Demo

Jugando competitivo en MTG Arena

Hace ya tiempo que convivimos con una nueva manera de jugar a Magic. Fácil, gratuita y sin restricciones de horarios o disponibilidad de nuestros amigos para disfrutar de lo que más nos gusta. Si aún no utilizáis este programa, descargadlo AQUÍ ahora.

No sigáis leyendo, volved arriba y descargad el juego, abridlo, jugad, disfrutad de lo bonito que es Magic y después podéis volver a esta web y seguir leyendo este y otros artículos. Ya entiendo. Sí que jugáis a MTG Arena, y además estáis absolutamente enfermos y no podéis parar de lanzaros a buscar a vuestro siguiente rival... ¿o eso solo me pasa a mí? 

 

Sí, lo confieso. No paro de jugar a MTG Arena. No puedo. Es superior a mí. No pasa un solo día en el que agote las misiones diarias. El primer día de la semana ya tengo mi recompensa correspondiente a 15 victorias. No sorprendo a nadie si a estas alturas confieso además que me encanta Magic. Es el mejor juego de la historia y con la llegada de una plataforma como MTG Arena no es de extrañar que en poco tiempo se convierta en el E-Sport número 1 del mundo en la categoría de juegos de cartas. Wizards ha hecho grandes esfuerzos y nos ha dado buenas noticias en cuanto al futuro del juego organizado en MTG Arena. Nada menos que 5 millones de dólares irán destinados a premios de torneos competitivos y profesionales de esta plataforma en 2019. Este anuncio hace que, como ocurre en el mundo real, podamos tomarnos Magic, dentro de esta plataforma, de dos maneras: Casual y Competitivo. 

 

Todos conocemos ambos perfiles de jugador, e incluso es posible que tú mismo hayas pasado por ambos. Al empezar a jugar a Magic eres un jugador “casual”, no te importa conocer bien las reglas del juego y ni siquiera eres consciente de la cantidad de estrategias y conceptos que esconde Magic. Cometes errores y aciertos de manera fortuita sin pararte a pensar si lo que haces te acerca a la victoria o acabará en un completo desastre. Hay muchas personas que se quedan “estancadas” en este nivel, y no porque no sean capaces de evolucionar como jugadores. Simplemente no quieren hacerlo. Nunca copiarán un mazo de internet por encima de jugar con sus propias ideas y construcciones, y es posible que jamás se apunten a un torneo, y si lo hacen nunca será fuera de su tienda habitual donde juegan con sus amigos por puro placer. Esta es la finalidad principal de un juego como Magic, y la razón de su creación y desarrollo: Pasarlo bien. 

 

MTG Arena ofrece una herramienta estupenda a todos estos jugadores, en la que ir completando su colección a base de jugar muchas horas y con posibilidad de crear mazos de manera muy rápida e intuitiva y jugar muchas partidas en poco tiempo para ir retocando esas ideas que no cuajan desde el principio. Este es el grueso de jugadores de MTG Arena y de Magic físico. Si conoces a cualquier jugador “casual” que aún no ha instalado MTG Arena, no dejes de recomendarle que lo haga, es un juego pensado para él o ella. Además, por todos es sabido que existe un puente muy empinado y difícil de cruzar que conecta el mundo “casual” con el “competitivo”. MTG Arena es la herramienta perfecta para dar el siguiente paso. Es un buen método para adquirir experiencia y empezar a acumular buenas rachas y victorias trabajadas tras muchas partidas con las mismas barajas. Quizás en algún momento sientas que estás preparado para competir e incluso puede que te apetezca hacerlo. El circuito físico es muy conocido por todos y es sencillo participar en él. Tanto los recién re-bautizados Magic Fest (los Grand Prix de toda la vida) como el nuevo circuito de clasificación al Mythic Championship (antes Pro Tour) que anunciarán en breve, son accesibles a todos los públicos. La fórmula es sencilla, si compites en cualquiera de ellos y sales victorioso, obtienes uno de los mejores premios que puedes conseguir en Magic

Además, aún a falta de anunciar el grueso de estos torneos de clasificación a los Mythic Championship, tendremos varios de estos últimos celebrados en MTG Arena, presumiblemente con una etapa previa de torneos en esta misma plataforma para poder conseguir clasificarte a ellos. Este es el salto al Magic competitivo, ya sea físico o digital. Conseguir pasar del juego casual a la verdadera competición, incluso si nuestra prioridad era ganar las partidas que jugábamos antes de dar el salto a los torneos. 

 

Hasta el momento, en MTG Arena solo se ha planteado un reto que podríamos considerar competitivo, y que quizás en un futuro sea relevante para conseguir ciertas metas: “Grindear el Ladder”. 

