Demo

Quicksilver Revisited

¡Buenos días gente de bien! Hoy os vengo a hablar de mi combinación de colores preferida de todo Magic y cómo se aplica en Old School. Estos colores no son otros que RUG, puesto que no hace tantos años que el mazo que más he disfrutado jugando arrasaba en las mesas de Legacy: Canadian Threshold. De hecho, con el ban del Deathrite parece que va a haber un resurgir de #MakeRUGDelverGreatAgain ;) Para que os hagáis una idea de lo que me gustaba el deck, me la monté foil entera con las duals de beta. Si recibo suficientes peticiones por Twitter ya os subiré algún scan.

¿Pero qué tiene que ver esto con Old School, Diliz? Pues todo, porque en este formato tenemos también un mazo muy bueno en esos colores. Pero empecemos, como siempre, con un poco de historia…

El primer campeonato del mundo de Magic se hizo en 1994, y podía participar quien quisiera. Tened en cuenta que el juego por aquél entonces llevaba poco más de un año en el mercado, y a pesar de tener mucho éxito, no era el referente internacional actual. El ganador fue un desconocido Zak Dolan, porque preparó el mazo entre rondas contra lo que se le venía encima (no era trampa, no había reglas como tales). Pero a mí el mazo que me interesa es el que quedó segundo: la Zoo de Bertrand Lestree. Este señor venía de Europa, donde el metagame estaba más desarrollado y pulido, y tenía lo que podemos llamar un mazo eficaz en lo suyo.

 

 

Como veis, en Europa ya se había creado un mazo que era el precursor de la actual Zoo. Bichos pequeños y eficientes y daño directo para rematar, con azul para cartas poderosas del pack. En este mazo están correctamente identificados los mejores bichos de esa época que son los de Arabian Nights: 4 Kird Ape y, aunque estén en el side, 4 Serendib Efreet. Esta idea evolucionó más hacia el midrange, gracias al “go bigger” para ganar el mirror. Entonces se desecharon los bichos pequeños y se metieron los 12 grandes de Arabian Nights, además de azul para más rayos o algún otro counter, para llegar a la versión que hoy llamamos Quicksilver.

Esta baraja se juega bastante en Old School. De hecho, en nuestra liga Juanma ha hecho varios tops con este mazo, a pesar de jugarlo en borde blanco no le vamos a quitar el mérito. La versión de la foto concretamente, fue la que escogió Raúl Rosso para representarnos en el N00bcon X. El problema que suele tener es la base de maná, que muchas veces te falta un color; o que si te bajan una Blood Moon te vas para casa. Pero a mí me gustaría recalcar que salvo salidas de Loto into Erhnam, esa Quicksilver ha perdido toda la agresividad que le caracterizaba… ¡hasta hoy!

Porque hoy vengo a hablaros del nuevo héroe nacional llamado Sirio Ojeda, que ganó la LCOS de marzo con este mazo; y desde ese momento el deck no ha parado de hacer top 8 en diferentes ligas y con diferentes pilotos. A pesar de tener la misma debilidad a la Blood Moon que la versión anterior (no lleva básicas), esta es mucho más agresiva, como podéis comprobar:

Después de testearla y jugarla en un par de ligas, permitidme que os presente mis conclusiones. Para empezar, es el primer deck de tempo verdadero que me he topado, la forma de jugarlo es como si fuera una Delver; y eso les gustará a los que vengan de formatos como Legacy. Pero ello también conlleva que es muy difícil de jugar, hay un montón de partidas que le dejas al oponente a tiro de rayo, incluso a una vida, y piensas “si hubiera atacado con aquél Flying Men en ese momento…”

Por otro lado, es uno de los decks más brutales de tornillo siniestro (aka Black Vise) que he visto, y sobre todo en las primeras partidas, depende mucho de él. Pero eso no es malo, porque es capaz de maximizar los daños (uno aquí, uno allá, uno de tu City of Brass) y llevar al oponente a la derrota antes de que se dé cuenta. Hubo varias partidas en las que pasé por debajo a The Deck antes de darle tiempo de hacer nada. Es un pairing difícil pero es donde el tornillo más brilla. Normalmente las salidas de tornillo, bien jugadas, las transformaremos en victoria.

Por último, decir que lo que más me ha gustado del mazo es la capacidad de evasión que tiene: menos los The Abyss, pasas por encima de Moat y de la mayoría de criaturas. Por eso, si hay algún cambio que haría sería jugar 4 Serendib Efreet en lugar de los 4 Kird Ape. Ya tienes 12 permanentes para jugar en turno 1, y este bicho te mejora todas las salidas de Mox que hagas. Además, te aporta lo que necesitas que es resistencia a los rayos. Normalmente contra mazos del estilo, que nos maten los bichos y los suyos sean algo más gordos, las solemos pasar canutas. Con el Serendib aportamos algo más de resistencia.

En la vertiente de debilidades, recalcar la base de maná de fantasía (y bien bonita, eso sí), que muchas veces nos faltará un color; aunque el mazo es bastante más consistente de lo que parece. También la gran mortalidad de nuestras criaturas, pero en realidad lo que nos interesa es que metan daños antes de morir, aparte de que con algún Giant Growth les podemos dar una sorpresa inesperada. Lo que peor llevamos son las partidas largas, hay que intentar finiquitar rápido. Y eso sí, como tengan alguna fuente de ganar vidas o algún Ivory Tower, olvidaos.

En conclusión, este deck aporta una visión nueva e innovadora al formato, y nos demuestra una vez más que Old School no está resuelto ni mucho menos. Los que os gusten los decks tipo Delver, o los que juguéis Quicksilver, dadle una oportunidad en las mesas porque no os vais a arrepentir.

 

Hasta la próxima y no lo olvidéis, ¡el borde negro siempre gana más!

 

Andoni Diliz

@diliz13 

Etiquetas: Old School, RUG