Demo

Adaptarse o morir

¡Muy buenas a todos! Hacía tiempo que no nos veíamos por aquí y es que estoy teniendo unos meses complicados, pero en la medida de lo posible trato de sacar un ratillo para dedicaros unas palabras. Y si son productivas, ya, mejor que mejor. Hoy vengo a hablaros de un proceso que tenemos que pasar a veces en nuestro juego favorito, sobre todo cuando jugamos formatos competitivos y nuestras metas, independientemente de cuales sean, implican el análisis y comprensión del formato, para ser satisfechas.

En numerosas ocasiones, tras la rotación de un formato, o la aparición de una nueva colección, o ambas, el formato cambia y muta por completo, transformándose en algo nuevo que puede o no tener que ver con lo que conocíamos hasta ese momento y que puede ser más o menos de nuestro agrado. Unas veces simplemente tendremos que tener un nuevo factor en cuenta a raíz de una prohibición o la aparición de una nueva mecánica o arquetipo en el formato, y otras nos encontraremos ante un mundo prácticamente nuevo que nada tiene que ver con lo conocido y explorado hasta el momento.

Habitualmente, cuando esto pasa, nos encontraremos perdidos y divagando durante un periodo de tiempo, tratando de encontrar una estrategia o arquetipo con el que nos sintamos cómodos y que a ser posible, esté bien posicionada en el nuevo entorno. Por otro lado, nos tocará analizar el entorno para ver si se trata de un formato tipo “rueda” o “piedra-papel-tijera”, donde en función de la velocidad del mismo, cada semana estará al pie del cañón un arquetipo diferente y deberemos ver donde posicionarnos en cada momento o si por el contrario, se trata de un formato donde por ejemplo tengamos uno o dos claros contendientes a “mejor deck del formato” como pudo ser el Standard de Kaladesh con Mardu Vehicles y 4c Saheli

Independientemente del entorno con el que nos encontremos, al final la premisa siempre es la misma: adaptarse o morir, como diría Darwin en su teoría de la evolución.

El nuevo formato nos podrá gustar más o menos pero es el que es, es el que nos toca jugar por el momento, si seguimos la temporada de eventos competitivos (circuito PPTQs, RPTQsGPs, Pro Tours) y es lo que toca. Por ejemplo, digamos que yo soy un jugador que por norma general soy más a fin a los formatos Standard, mientras que hay otros que lo son a Modern. En esta ocasión, si quiero seguir compitiendo, deberé analizar el formato y el entorno para encontrar una baraja con la que me encuentre cómodo y pueda competir porque si no, llegarán la fecha de los eventos más relevantes y no llevaré la preparación adecuada. O si por otro lado, tenemos los nacionales en Sevilla de nuevo en septiembre, y no solemos jugar limitado, tal vez sea buen momento para empezar a entrar en la dinámica con el formato draft (en total 6 rondas de dicho evento) para que cuando tengamos toda la información sobre la colección de la cual será el draft del evento, podamos tener en cuenta las consideraciones oportunas sobre cómo abordar y preparar el formato.

En esta ocasión, os contaré un poco lo que nos ha pasado a nosotros para este último RPTQ, de formato Team Unified Standard, y en particular a mí. Para poneros en contexto mis compañeros de equipo para este RPTQ eran Miguel Castro  y Pedro Lechado. Ya habíamos jugado juntos el último GP de Madrid juntos y como la experiencia fue positiva, decidimos repetir.

El formato tenía la peculiaridad de que no podíamos jugar la misma carta, que no fueran tierras básicas, en dos barajas diferentes, lo cual limitaba bastante las opciones disponibles para disponer 3 barajas competitivas y que además se ajustarán a nuestros gustos y perfiles como jugadores. Tras el Pro Tour, se pudo observar cómo las barajas agresivas con base roja, Rb Aggro y Mono Red Aggro salían como las grandes triunfadoras del Pro Tour, mientras que las barajas de control con base UW era uno de los claros contendientes a ocupar ese puesto gracias al poder de Teferi, Hero of Dominaria. Por lo tanto parecía muy claro por donde iban a ir los tiros para dos de las tres barajas. Ahora bien, elegir una tercera baraja sería un auténtico quebradero de cabeza. 

