Demo
 

Aprendiendo Mejor

“Hay dos clases de personas: Los que buscan la excusa para fallar y los que buscan el remedio para poder acertar”

-Pep Marí.

Fallar es necesario para poder aprender y progresar, pero poca gente en este juego es capaz de darle una solución a sus fallos, verlos o incluso entenderlos.

Los jugadores de Magic, a diferencia de otros juegos o deportes, no tenemos entrenadores. Sin embargo, si preguntásemos a todos los jugadores que frecuentan los torneos si les gustaría mejorar responderían “Sí”. Para mejorar, entonces, tenemos dos opciones:

1. Buscar un entrenador que nos ayude.

2. Ser nuestro propio entrenador.

El artículo de hoy intentará ayudarte a mejorar tu entrenador interior. Está claro que cada uno tendrá su manera de hacer las cosas. Yo solo intentaré ayudarte para que tengas algunas herramientas si te has quedado estancado.

 

LO PRIMERO ¿QUÉ MEJORO?

Muchos quieren aprender, pero no todos saben cómo ni el qué. Lo primero que debes hacer es entender qué es lo que se te da bien y qué es lo que se te da mal. Te recomiendo que rellenes una tabla en la que pongas de manera general la evaluación que le das a tu nivel en algunas variables del juego, del 1 al 10.

Reflexiona bien sobre la tabla y sé honesto contigo mismo. Si no sabes evaluarte, entonces debes grabar tus partidas para sacar tus puntos fuertes y débiles. (Un apunte, últimamente me he dado cuenta de lo importante que es grabar tus partidas a la vez que a ti mismo. Eso da mucha información sobre cómo se está desarrollando el juego en tu cabeza, cómo te encuentras mentalmente y en qué te estás fijando.)

También puedes mandarle la tabla a algún amigo que te vea mucho jugar, así tendrás un punto de vista externo. Una vez que tengas la idea, rellena la tabla, aquí te dejo un ejemplo:

 

 

Ahora toca reflexionar sobre cómo mejorar. Desde mi punto de vista, el jugador de Magic es tan bueno como su punto más débil, así que comienza por mejorar las cosas que peor se te dan.

¿Cómo mejoramos? Pues bien, primero debes analizar la faceta del juego que quieras mejorar. Es importantísimo grabar tus partidas, observar y una cosa muy importante, registrar tus fallos.

Dentro de cada faceta que has visto arriba puede haber muchas variables. No es lo mismo un error de “secuenciación” a la hora de jugar tus amenazas para resolver la que tú quieres, que jugar la carta que da +1+1 a todas tus criaturas en la segunda fase principal ¡Cuando querías hacer la mayor cantidad de daños posibles!

Como verás, no todos los errores son por el mismo motivo. Yo suelo distinguir tres tipos de errores:

- Errores de apreciación: Estos fallos suelen deberse a despistes. Son elementos que conocemos, pero se nos han pasado. Por ejemplo, es muy común ver a un jugador que ataca a una criatura que, activando su habilidad, la hace indestructible o más fuerte, matando su criatura. En mi opinión son los menos importantes. 

- Errores de decisión: Estos errores son los más complejos porque son difíciles de ver. Normalmente suelen darse a la hora de plantearse una pregunta muy sencilla ¿Cómo gano la partida?

- Errores de concepto: Igual que los errores de decisión son los más complejos, los de concepto son los más importantes para un jugador.Estos errores suelen ser evidentes en las fases de combate, donde uno de los dos jugadores se equivoca al tomar un rol agresivo cuando en realidad debería defenderse.

Cada error tiene una forma de solucionarse y debes registrarlos para poder catalogarlos. Si cometes muchos errores de apreciación, debes mejorar tu concentración en el juego y así con los demás errores.

Antes de mejorar tienes que hacer un último paso. Ya tienes registrados tus errores, pero si quieres corregirlos tienes que ser capaz de responder a la siguiente pregunta ¿Por qué has hecho este fallo? Darte cuenta de que fallas no es suficiente, tienes que comprender por qué lo haces, sólo así podrás entrenar bien para arreglarlo.

Imagina que cada fallo es una enfermedad, darte cuenta de que estás enfermo no te cura, lo hace tomarte una medicina. Pero ¿Qué medicina debes tomar? Para eso necesitas saber qué enfermedad tienes (tu “Porqué”).

 

¿CÓMO MEJORO?

 

Resultado de imagen

 

Ad Nauseam ©2017 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Jeremy Jarvis.

 

Tu forma de “entrenar” debe ir de la mano de tus fallos. Es muy importante que cuando “entrenes”, intentes mejorar una sola cosa, si tratas de mejorar cinco a la vez no podrás hacer un trabajo completo. Ya dije antes que lo primero a mejorar es tu peor característica y, te recuerdo, que eres tan bueno como mejor es tu peor cualidad.

