Demo

Controlando el mirror en Old School

fShare
0

Si hay algún deck de control que haya tenido renombre a través de la historia ese es The Deck. Y no sólo por ser el primero, también por ser el mejor. Brian Weissmann fue su creador, y un visionario: junto con el mazo creó el concepto de la ventaja de cartas. La idea es sencilla y a día de hoy la mayoría de jugadores de Magic la tiene asimilada: el que más cartas roba durante la partida, gana. Puede haber variaciones, y no siempre tiene que ser verdad, pero en resumen es lo que buscamos con este mazo.

 

El mazo fue tan bueno en su época que lo bautizaron como El Mazo (The Deck) con mayúsculas y hoy os traigo una foto de lo que viene a ser uno estándar, carta arriba carta abajo lo que juega la mayoría de gente.

 

 

Hay en todo The Deck unos grupos de cartas que siempre van a estar ahí, independientemente de lo que metas en ese lugar, tiene que haber cartas que cumplan esa función. Veámoslos uno por uno.

 

1. Fuentes de maná:

En este mazo quieres mucho maná, puesto tenemos mil maneras de usar el maná sobrante, y además la idea es bajar una tierra por turno y hacer más cosas, puesto que siempre vamos a robar un montón de cartas (si no, estás jugando mal). Además, normalmente queremos tener maná abierto para el Counterspell (o para simular que lo tenemos) y que piense el otro bien las jugadas. Por ello The Deck suele llevar unas 28 fuentes de maná (incluso puede llegar a 32); lo que es prácticamente la mitad del mazo.

Lo que más suele llamar la atención son las Piedras de Fellwar, que yo llevo una, pero se suelen llevar tres o incluso cuatro, y en este formato son buenísimas: a nada que el otro tenga una City of Brass te da maná de todos los colores. En las tierras llevamos un poco de todo, en este caso con base blanca y azul, que corresponden con la mayoría de nuestros hechizos, y con básicas para las Blood Moon tanto del oponente como para que puedas llevarla tú en el side.

 

2. Counters:

Todo mazo de control que se precie tiene que llevar counters, y aquí llevo los cinco mejores de la historia (el Mana Drain está restringido en Old School). Puedes llevar también el de ''págame X más'', e incluso si en tu entorno hay mucho azul, Ráfagas rojas de base. Es lo que nos da superioridad contra el resto de mazos, la capacidad de cortar amenazas contra las que no tengamos respuesta.

 

3. Respuestas contra permanentes molestos:

En este caso todos los The Deck que veas en Old School llevan el tándem de 4 Swords to Plowshares y 4 Disenchant. A partir de ahí, casi todos llevan alguna tecnología que les permita librarse de bichos, y en este caso yo he escogido el Moat. Hoy en día, la gente suele jugar The Abyss porque te quitas los Serras y tienes más slots, al ser el finisher la Mishra's Factory que entra en el hueco de tierra. Además el Abyss es más definitivo porque te mata los bichos y con el Moat se quedan en mesa y como te lo peten…

Por otro lado, he querido poner este deck puesto que el primero que usó Weissmann llevaba los Moat con los Serras de finisher, así que he querido reflejarlo. Por supuesto, además de todo eso llevamos Balance, que puede cambiar el curso de cualquier partida con tan sólo dos manás.

 

4. Ventaja de cartas:

En este mazo hay dos tipos de ventaja de cartas: las que nos dan de robar, o las que descartan al oponente. Las que nos dan de robar hay un montón, desde la Library al Ancestral, pasando por el Braingeyser. Pero me gustaría hacer especial hincapié en los Jayemdae Tome, que yo llevo dos pero se llevan tres o incluso cuatro. No os hacéis a la idea de lo bueno que es este cartón en Old School. En el otro lado, tenemos el descarte en forma del poderoso Mind Twist, y también el Disrupting Scepter para hacerlo cada turno. Ahora imaginaos que con un Disrupting y un Tome en mesa queréis activarlos: te hacen falta 7 manás más 2 para el counter; como decía antes, quieres muchas fuentes de maná para poder jugar las cosas.

 

5. Recursión:

Estás jugando las mejores cartas del formato, así que quieres una manera de buscarlas y reutilizarlas. Tenemos el mejor tutor del juego en forma de Demonic Tutor, y luego formas de recuperar las cartas como pueden ser el Regrowth, el Recall o incluso el Timetwister.

 

6. Finisher:

Esto es lo de menos. Normalmente sólo se dedica un par de slots a terminar la partida, puesto que cuando ya la tienes controlada normalmente el otro no puede hacer nada. En mi caso llevo un Serra Angel y una Fireball, que es versátil y me puede servir para matar bichos o al oponente. Como comentaba más arriba, la versión con Abyss lleva las Mishra's para ocupar todavía menos huecos.

 

7. Huecos libres:

Como veis, a pesar de poder cambiar las cartas de lugar, el mazo tiene unas pautas que hemos de cumplir, pero siempre nos van a quedar un par de huecos para que podamos personalizarlo o meter esa tech que tanto te gusta (te miro a ti, Shivan Dragon). En mi caso, como esperaba un montón de mazos agresivos, metí las Ivory Tower para ganar vidas.

 

Y después de haber entendido el funcionamiento y llegar a las finales del torneo (yo también estudié la historia del mazo como estáis haciendo vosotros ahora), me encontré con otro deck de control en los colores Esper en la final y me pasó por encima. Y entonces me planteé: ¿cómo se puede mejorar The Deck para que sea bueno contra control? Mejor aún: ¿cómo mejoraría Weissmann el mazo para que sin perder la ventaja que tiene contra aggro, gane a control? Y me propuse averiguarlo:

 

 

 

Por lo que pude averiguar después de indagar en Twitter, @LSV había estado trabajando con Weissmann en un mazo para el side event de Old School en el #GPVegas. ''Si está Weissmann en el ajo, tiene que ser The Deck'' pensé, y no me decepcionó. Esta es la foto del mazo de LSV que según él mismo me dijo era calcado al del creador:

 

 

 

Después de deleitarnos con la foto (es todo real, CFB no permite proxies), vamos a analizar las diferencias. Lo primero es que al poder llevarse 4 Strip Mine, aumenta la cantidad de fuentes de maná a 31 para que no falte ninguna. Lo siguiente es el cambio de win condition, ya que al llevar The Abyss, mata con las Mishra's.

 

Muy bien, Diliz. Pero el artículo se llama ''Controlando el mirror''. ¿Qué es lo que ha hecho contra el mirror? Bueno, por un lado, al llevar un montón de permanentes, al desgaste es más sencillo que gane. Por otro, aunque pase desapercibido, hay tres Hymn to Tourach en el side que son buenísimos. Por un lado por la ventaja de cartas que decíamos, y por otro porque normalmente la gente mete las Ráfagas rojas y tiene que ser las risas cuando se dé cuenta que tu Hymn es negro y no lo puede contrarrestar.

 

Como decía, descarte es lo que te va a dar la partida normalmente, así que tomando esa idea y metiendo algún finisher más, me monté un engendro parecido con la intención de jugar el Old School de El Goblin al mes siguiente. Este fue mi deck:

 

 

¿Y a que no sabéis a qué me enfrenté en la final? Correcto, a una Esper. Y fue un final feliz.

 

 

Nos vemos por Twitter o por aquí. Girad muchos cartones, ¡y que el borde negro os acompañe!

 

Andoni Diliz

@diliz13

fShare
0

Etiquetas: UW Control, Old School, The Deck