Demo

Los Tres Formatos

¡Hola a todos! Hace ya un tiempo que no me animo a escribir nada, y esto es en parte porque casi no me acerco a torneos. Por mucho que mi vida me permita mantenerme al día con artículos y podcasts, casi nunca me apetece pasarme por ellos. Pero esto cambia aproximadamente cada seis meses...

Además de redactor y podcastero aquí, colaboro dos veces al año en la organización del Arcanis Deluxe. Y aunque no voy a entrar mucho a de que va ese torneo, lo que más me gusta es que durante el fin de semana puedo disfrutar de los tres formatos construidos más populares de Magic. Y durante los años que llevo en esto, me he encontrado mucha gente que se queja de los jugadores de Legacy, Modern o Standard; ya sea por que juegan con bichos, todos combo o nadie es interactivo.

Y como a mí me chirría cada vez que oigo uno de estos comentarios, hoy os vengo a hablar de lo que aprecio en cada formato, con la vana esperanza de que algunos de vosotros os paréis a pensar en sus ventajas antes de volverlos a criticar. Pero bueno, si en lugar de eso consigo que alguno se anime a dar un saltito de formato, tampoco voy a quejarme. ¡Bienvenidos a los tres formatos!

 

Standard

Teferi, Hero of Dominaria ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Chris Rallis

Por mantener contentos a los señores de Wizards, voy a empezar por su formato favorito. El pequeño de la tríada es el más competitivo de ellos, pero también requiere mucha constancia para poder dominarlo. Y de aquí es de donde vienen casi todas las quejas, de lo económicamente volátil que es el formato. Ningún jugador quiere comprarse un mazo en enero y que para verano sus cartas no sirvan ni para calzar las mesas...

Y esta es la pega real de tipo 2, pero tiene muchas maneras de amortiguarse. Lo primero es que las barajas de tipo 2 son mucho más baratas que las de sus primos, lo cual implica un ahorro importante a la hora de montarse el mazo. Además, raro será el día en el que no haya una opción por debajo de los 100 euros. Pero bueno, si lo que os preocupa es la pérdida del valor de lo que compráis, no tenéis más que comprarlo tras las rotaciones.

Por supuesto, esto solo se aplica a los que queréis disfrutar del juego, y es soportable a nivel medio. Si vuestro plan es estar totalmente al día, vais a tener que comprar múltiples mazos, y vender tarde las cositas, así que os toca tirar de billetera.

 

Pero bueno, vamos a dejar las justificaciones y empezar por las ventajas de este formato. Lo importante de su encanto es el bajo nivel de poder. Esto puede sonar raro a los de Legacy, pero en tipo 2 jugamos cartas malas, y estrategias algo inconsistentes. ¿Y por qué es esto positivo? Fácil, porque las partidas suelen ser mucho más ajustadas que en otros casos. Esto significa que rara vez hay barajas que cierran la partida rápido cuando no hay oposición, y nos empuja a ganar un entendimiento muy bueno de la fase de combate y la gestión de recursos. Ahora bien, esto no significa que la gente no haga nada hasta el cuarto turno, más bien lo contrario: siempre hay barajas basadas en pura curva, que mantienen a raya a los aficionados del control que se han desviado por donde no debieran.  

Lo cual me lleva al siguiente punto, una de las mejores cosas que he aprendido en Standard, el análisis del metajuego. Al contrario que sus primos mayores, donde vemos los formatos adaptarse lentamente al cambio (salvo en casos de rotura), aquí cada semana el mazo más jugado fluctúa. Esto significa que hay que ajustar nuestro mazo casi semanalmente, al menos si queremos estar al día con las opciones. 

Por último, algo más que se aprende con tipo 2 es el rol en la partida. Como ya he dicho, tenemos que aprender a usar bien nuestros recursos, y esto es porque las respuestas en el formato tienden a ser universales. El removal y los counters tienden a ser costosos, pero universales, y esto significa que casi todos los mazos pueden reaccionar a la mayoría de las amenazas. Y cuando tienes respuestas para lo peligroso de los demás, esto abre una ventana sobre que postura hay que tomar en cada partida. Cuando juegas un mazo como Golgari Midrange, no siempre seremos la baraja proactiva, a veces tendremos que recular, y esto no solo cambia con la baraja que tenemos delante, sino también con el desarrollo de los primeros turnos. Esta habilidad es muy importante sin importar el formato jugado, pero es bastante sencillo aprenderlo mientras jugamos Tipo 2.

