Demo

Éxito compartido

¡Buenas a todos! Hoy me apetecía hablar de una sensación muy importante, y que creo que es la culpable de que nuestro juego de cartas favorito adquiera una dimensión diferente.

El fin de semana pasado dos de nuestros jugadores, Pedro Lechado y Daniel Martínez, consiguieron una plaza para el mundial.

Carlos de Miguel quedó como tercer clasificado, lo que le habilita como el repuesto por si cualquiera de los otros jugadores no pudiese asistir al mundial. Sandro Bernabé fue el cuarto jugador que alcanzó el Top 8, perdiendo en cuartos con Daniel, que después sería campeón nacional.

Sin duda un Top 8 difícil de repetir y que cualquiera firmaríamos. Todos estábamos fuera de sí. Estábamos en una nube viendo a nuestros compañeros alcanzar la gloria, twiteando constantemente, haciendo fotos y vídeos.

Sabíamos lo importante que era este torneo y queríamos hacerlo bien. Durante el día uno la mayoría empezamos muy bien, pero poco a poco nos fuimos desinflando mientras que nuestros compañeros seguían remando. La moral cuando te levantas de la mesa sabiendo que se acaban tus opciones no es muy alta que digamos, pero no hay nada mejor que escuchar que tus compañeros siguen vivos para remontar rápidamente el ánimo.  

Me consta que David ya ha mencionado esta sensación alguna vez, y estoy muy de acuerdo con él en que, después de ganar un torneo, no hay nada más satisfactorio que ver a un amigo ganarlo. Eso es el éxito compartido.

 

Pese a que solo dos pueden jugar la ronda, son muchos más los que intervienen y es que Magic es un juego mucho más colectivo de lo que parece. Me gustaría ir un poco más allá de los equipos de testeo y todo el aspecto técnico que todos conocemos. 

Es justamente dentro de estos grupos, que tienen el fin de lograr mejores resultados por parte de sus integrantes, donde surge la verdadera magia. Los vínculos entre las personas que integran el grupo hacen sentir de todos la victoria de uno solo.

A cuatro de los jugadores de ese Top 8 les une una bandera que les representa por el significado y los valores que transmite. Bajo esa bandera hay un grupo de personas que disfrutan del juego a diferentes niveles y que, en este caso, invierten su tiempo en crear contenido sobre el juego. Todas las horas que pasamos conectados compartiendo chorradas, discutiendo cosas relevantes, viajando, cenando después de un torneo, etc... generan un vínculo que trasciende al juego a la vez que le afecta directamente. Esto es aplicable a cualquier grupo.

Lo que hace de todos el éxito de uno, no son solo las horas empleadas en testear para el evento o que juguéis las mismas setenta y cinco. Son esos momentos de bajón cuando no sabes qué jugar. Son las conversaciones absurdas durante los viajes interminables. Al final no solo sois compañeros, sois amigos.

Compartís mucho más que la afición por el juego y eso se traslada a las mesas cuando te lo estás jugando todo, la partida está tensa, hay mucha gente mirando y al levantar la cabeza ves a tus amigos allí apoyándote y sabes que pierdas o ganes van a estar ahí para escuchar la épica historia de tu topdeck o los llantos por el topdeck del oponente. Por eso cuando un amigo alcanza el Top, gana el torneo o simplemente gana una ronda difícil, sentimos el éxito como si fuésemos nosotros los que jugásemos

El éxito compartido es fruto de un vínculo entre personas muy diferentes que luchan por un mismo objetivo juntas. No es necesario ser muchos ni llevar la misma camiseta o tener un nombre. Lo importante es que cuando uno pierde o gana, el resto también. Esto es lo que hace nuestro juego de cartas tan especial.

Etiquetas: Equipos, Nacional