Antes de continuar, tengo que explicarte qué es para mí entrenar y en qué se diferencia con testear. Entrenar es, mediante diferentes formas, intentar mejorarexclusivamente una faceta del juego.

Imagina que eres cantante (y no me refiero a lo que haces bajo la ducha). Como sabrás, la gran mayoría de cantantes van a clases de canto, ahí es donde aprenden formas para llegar a determinadas notas, a no forzar mucho la voz en diferentes tonos, es decir, a mejorar como cantante. Por otro lado, cuando están preparando un concierto, los cantantes deben hacer otras cosas: aprenderse la letra, pensar qué selección de canciones cantar, buscar formas de sorprender a sus fans, prepararse el concierto, vaya.

Es fácil de entender que ambas son cosas diferentes ¿Verdad? Pues las clases de canto es a la música, lo que entrenar es a Magic y testear se asemeja a preparar tu próximo concierto.

Volvamos a cómo mejorar. Yo considero que hay cuatro maneras diferentes (por ahora) de entrenar tus cualidades:

1. Jugando: Aquí es donde todo el mundo se queda. Consiste en jugar centrándose en el valor que quieras mejorar. Es importante que tengas en cuenta qué quieres mejorar mientras juegas. Por ejemplo, si quieres mejorar tus fases de combate porque te equivocas al bloquear, cuando llegues a esos puntos ¡Utiliza toda tu concentración para hacerlo bien! ¿Has hecho todos los bloqueos bien y aun así has perdido la partida? ¡ENHORABUENA! Has cumplido tu objetivo, mejorar.

Muchos jugadores confunden mejorar con competir. No importa que pierdas la ronda de hoy si estás entrenando, porque te ayudará a ganar las rondas decisivas mañana.

Esto es lo que hace el 80% de los jugadores, pero tú quieres ser mejor que ese 80%, así que tienes que hacer algo más.

2. Analizando a los mejores: Esto suele ligarse mucho con el testeo, pero bien enfocado puede ayudarnos a mejorar. 

Para el GP de Barcelona, Dani (T) hizo un trabajo increíble analizando partidas de los franceses que jugaron MarduVehicles.

 

 

Dani se dio cuenta de que los franceses cambiaban al plan de control contra 4C Saheeli aunque en principio no tuviera sentido ¡Pero era una genialidad! En el GP casi nadie pensaba que los jugadores de Mardu se cambiaran al rol de control y eso nos dio muchísimas victorias.

Esto en el entrenamiento puede ser muy útil. Si te pones a analizar jugadas difíciles y partidas de los mejores vas a aprender mucho ¡Pero ten cuidado! Debes de ser capaz de responder a la pregunta que planteé antes: ¿Por qué ha hecho esa jugada? Si no entiendes lo que hay detrás de una decisión, no te ayudará.

Estoy haciendo este método desde el GP de Barcelona y seguro que aún me faltan cosas para perfeccionarlo, con el tiempo seguro que escribo otro artículo hablando de esto.

3. Leyendo: Este es el más sencillo ¿Quieres mejorar tus decisiones sobre banquilleo? Pues lee a alguien que haya escrito sobre ello ¿Quieres entender mejor los conceptos de la fase de combate? Pues lee “Whoisthebeatdown”. Esto ayuda a mejorar los errores de concepto o cosas muy básicas. Su mayor pega es que la mayoría de las soluciones que encontrarás no cuadrarán para ti, porque el entrenamiento debe ser especializado a partir de cierto nivel.

4. Haciendo ejercicios especiales: Esta es la forma en la que más se mejora, pero, por la naturaleza de este juego, es mucho más difícil de ejecutar. El objetivo de este entrenamiento, igual que en los deportes, es aislar la acción del juego que se quiera mejorar y repetirla a pequeña escala muchas veces ¿Qué hacemos con esto? Aumentar el número de expereienciascon esa situación.

El mejor ejemplo es el de los Mulligan. Coge tu baraja de este fin de semana, introdúcela en un programa que genere manos aleatorias y analízalas. Repítelo 50 veces y al final del día habrás mejorado mucho este aspecto. 

Es importante que trates de buscar líneas generales para que así puedas tener variables porque, con este ejemplo, al cambiar de mazo las decisiones serán ligeramente diferentes.

 

YA HE MEJORADO ¿Y AHORA QUÉ?

Amigo, si has mejorado solo te queda una opción: buscar la manera de seguir mejorando. Si algún día paras de mejorar, la inercia te llevará a empeorar. Busca nuevas formas de evolucionar, habla con tus compañeros y pregúntales qué hacen ellos, innova. Siempre debes querer ser mejor, evolucionar más y, sobre todo, aprender mejor.

¡UN SALUDO!

PLAYMOBIL ;) (@DavidPlaymobil en Twitter)

 

Etiquetas: David González, Teoría