 

Legacy

Brainstorm ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Christopher Rush

Aunque esta progresión suene un poco rara, paso del formato más pequeño al más grande, simplemente porque Modern suele tener algo más de aceptación entre los fans de los otros dos, y me apetece limar esperezas antes de pasar por el formato más popular. Así que hablemos del formato del Brainstorm. Personalmente tengo mucho cariño al formato, porque cuando empecé con él, la comunidad vasca de Magic era muy eternalera, y teníamos torneos de 50 o más personas todos los meses. Pero pronto pase a ayudar con la organización de los mismos, grabando y editando cientos de partidas durante un par de años. Esto ayuda mucho a apreciar lo bonito de un formato como Legacy.

El mayor estigma de este formato es de nuevo económico, pero es el extremo opuesto al que hemos visto al principio. El coste de un Mazo de Legacy es bastante prohibitivo, y esto se debe mayormente a las tierras dobles, y otras cartas que forman parte de la odiada Reserved List. Sin entrar en detalle, esta es una lista que Wizards publicó en su momento, como incentivo a los coleccionistas, comprometiéndose a no reimprimir ninguna carta incluida en la misma. Y a día de hoy, contando con el crecimiento del juego y lo sencilla que resulta la compra venta internacional de cartones, la demanda de estas cartas se ha disparado, con consecuencias idénticas en su precio. 

Lo cual nos lleva a una barrera de entrada dantesca a la hora de entrar en esto del Legacy. Las tierras dobles cuestan todas tres cifras, siendo esto mucho más terrible en el caso del azul. Como contrapartida tenemos que el precio de las cartas no solo carece de un riesgo de rotación, sino que tiende a subir en valor mes a mes. Una inversión en un mazo popular de este formato muy probablemente de un interés anual bastante más amplio que vuestros fondos de ahorros. Y como dividendo tendréis el poder jugar torneos de un formato muy divertido.

Lo mejor de este formato para mí es lo mucho que aprendes de estadística del juego. De nuevo en el extremo opuesto a tipo 2, en este formato disponemos siempre de la mayor variedad y refinamiento de cartas, de modo que las barajas que jugamos estarán tremendamente refinadas, y podemos estar seguros de que nuestro plan va a funcionar en la gran mayoría de las partidas. El ejemplo más evidente son los cantrips, casi todos los mazos azules juegan el playset de Brainstorm, pero si necesitan más, tienen PonderPreordain. No obstante, lo mismo ocurre en medida distinta con barajas como Goblins, que pueden salir tanto de Aether Vial como de Goblin Lackey para tener la ventaja de maná que tiende a darles la partida. 

¿Y cómo ayuda esto a aprender de estadística? Pues a fuerza de practicar. Aunque para muchos sea una pregunta implícita, cada partida de Legacy vamos a tener que tomar un riesgo de que el rival tenga cierta carta en la mano o el top de su mazo, y esto va a cambiar nuestra forma de jugar. Con tanta consistencia en los mazos, en muchas ocasiones la respuesta va a ser que sí que la tienen, así que aprendemos a tomar riesgos calculados mucho más rápidamente. Después de unos cuantos torneos, ya sabremos cuantas cartas problemáticas lleva cada mazo, y cuando toca aceptar riesgos o recular. Y casi seguro que sin a penas enterarnos, jugaremos a que gaste la FOW o las espadas.

Otra de las ventajas es que es el formato más azul que existe. Y aunque esto parece una ventaja un poco condicionada (principalmente para los amantes de las islas), no lo es. En este formato hay dos tipos de mazos, los azules y los no azules, y sin importar cuál juegues, vas a aprender mucho. El azul implica casi siempre llevar el tempo de la partida, ya sea por usar amenazas eficientes como Stoneforge Mystic o por tomar un puro control como en Milagros. Y en ambos casos, jugar azul nos vamos a poner frente a una variedad de mazos que atacan la partida de maneras muy distintas. Aunque porbablemente el aprendizaje nos cueste más de una ronda, aprenderemos como controlar la partida sin importar lo que intenta el oponente, llegando a entender muchísimos ángulos de este difícil juego.

¿Y cuando no somos el mazo azul? Pues vamos a aprender todo lo necesario para encarar un oponente controlero. Cuando encaramos mazos lineales no tenemos más que una carrera. Aunque en menor medida, también aprenderemos sobe esos mazos, aunque más que sobre como reaccionar, será conocer las cartas más temidas del contrario y nuestras mejores bazas. Pero cuando en frente tengamos aun mago del cantrip, tendremos que saber como y cuando lanzar cebos. Esto se hace en cada formato sin excepción, pero cuando el rival dispone de tantas respuestas y selección, todo tiende a ser más crítico: ¿Qué amenazas solo las para un counter?  ¿Cuántas criaturas juego para que  el oponente malgaste el Terminus? ¿Y que pasa si tiene Swords to Plowshares? Estas son tres de las preguntas más repetidas en el formato, y si conseguimos conocer las respuestas correctas, encarar a control en tipo 2 será prácticamente un paseo.