Lo primero que hicimos, a pesar de no tener decididos exactamente los arquetipos, sobre todo en el caso de Rb o MonoR, fue distribuir los arquetipos. Pedro se llevó la UW de control, ya que en el último GP también jugó la parte de Standard con un arquetipo de control con base azul y lo hizo de manera espectacular y jugando muy rápido. Por ello confiamos en Pedro para ser nuestro jugador de control. Castro no quería jugar la baraja roja y a mi aunque no me entusiasmaba, no era la primera vez que tenía que aprender a trastear con un arquetipo con el que no estoy muy familiarizado. Además, he de admitir que la Rb me agradaba bastante y la había enfundado ya en algún pptq  esta temporada. Esto nos dejaba en la complicada situación de encontrar una baraja que nos resultara competitiva, es decir que al menos fuera medio bien contra uno de los otros dos tiers y le pudiera disputar las partidas al otro arquetipo. Lo más difícil era que también le gustara a Castro y se encontrara cómodo con ella. Así que mientras él quemaba diferentes arquetipos en ligas, por las noches nos dedicábamos a desecharlos tras enfrentarlos vs. MonoR y Rb, ya que esperábamos que el 100% de equipos jugara uno de los dos mientras que la UW además requería de un piloto experimentado para pilotarla y puede que no todos los equipos quisieran arriesgar en ese aspecto. Finalmente escogimos una versión de UB Midrange, deck que habíamos desechado inicialmente por la configuración escogida en ese momento. La baraja al final estaba muy bien posicionada, con pair muy favorable vs. control y partidas disputadas vs. MonoRed, incluso ligeramente favorable, aunque algo desfavorable vs. Rb Aggro.

El hecho de que las últimas barajas que jugará Castro fueran BG y UB Midrange, y que llevara 4 copias de Duress, hacían que me posicionara finalmente en Mono Red la misma semana del evento a pesar de no gustarme nada el arquetipo, aun sabiendo que era muy potente y no sentirme nada cómodo con él. A cambio ganábamos una baraja que a pesar de llegar la última a la configuración, parecía la mejor posicionada y con la que mi compañero se sentía realmente cómodo. No os voy a mentir, me hubiera encantado ser yo quien jugara esa baraja, pero Castro la iba a pilotar de miedo, de hecho tuvo un récord personal de 6-1, así que en este caso, me tocaba bailar con la que para mí sería la más fea, ya que consideraba que Pedro jugaría mejor que yo en el evento la UW Control.

Al principio la baraja suponía un auténtico reto, ya que había muchas situaciones de presión en las que la baraja va perdiendo fuelle y no ha terminado de rematar que no sabía bien cómo afrontar. Soy un jugador más de Midrange y cuando juego una baraja agresiva y se queda sin gas sin haber rematado la partida me siento un poco indefenso y sin herramientas. Odio eso de que la partida se vaya al top deck (cosa que no debería pasar en los planteamientos de las barajas agresivas) y robarme un bicho pequeñito que sabe a poco… obviamente no todo iban a ser cosas malas. Cuando la baraja se volvía más midrange en las partidas post banquillo y la carta que te topdeckeas era una Chandra, Torch of DefianceGlorybringer, la cosa cambia, aunque en esas ocasiones tus rivales también van más preparados. Supongo que realmente a pesar de que la gran fortaleza de MonoRed es su base de maná y la gran cantidad de amenazas consistentes que tiene en este formato, lo que menos me gustaba era la restricción a un solo color y la falta de ángulos de ataque, a pesar de que en este caso no era tan extremo.

Finalmente me encontré mejor de sensaciones con la baraja de lo que esperaba y me sobrepuse a la situación, a pesar de afrontar un evento tan importante con un arquetipo que no me gustaba. La preparación vino un poco de la mano con mi compañero Joy, que sería mi homónimo en el equipo de Daniel Toledo y Playmobil. No tuve tiempo para jugar ligas con la MonoR, de manera específica ya que los últimos días los dedicamos a preparar emparejamientos específicos y a terminar de escoger la tercera baraja para el evento.