Sí, subir rangos en formato construido sabe distinto al juego físico debido a ese modelo Best of One (Bo1) en el que no tenemos acceso a banquillo y una mano mala condena nuestra ronda completa. Es complicado crear un Ladder con rondas al mejor de tres partidas (Bo3), y más adelante veremos por qué. Lo mismo ocurre en formato Limitado si solo tenemos disponible subir rangos en este Bo1 pero el banquillo es menos relevante aquí y podemos aceptar este hándicap. No sabe tan diferente de un draft físico. Jugamos muchas más partidas y al final se compensan las manos malas con las buenas. No es tan diferente como en Standard, donde el banquillo es muy relevante para defendernos de barajas muy agresivas o sin criaturas, donde muchas de nuestras cartas no sirven para nada y querríamos tener la oportunidad de sustituirlas durante el resto de la ronda. 

No estoy aquí para proponer un sistema alternativo ya que no tengo ese sistema. Confiaremos en que Wizards dé con la tecla del asunto y que si un día tu rango en MTG Arena es relevante, al menos conseguirlo sea divertido y dinámico en lugar de un proceso lento y agotador en el que la segunda mano mala seguida que abres te pesa como un saco de ladrillos. 

Hoy vengo a hablaros, además de todo lo anterior, del grindeo necesario para escalar el Ladder de MTG Arena. Muchos os plantearéis llegar a Mythic todas las temporadas, y seguramente esto sea relevante en algún momento del mismo modo que Legend lo es en Hearthstone. Para que esto sea sostenible, conseguir llegar a los rangos más altos debe ser difícil y conllevar cierto sacrificio. No todo el mundo consigue llegar a Legend a pesar de ser buenos jugadores, no basta con eso. Hay que dedicarle el tiempo suficiente. ¿De cuánto tiempo estamos hablando? Agarraos al asiento. 

 

 

Como veis, en esta tabla que he creado aparece el número de partidas que necesitamos jugar para subir un Tier según el nivel en el que nos encontremos. He obviado los niveles Bronze y Silver puesto que es mucho más sencillo subir en estos, dado que las victorias aportan el doble de lo que restan las derrotas, incluso con un Win Rate negativo acabaríamos subiendo de nivel a Gold. A partir de Gold es cuando las cosas empiezan a complicarse, ya que una victoria suma un step y una derrota nos lo quita. Si después de 50 partidas hemos hecho un récord de 25-25 no habremos avanzado nada. Incluso si hemos acabado 27-23 tan solo habremos avanzado 4 steps, insuficiente para subir de Gold Tier4 a Gold Tier3, por ejemplo. 

Los números que os planteo están calculados como una media del número de partidas que necesitas, dependiendo de tu Win Rate, para subir de Tier. Por eso, son valores aproximados y que pueden variar según tu racha. Hay casos especiales. Imaginad que nada más subir a Gold Tier4 perdéis 6 partidas seguidas y tras esto ganáis las 6 siguientes. Vuestro Win Rate es del 50% pero habéis subido con tan solo 12 partidas, que es, en media, el número correspondiente de partidas que necesitaríamos con un Win Rate del 75%. Estas rachas son muy atípicas y es muy complicado que alguien que mantiene un Win Rate del 50% gane o pierda 6 veces seguidas y que además coincida con el momento justo en el que no se pierden steps porque no podemos bajar de nivel en Gold Tier4, pero es algo que puede ocurrir, y por eso estas cifras debéis tomarlas como valores aproximados. 

 

Sed sinceros con vosotros mismos. Utilizad una hoja de cálculo para llevar vuestras estadísticas. ¿Qué Win Rate aproximado sois capaces de mantener en el largo plazo? He elegido estos de manera totalmente arbitraria porque me parece lo más común. Como dato, os contaré que los mejores jugadores del mundo no mantienen un récord muy superior al 60% de victorias en los torneos donde se enfrentan a rivales de más o menos su misma categoría. El sistema de rangos hace que acabes enfrentándote a este tipo de rivales, no importa si eres Reid Duke o un chico que acaba de descargar el juego. Acabas enfrentándote a quien más se asemeja a tu nivel, y notarás cuando ha llegado el momento en el que tu Win Rate desciende de manera drástica hasta colocarse en ese 50-60% en el que nos movemos la mayoría. Para que os hagáis una idea, a nivel Grand Prix, el resultado que más he repetido en mis últimas participaciones es 10-5. Si descontamos los dos byes con los que participo nos ponemos en un 8-5, que es un 61% de victoria. Hay algunos mejores, como 11-4 o 12-3 y otros peores, como directamente no pasar el corte al segundo día. No me alejo mucho de ese 60% en cualquier caso. Sed sinceros con vosotros mismos. 

 

Con ese 60% de victorias tendréis que jugar, en media, 30 partidas en Gold para subir de Tier y 35 en Platinum o Diamond para conseguir esto mismo. No parece tarea fácil. ¿Queréis asustaros un poco más? 

 

 

¡PAM! Aquí he decidido acotar los Win Rates ya que el camino es mucho más largo y puede redondearse más fácilmente. Notaréis que el número de partidas que necesitáis, en media, para alcanzar Platinum desde Gold Tier4 es muy parecido a multiplicar por 4 el número de partidas necesarias para subir de Tier en Gold. Cuanto más alto es nuestro Win Rate, más se parece, y es que menos margen de error vamos dejando. Con un Win Rate del 100%, el margen de error al calcular esto es inexistente. 