 

Modern

Noble Hierarch ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Mark Zug

Y por fin llegamos al favorito del pueblo, y por supuesto de un servidor. Claramente, también le tengo cariño personal, así que me no me costó mucho disfrutar del formato. Es un formato que vi nacer durante mis primeros años de juego, y me pareció una genialidad. Por aquel entonces teníamos que irnos a PTQs de Extended, un formato algo más grande que Standard, pero que también rotaba, así que tenia pocas ventajas a nivel monetario... Y un simple anuncio abrió los ojos a mucha gente. Teníamos en frente a un formato eternal sin la tara de la Reserved List. Esto fue un auténtico bombazo, y yo también gran parte de mi pool de Legacy y Standard hasta conseguir las 40 shocklands  y todo aquello que tenia pinta de poder jugarse. 

Los siguientes meses casi no tuvimos torneos grandes, pero en las tiendas todo el mundo quería jugar esto. Recuerdo ir cada semana con una marcianada diferente. Desde Unburial Mardu a UB Tezzerator, pasando por todos los sabores de Bant  y exprimir al máximo mis Birthing Pod. Este sera la época más creativa y divertida de Magic para mí, y a día de hoy la sigo recordando con cariño. Mucho tiempo ha pasado, y ahora tenemos una bestia competitiva entre manos, donde las estrategias lineales campan a sus anchas, y el control tiene que apostar por evitar esa baraja que les gana, ya que no hay suficientes cartas.

La verdad es que no he oído a demasiada gente quejarse del formato, así que no tengo mucho que decir como desventajas, pero si tengo que nombrar una, es que tu mazo puede quedarse fuera del formato. Modern está en continuo desarrollo, así que barajas clave pueden quedarse obsoletas antes de que nos demos cuenta. Yo siempre he tenido alguna versión de Delver of Secrets enfundada, pero hace un tiempo que Death's Shadow ha remplazado a mi investigador preferido. Sin embargo, la mayoría del mazo se mantiene intacto, así que no perdí demasiado valor en mis cartas. Esto tiene algo más de riesgo en las estrategias lineales, pero estas casi siempre acaban volviendo ¿verdad Living End?

La verdad es que a nivel de aprendizaje, la única ventaja real frente a los otros dos, es que se trata del formato del experto. Modern está repleto de arquetipos diferentes, y el más jugado suele ser como mucho el 15% del metajuego. Esto hace tremendamente difícil romperlo como formato, ya que cada mazo tiene una estrategia muy diferente. Por supuesto, los metajuegos locales tienden a ser un poco más polares, pero si vamos a un MKM Open o un Grand Prix nos vamos a encontrar absolutamente de todo. Esto incentiva a los jugadores a jugar mucho, y entender perfectamente que tiene que hacer nuestro mazo en cada ronda. 

Por ello muchas veces vemos a jugadores repetir baraja, aun cuando se han llevado un resultado agridulce a casa la semana anterior. Esto casi siempre merece la pena, porque es mucho más sencillo aprender este principio del formato si nos limitamos a un solo mazo. Por supuesto, esto no se aplica a todo el mundo, pero el riesgo de enfrentarse a un oponente sin saber como banquillear es muy alto en Modern, así que merece pena seguir jugando un mazo hasta dominarlo. Gracias a esto, tenemos un formato de maestros, donde debemos considerar que nuestro oponente sabe como jugar sus cartas, y muchas veces afrontaremos sorpresas en lo que a jugadas se refiere. Esto nos desarrolla una menta abierta, y eso siempre ayuda mucho al aprendizaje.

Por último, destacar que este es el formato más abierto de Magic, donde siempre encontramos varias decenas de arquetipos distintos, y esto hace que rara vez se nos haga monótono, tanto para jugar como para disfrutar como espectador, y esa es, para mí, una de las cosas más bonitas del juego. Así que si alguno no se ha animado, echadle un ojo.

 

Y esto es todo lo que tengo que contaros hoy. Se que es un artículo de opinión, así que es probable que muchos no la compartáis conmigo, así que dejad vuestra perspectiva en los comentarios. Y antes de despedirme solo quiero decir que mi formato favorito es Limitado, pero eso no evita que disfrute de los demás, así que espero que a vosotros os acabe pasando lo mismo.

 

Un saludo,

Gonzalo Perez

@djkoal

Etiquetas: Modern, Standard, Legacy