En el caso de mi equipo nuestra lógica fue pensar que la mayoría de la gente colocaría a R en medio o la tercera baraja, mientras que UW quedaría la mayoría de las veces en uno de los laterales. Aunque todo esto eran presunciones que sabíamos que no tenían por qué tener ninguna garantía tratamos de evitar con R las UW y tratar de enfrentarlas contra Pedro que había preparado mucho el mirror  y contra Castro que llevaba buen pair con la UB. Por lo tanto yo llevé la R en medio y trataría de pelear los mirrors y ganar las Rb y terceras barajas o al menos pelearlas. 

A pesar de nuestras cábalas, todo estuvo mucho más repartido de lo esperado y cruzamos con un poco de todo, los tres jugadores, a pesar de que según la tabla mostrada en el artículo de Ch0bi, no íbamos tan desencaminados. Al final mi resultado personal fue de 2-4 aunque podríamos afirmar que sería un 2-5 ya que la partida que no terminé iba a ser aplastado por una Esper Control.

Perdí vs. 2 Esper Control, 1 UW Control, 1 MonoGreen (también mal pair) y 1 mirror de Mono Red.

Gané vs. 2 Rb Aggro.

Mi resultado fue el más flojo de los 3 y si en alguna ocasión hubiéramos cruzado de manera diferente con nuestros rivales (esto ya lo sabíamos, era parte del formato) tal vez hubiéramos podido mejorar ese 5-2 final que conseguimos y haber peleado por el Top.

A pesar de no conseguir el resultado deseado, estoy satisfecho con el trabajo realizado por el equipo. En el apartado personal, la baraja sigue sin gustarme pero conseguí adaptarme a ella en la medida de lo posible, aunque sí que es cierto que sigue sin ser un arquetipo con el que me sienta a gusto y que trato de evitar en la medida de lo posible. No me gusta sus herramientas para afrontar los emparejamientos de control por ejemplo, y esa sensación de estar un poco vendido en este aspecto es la que más me desagrada.

No es la primera vez que me toca aprender a jugar algo que no controlo y salir de mi zona de confort, de hecho en Diciembre para el GP Madrid Team Unified Modern, tuve que aprender a jugar PiF y salió bien la jugada, aunque en ese caso, tuve más tiempo para preparar el evento y la baraja era mucho más afín a mis gustos. 

Al final no conseguimos la deseada plaza, pero fue importante dar ese paso adelante, en ese momento, y tratar de adaptarse a una situación difícil como la que se nos presentaba ya que cerramos por completo las tres barajas el miércoles de la misma semana.

La moraleja al final es esa. Va a haber ocasiones en las que nos encontremos ante un entorno difícil, incluso hostil y tengamos que buscar alternativas. Si encontramos una que encaje con nuestro perfil excelente, pero muchas veces pasaréis mucho tiempo buscándola hasta que os deis cuenta de que tal vez no la haya en ese momento y tengáis que adaptaros a un estilo diferente que no casa tanto con vuestro juego, porque la alternativa de rendirme y no juego esta temporada porque no hay nada que me guste… no va conmigo. Tal vez simplemente sea una cuestión de que vuestro pet deck, esté mal posicionado en ese momento y simplemente tratéis de buscar una alternativa porque llevar vuestra queridísima baraja será una estampada segura. El caso es que hay que saber identificar estas situaciones y no resignarse al fracaso, sino mover ficha y tratar de ser proactivos buscando una alternativa.

Así que os animo a todos a sobreponeros a esos momentos en el que la situación no viene siempre de cara y buscar la forma de salir adelante, ya que eso también os hará mejores jugadores.

 

Espero vuestras críticas, preguntas y comentarios a los cuales estaré encantado de responder. 

Como siempre, gracias por leerme. 

 

¡Un saludo! Y ¡nos vemos por las mesas!

 

Iñigo Vallejo Pascual

@I_Vallejo_ST