosotros. 

Tienda Ítaca siempre se ha portado genial con nosotros, ofreciéndonos los Shows, sus torneos para castear y dándonos facilidades haciéndonos sentir como en casa. Por otro lado,  (Magic) Cardmarket siempre ha sido justo en sus ofertas y nos ha propuesto ideas que nos favorecían sin siquiera haberlas pensando nosotros mismos. Por último, Ultimate Guard, nos ha cuidado a nosotros y a nuestros seguidores, asegurándose de que siempre estábamos equipados y de que tuviéramos material para mostrar y sortear como creyésemos conveniente, haciendo las relaciones tremendamente sencillas por nuestra parte. Estas tres empresas son top y seguiré consumiendo sus productos mientras me lo permitan. 

Aquí también deberíamos incluir el apartado de Patreon. Nuestros mecenas han sido muy importantes en el proyecto, permitiéndonos invertir en seguir mejorando nuestro contenido. No os imagináis lo que hicisteis y alguno todavía hacéis por nosotros. Gracias a vuestras colaboraciones hemos podido invertir en material como cámaras u ordenadores, licencias para programas y un sinfín de cosas que nos han permitido rendir al nivel más alto que hemos podido llegar. Sin ello, jamás hubiéramos podido mantener a flote nuestro proyecto. Gracias por haber estado ahí, ya sea por un periodo breve de tiempo o durante todo nuestro andar.

Imagen

Nuestros dos mejores mecenas recibiendo sus recompensas de Patreon.

 

Los Shows y directos

Lo primero es lo primero. En mi opinión, los Shows era uno de nuestros puntos más débiles, si bien el resto del equipo siempre pensó que eran necesarios y un toque distintivo en nuestro proyecto respecto de otros muchos. Bajo mi punto de vista, probablemente muy lejano de la realidad porque la verdad es que nunca participé en ellos con consistencia debido a mis estancias en otros ciudades y países, había muchas mejores formas de aprovechar el esfuerzo de juntar a seis personas durante tres horas. Pero reconozco que es cierto que hacía de punto de unión entre los miembros, pasando de ser “gente que publica en una página” a ser un grupo de amigos que se ven una vez por semana para darle caña al MTG más innovativo delante de las cámaras. 

Otro de los puntos fuertes de los Shows, era el mostrarnos tal y como somos, o más bien, lo que queríamos ser sin dejar de ser nosotros mismos. Los Shows llevaban un trabajo gráfico brutal, unas listas muy curradas a nivel visual, unos banners para poner los nombres, unas portadas y un montaje in situ durante 30 minutos en el que no podía fallar un mínimo cable. Todo ello daba sensación de profesionalidad, mientras que la forma de comentar las partidas, los terribles chistes y las ganas de pasar un buen rato alrededor de cartones manteniendo esta profesionalidad eran nuestra verdadera esencia. Esto, en gran parte, se lo debemos al grandísimo trabajo de Rafa Martín.

No me digáis que visualmente no es un pepino filipino.

Por último, los Shows estaban llenos de historias increíbles. Topdecks, partidas recuperadas que probablemente tendrían un 1:100 de posibilidades de volver de ese abismo. Burritos antes y/o después en el Tierra. Largas charlas hasta las 2 de la mañana sentados en un banco disfrutando de lo que nos gustaba, hablar de MTG. Tampoco olvidaré jamás la parte en la que necesitábamos que uno de nosotros se vistiera de ardilla para la presentación de Unstable que nos ofreció retransmitir WotC. Acepté sin dudarlo dos veces si me lo podía quedar. 

La decisión más fácil de toda mi vida.

 

Los viajes

Este va a ser el último punto a tocar, ya que no es en sí un pilar que sostuviera al equipo, pero si que favoreció a que todo fluyera con más naturalidad. En aquella época, no era raro que hubiera un GP al mes, a veces incluso más. Súmale PTQs y torneos interesantes como el Arcanis y te encuentras viajando con tus colegas prácticamente cada dos semanas y cuando no, estáis jugando torneos en Madrid igualmente. 

La convivencia es un factor importantísimo a la hora de crear vínculos, un sentimiento de pertenencia y fomenta sacar lo mejor de ti. Ya lo he comentado en el apartado de resultados, pero, al igual que al estar con gente con mejor resultados que tú te hace querer esforzarte más, lo mismo pasa con el grado de implicación con esa misión común y dar lo mejor de ti para la comunidad en la que participas.

De los viajes, que espero sigamos pudiendo hacer en algún momento no demasiado lejano, todos nos traemos grandes recuerdos. Lugares increíbles, anécdotas, éxitos (los fracasos se terminan olvidando antes o después), diversión y el sentimiento de competición son algunos de los highlights de estas aventuras (si no lo habéis probado, deberíais hacerlo). De nuevo, la parte del Gathering es al menos tan importante como la parte del Magic. 

Puede ser una imagen de 10 personas y personas sonriendo

Tirando de hemeroteca.

Por último, me gustaría recordar también a algunos miembros que por una cosa o por otra, decidieron abandonar el proyecto y que no he encontrado el hueco para mencionarles, ya sea porque he trabajado poco con ellos y su paso fue un tanto efímero o porque hace milenios que decidieron dar un paso atrás en MTG, por lo que crear contenido y estar en medio de un montón de cartones estaba fuera de lugar. Francisco Rodriguez Arbeo, Ignacio Herrero “trasguito” y Shinlak pasaron brevemente por el equipo, pero aún así, dejaron una pequeña marca en el equipo demostrando interés y esfuerzo, aunque luego descubrieran que no es lo que estaban buscando. Por otro lado, tenemos a los Víctor, Víctor de Miguel y Varea, gente con la que he estado muy cercana en otros momentos de mi vida por los que siempre estaré agradecido, y a los que espero vuelva a acercarme en un futuro, siempre mostraron un compromiso alto y mostraron una ética de trabajo increíble. 

 

Nuestros caminos parten

Espero que este artículo os haya dado una perspectiva un tanto diferente de lo que Show&Tell MTG ha sido para mí durante estos años y de cómo funciona un proyecto de este tipo por dentro. Por ahora, por mi parte, tiene pinta de que me tomaré un respiro a la hora de crear contenido. Cosa que creo no me viene mal, pero es más que probable que aunque sea un punto y final para S&T, sea tan solo un punto y seguido (tal vez con un salto de párrafo) para mí, ya que disfruto mucho con ello. 

 

Por último, en nombre de todos los miembros actuales y seguro que de todos los que pasaron por aquí, mil gracias a los que en algún momento habéis estado al otro lado de la pantalla para ser el público de lo que hemos hecho durante este tiempo, y más aún a los que os habéis acercado para intercambiar unas palabras de vez en cuando. 

 

Ahora sí, cierro al salir y espero veros por las mesas de juego.

 

Siempre vuestro,

Carlos Oliveros

@CarlosOlivetti