Demo
 

Aprendiendo a crecer: Lo que sí está en tu mano

¡Muy buenas  a todos! Una vez más me dejo caer por estos lares para hablar de mi libro. No, esta vez no, pero sí que he traído algo que quería compartir con todos vosotros. En el artículo de hoy, no hablaremos de Modern, ni de Standard, ni de la Elfa ni del Jace ni del Magic Arena.

El artículo de hoy está inspirado y motivado por una persona que me pidió ayuda tras finalizar el GP Madrid de este mismo mes donde cosechamos un buen resultado. En este caso, dicha persona no me pidió ayuda con una baraja, ni con un sideboard o una manabase. No. En esta ocasión el reto era mucho más difícil: me pidió que le ayudara a mejorar como jugador de Magic. Jamás me había visto en la tesitura de analizar a alguien de manera tan global para tratar de ayudarle a mejorar en cada aspecto de su juego, incluso en cosas que no atañen de manera directa a su juego y que en muchas ocasiones podemos llegar a pasar por alto.

Tras reflexionar un poco y darle mi más humilde y sincera opinión, ya que no me guardé nada, llegamos a la conclusión de que todo aquello podía hacerle bien a más gente y que era algo que quería compartir también con vosotros. Así que voy a tratar de extrapolar todas esas impresiones particulares y generalizarlas en la medida de lo posible para que cada uno coja aquellas situaciones con las que se sienta más identificado.

A todo esto, y antes de empezar, me gustaría preguntaros… ¿Alguna vez os habéis hecho esa pregunta? ¿Os habéis preguntado por qué habéis fallado en ese torneo en el que teníais depositadas tantas ilusiones y habíais preparado tanto? ¿Os habéis preguntado si podíais haber hecho algo más al respecto? Y si es así… ¿os habéis preguntado si eran aspectos que solo tenían que ver con el juego directamente? ¡Ah! ¿Es que acaso hay algo más? Y después de todo eso... ¿qué sensación os queda? A mi desde luego, siempre me da la impresión de que me queda un largo camino por recorrer para poder ser más constante en mis resultados, desde luego. Y eso me lleva siempre a la siguiente pregunta: ¿cómo puedo seguir mejorando y en qué aspectos soy más flojo?

Bueno, en primer lugar, dejadme deciros que para triunfar en este juego, no todo es el juego per se, sino que es un cúmulo de diferentes factores que intervienen tanto en el día de la competición como en vuestro día a día, y que cuando todos se alinean, salen las cosas. Ahora bien, hemos de poner de nuestra parte para que dichos factores se alineen en la medida de lo posible, o por lo menos, aquellos que estén en nuestra mano.

Está claro que Magic es un juego con mucha profundidad y lleno de escenarios variados y un abanico casi infinito en cuanto a toma de decisiones se refiere, así que no entraremos a analizar las posibles líneas que hemos podido tomar en una partida para jugarla mejor o peor. Eso es un trabajo que debemos hacer cada uno de nosotros al acabar una ronda y al finalizar un torneo.

Bien, dejando a un lado la toma de decisiones respecto a la elección de una baraja, la masterización de un arquetipo o sus líneas de juego, vamos a por aquellos factores más globales que todos deberíamos tener presentes y los cuales son fácilmente abordables.

Ahora, quiero que seáis totalmente sinceros y críticos con vosotros mismos, ya que si no, no vais a sacar las conclusiones idóneas y seguramente estéis perdiendo el tiempo leyéndome.

Brainstorm ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Tony DiTerlizzi

De acuerdo, ya habéis dado el primer paso para ser mejores jugadores del mejor juego de cartas del mundo: ser autocríticos.

En este gran juego, con tanta historia y tradición, existen muchísimos tipos de jugadores a todos los niveles y formatos, pero a menudo, nos encontramos con que no nos gusta tal formato, el otro es muy caro, que si en este siempre me banean las barajas… y al final siempre tendemos a jugar a lo mismo. En este país en muchas ocasiones dicho formato es Modern e independientemente del estado de salud del formato, es el formato rey en España. No tiene nada de malo, pero si siempre jugamos a lo mismo. Nos estamos perdiendo interacciones relevantes en otros formatos que tal vez tengamos que jugar en el próximo GP Team Trios o en el próximo RPTQ. Nos estamos perdiendo arquetipos que puede que no supiéramos ni que existían y estamos obviando conocimiento que está al alcance de nuestra mano. En definitiva, nos estamos limitando como jugadores. La experiencia es un grado y un jugador es mucho mejor a todos los niveles cuanto más enriquecido está por sus vivencias, y en este juego, pasa por ser un poquito más abiertos de mente y probar cuantas más cosas distintas mejor. Así, el día que haya que jugar un formato X, para un torneo Y que sea relevante para nosotros no nos pillará de improvisto, y quien sabe, tal vez descubramos por el camino que podemos divertirnos jugando otras cosas.

De la misma manera, y en la misma línea, pero a otro nivel…siempre tendemos a jugar el estilo de baraja que mejor encaja con nosotros. ¿Es esto un error? En absoluto, pero tened en cuenta que en todos los formatos, no va a dar igual siempre lo que juguemos y tal vez no existan arquetipos viables o Tiers que se adapten a nuestro estilo de juego. Cuando esto pase, nos tocará adaptarnos a lo que haya y lo que dicte el metajuego, pero si nosotros nos forzamos a jugar arquetipos de todo tipo, será mucho más fácil que podamos jugar bien cualquier tipo de baraja y no solo las de un estilo determinado. Por ende, también tendremos la posibilidad de valorar a ciencia cierta si seremos capaces de obtener mejor resultado con la mejor baraja que no nos gusta tanto, o con esa que nos encanta pero es un poquito peor sobre el papel. En definitiva, enriquecernos tratando de jugar el mayor número de formatos y arquetipos diferentes para poder estar abiertos a cualquier posibilidad. Para Wizards, los formatos competitivos por antonomasia son Standard y Limited. Y en el caso particular de nuestro país, hay gente que no ve más allá de Modern o incluso Legacy. Si es vuestro caso, os invito a que probéis a jugar los demás formatos, entender sus peculiaridades y divertiros con ellas. Por otro lado, estos formatos donde las cartas no suelen tener tanto poder como en Modern o Legacy, o son pocas, prima mucho más la toma de decisiones correctas y es mucho más difícil que nos atraquen, lo que dará consistencia a nuestros resultados a medida que mejoremos, reduciendo bastante el margen que se atribuye a la varianza. Y para terminar, quiero animar a esas personas que tienden a jugar barajas de atraco y poco interactivas a probar a interactuar con sus oponentes. Eso les obligará a pensar más las jugadas y a no mecanizarlas tanto, haciéndonos mejorar a nivel global, lo que también enlaza con el siguiente punto.

Además de interactuar con el rival, para mejorar como jugadores, creo que debemos tratar de jugar contra gente que es mejor que nosotros. Esto así dicho parece fácil, pero no siempre es algo que esté a nuestro alcance. Dos buenas maneras de hacerlo son el Magic the Gathering Online y el circuito competitivo de PPTQs y GPs. En estos sitios, siempre vamos a encontrar gente que esté más curtida que nosotros y poniendo toda la carne en el asador para llevarse la victoria. Por eso mismo y porque están allí por la misma razón que vosotros e incluso con mucho más trabajo a sus espaldas, os exigirán el máximo para poder derrotarlos. Muchas veces no lo conseguiremos, pero hablando con ellos, analizando las decisiones tomadas, las líneas de juego que tenemos, haremos un esfuerzo mental que poco a poco se verá recompensado con un aprendizaje que nos permitirá tomar mejores decisiones en el futuro y cometer menos errores.

Ahora bien, dejemos de lado nuestro estilo de juego y preferencias y centrémonos un poco más en los aspectos mentales.

Mindstone ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Adam Rex

¿Cuántas veces habéis ido, al acabar una ronda, donde vuestro compañero a contarle como os han atracado o como os han “giñado” o topdeckeado, perdiendo una ronda de manera “totalmente injusta”? y ¿cuántas veces habéis seguido dándole vueltas a lo ocurrido durante la partida o incluso la ronda siguiente? Amigos y amigas.. estamos hablando ni más ni menos de lo que se conoce como “tilt” y es ese fenómeno por el cual entramos en una espiral de autodestrucción en torno a un suceso percibido como negativo al cuál seguimos dándole vueltas una vez sucedido y que no nos permite pensar con claridad y centrarnos en lo relevante del momento, induciéndonos a cometer más errores y más errores y más errores. Magic the Gathering es un juego de cartas, y como todo juego de cartas, implica un alto nivel de azar y por ende, de varianza. Cuando se da una situación de este tipo, debemos mantener la cabeza fría y pararnos a pensar… ¿He cometido algún error? ¿podía haber hecho algo de otra manera para cambiar el curso de la partida? ¿He hecho todo lo que estaba en mi mano? Y si la respuesta a esta última tras pensarlo todo en frío y siendo autocríticos es si, entonces solo queda atribuirle la derrota a la varianza y asumirla como tal. A veces nos salpicará para bien y a veces para mal. A veces te atascarás en dos tierras, y a veces se floodeará  nuestro rival y ya está. Tenemos que entender que es una parte intrínseca del juego y que habrá partidas que, irremediablemente, se decidirán por ello. Es lo que tiene y si no nos gustase o no lo aceptáramos, jugaríamos al ajedrez. Lo que no podemos hacer es enfadarnos por la varianza porque si no, entraremos en tilt y esto si será un problema generado por nosotros mismos y que nos llevará a cometer más errores. Eso sí, nunca debemos usar la varianza para excusar nuestros errores. Cuando perdáis, buscad realmente el motivo de la derrota y pensad si el planteamiento de la partida había sido el correcto.

Ahora bien, no todo dependerá de la varianza ni mucho menos. Nuestras decisiones son en gran parte lo que determinan el devenir de las partidas. Pero ¿puede haber influencias externas sobre nuestras decisiones? ¿puede haber pensamientos externos, incluso ajenos al juego que interfieran? Imaginaos el caso de que estáis en un GP celebrado en vuestra ciudad. Tenéis un muy buen inicio de torneo y os situáis con un magnífico 4-0 en las mesas altas del mismo y en ronda 5 os cruzáis con un oponente de renombre como podría ser un Pro Platinum o un campeón de Pro Tour. ¿Qué se os pasa por la cabeza en ese preciso instante? A muchos, en muchas ocasiones se nos podría pasar lo bueno que es, lo mucho mejor preparado que estará, lo refinada que estará su lista respecto a la nuestra… pero a fin de cuentas, no deja de ser un oponente con sus 75 cartas contra vosotros y las vuestras en ese mesa y en ese preciso instante. Si empezáis a autolimitaros con pensamientos negativos, estáis predispuestos a la derrota e interferís indirectamente en vuestra toma de decisiones. Quitaros la presión de encima, ya que supuestamente, no tendríais por qué ganarle y disfrutad de la ronda y aprended todo lo que podáis. Quién sabe, lo mismo hasta puede sonar la flauta porque estáis jugando bien al haberos quitado la presión.

Ahora bien, esto es solo un ejemplo. En mi caso particular, soy una persona que para poder jugar bien, tranquilo y a gusto, necesito estar en paz y armonía con todos los aspectos que me rodean. Y si no es así, sé que no voy a estar concentrado en mi juego si no en otras cosas que rondan por mi cabeza. Necesito saber que todo está bien con mi pareja, con mi familia, en mi vida laboral o que al menos está todo lo bien que puede estar. Si esto no es así, tal vez no estoy en el lugar adecuado en ese momento y tal vez no fuera el día de jugar. Planteároslo, porque más de una vez tal vez os evitéis algún disgusto y de paso, una estampada. En resumidas cuentas, a veces necesitamos una paz mental, en todo lo demás que nos rodea, para poder estar concentrados en algo tan banal como lo es el propio juego a veces.

También me gustaría tratar algunos aspectos ajenos al juego y a nuestra mente, que muchas veces pasamos por alto pero también pueden resultar muy relevantes:

- En términos generales, deberíamos tratar de llevar una vida saludable. Por ejemplo, está demostrado que el ejercicio físico ayuda a mantener la mente más lúcida y eso en muchas ocasiones se ve reflejado en el juego, ya que estamos más liberados mentalmente, menos estresados y aumenta nuestra concentración.

- Por otro lado, la alimentación en líneas generales también es importante, pero mucho más lo es en el día del torneo. El día del torneo, deberíamos acostumbrarnos a estar nutridos e hidratados en todo momento. Esto lo conseguimos mediante comida sana pero calórica, de fácil ingesta y rápida digestión y como diría Will Jonathan en su libro Mental Mana, “si puedes comprarlo en el lugar del torneo, no lo consumas”. Olvídate de las bebidas carbonatadas, la bollería industrial, los alimentos procesados y grasientos. Tu organismo no los va a digerir y asimilar fácilmente y te van a adormilar. Unos frutos secos, barritas energéticas, alguna pieza de fruta y una botella de agua deberían ser tus herramientas para estar servido durante el torneo.

- No olvidar la importancia de la hidratación. Parece una tontería, pero en muchas ocasiones nuestra fatiga además de por el propio juego, proviene de una falta de hidratación, incluso la propia sensación de hambre, muchas veces no lo es tal, sino que llevamos más de la cuenta sin beber. Deberíamos beber para prevenir la deshidratación y no al revés. La sed que sentimos es un mecanismo de alerta ante la deshidratación que deberíamos prevenir en un torneo largo. Por ello mi recomendación es que tengáis la botella llena y a mano todas las rondas y que entre ellas paséis a rellenarla por los servicios.

- Por último y no menos importante, está el sueño. Muchas veces tenemos la mala costumbre de acostarnos a las mil antes de un torneo ultimando las piezas definitivas del banquillo o nuestra guía de sideo. Hay que tratar de ser previsores y ponernos una hora límite para estas cosas, para poder dormir un mínimo de horas que nos permitan rendir bien y tener el cuerpo y cabeza funcionando en plenas facultades.

Iwamori of the Open Fist ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Paolo Parente

Para que os hagáis una idea, para este último GP de Madrid, traté de tener lo más controladas posibles todas las variables que no atañen al juego directamente y que pensaba que podían interferir en el mismo. Había vuelto a entrenar con regularidad desde hace dos semanas y esa misma semana, a pesar de no haber entrenado el viernes, me notaba cargado y por eso estuve estirando bien y usando un Foam Roller para descargar la musculatura para el día siguiente no jugar a disgusto. Pasé por el supermercado y compré plátanos, frutos secos, barritas energéticas y una empanada pequeña para tener algo más consistente en un momento dado si hacía falta y por supuesto, no escatimé y me llevé una botella de litro y medio de agua.

Por otro lado, dejé el desayuno preparado encima de la mesa, la mochila con absolutamente todo lo necesario, comida incluida y la ropa que me iba a poner así como el paraguas que iba a necesitar ante la previsible lluvia (haber planeado todo hasta el último detalle para luego llegar calado a jugar el torneo no era una opción).

Finalmente, y tras haber realizado todo esto, quedé para cenar y disfrutar con mi pareja ya que no la iba a ver mucho los dos días siguientes y tener la mente despejada para afrontar el torneo sin preocupaciones. Incluso traté de controlarme un poco en esa cena de fin de semana para que no afectara a mi digestión y mi sueño de la noche anterior al torneo. Llegué a casa a una hora lo más prudente posible para acostarme y tarde el mínimo en hacerlo.

Seguro que alguno pensará que tengo un trastorno obsesivo compulsivo o que directamente me he vuelto loco, pero simplemente traté de controlar todas las variables externas al juego, que estaban a mi alcance.

 

Por último me gustaría deciros que no son los resultados los que nos deben preocupar, si no el mejorar y crecer como jugador. Éste, el cual es un proceso en sí mismo, es el que debe ocuparnos, y como tal, debemos disfrutar de él. Los resultados vendrán de la mano, como consecuencia de aplicar todo lo anterior y no al revés. Por lo tanto, disfruta del camino, no solo de los logros, luego estos saben mejor.

Para mí ha sido un placer el hecho de haber podido hacer este ejercicio mental de cómo y en qué áreas puedo mejorar como jugador y qué facetas están en mi mano y cuales no a la hora de afrontar un torneo lo mejor posible. Espero que os haya servido de ayuda y si alguno os habéis sentido identificados en alguna de las líneas de este artículo y os ha servido para hacer una pequeña reflexión interna y ser un poquito más autocríticos, ya habrá merecido la pena.

¡Gracias por leerme! Y como siempre, os invito a que compartáis vuestras impresiones al respecto aquí o en Twitter y Facebook.

¡Nos vemos en las mesas! ¡No dudéis en acercaros a saludar!

 

Iñigo Vallejo

@I_Vallejo_ST