¡Son muchas partidas! Si gano el 60% de las veces, necesito jugar alrededor de 114 games para subir de Gold a Platinum y después aproximadamente otros 126 games más dos veces hasta alcanzar Mythic. Correcto. Son muchas partidas. Y os aseguro que el Win Rate que traigáis de Gold no lo mantendréis en Platinum y Diamond. Siempre baja un poco, o quizás vengáis de un porcentaje de victorias superior al 60% o en el que os mováis habitualmente. Esto es aplicable tanto a construido como a limitado. Nadie dijo que escalar el Ladder fuese sencillo, y es que el Win Rate es muy importante para no volvernos locos estancados en los mismos niveles día tras día. Una variación muy pequeña en este porcentaje puede significar un descenso muy grande en el número de partidas que necesitamos para subir niveles. Os lo advertí, no vale con ser buen jugador, hay que echarle horas. Pero... ¿de cuántas horas estamos hablando?

 

 

He estimado que las partidas duran 7-10 minutos puesto que es mi experiencia personal, pero puede que si todo el rato juegas MonoRed concediendo en cuanto no atracas o eres Danker y estás leyendo esto, tus márgenes sean diferentes. Los datos son tan prometedores como refleja la tabla. Con tu 60% de Win Rate vas a tardar entre 13 y 19 horas en subir de Gold a Platinum (contando que empiezas en Gold Tier 4, recién subido), y entre 15 y 21 en alcanzar Diamond y después Mythic. Quizás seas el Pokemon del Limited y puedas reducir estas horas a la mitad con tu Win Rate del 75-80% o seas un paquete como el autor de este artículo y casi no te dé la temporada entera para llegar a Mythic. 

Si venimos de un 60% y cedemos al 58% y después al 55% cada vez que subimos de nivel, tardaremos entre 57 y 81 horas en llegar a Mythic, dependiendo de la duración de las partidas. 81 horas en un mes son muchas horas. Casi tres horas al día. Cada día. Es importante saber qué mazo elegir y hacer cábalas de si de verdad compensa un mazo de control por encima de uno agresivo aunque el primero nos dé un Win Rate ligeramente superior. 

 

Algún día ser Mythic será relevante, no sabemos de qué manera ni si merecerá la pena para muchos tratar de estar ahí cada temporada sin descanso. Aún hay mucho por anunciar. De lo que estoy seguro es que MTG Arena representa una buena parte del futuro de Magic, y que aumentará el número de jugadores, acercando también al juego físico a nuevos jóvenes que empezarán su aventura en el que es el mejor juego de la historia. 

Por el momento, lo mejor que podemos hacer es disfrutar de esta plataforma, que te da la posibilidad de jugar un montón de horas a tu juego preferido de manera gratuita. Por supuesto, no es gratis en el momento en el que queramos competir para llegar a Mythic o si queremos tener posibilidades de ganar uno de los posibles torneos que se organizarán como si se tratase de Magic Online. Magic no es gratuito si lo que queremos es competir al máximo nivel. Ningún juego lo es. Si algún día se organizan estos torneos, estoy seguro de que serán en formato Bo3, pero para escalar el Ladder seguramente sigamos en el formato Bo1. Ya habéis visto el número de partidas y de horas que hay que jugar para alcanzar Mythic. Si multiplicamos todos esos números por tres, estamos ante un objetivo inalcanzable para casi cualquier persona del planeta. 

Una buena idea podría ser reducir el número de victorias que necesitamos para llegar a Mythic, quitando por ejemplo Diamond del tirón, y encajar Mythic como el nivel máximo tras Platinum. Esto podría empeorar la experiencia de juego al estar los jugadores menos repartidos entre los distintos Tier, creando brechas de nivel de juego poco atractivas para los nuevos jugadores. Es cierto que al asumir que estamos compitiendo por un objetivo, debemos ser conscientes de que puede que nos enfrentemos a gente mejor preparada y con más habilidad que nosotros, pero esa parte estará representada por futuros clasificatorios a los Mythic Championship de MTG Arena con casi total seguridad. Se me hace muy extraño pensar que no tratarán de integrar el sistema competitivo físico dentro de la plataforma digital. 

 

Pero... ¿de qué sirve entonces ser Mythic? Es una buena pregunta. Está claro que las recompensas que hoy ofrecen no merecen la pena. Así de simple. Unos cuantos sobres al bulto a cambio de decenas de horas de mi tiempo no parece una inversión inteligente. Por supuesto, seguiré jugando a MTG Arena porque me encanta jugar a Magic, pero la diferencia entre tener un icono más o menos bonito no compensa las horas invertidas. ¿Y si empieza a servir para algo? Quizás haya clasificatorios solo para jugadores que sean Mythic. Quizás ser Mythic te otorgue un bye en esos clasificatorios. Quizás te de puntos en un sistema similar al del MOCS en Magic Online. Quizás no sirva nunca para nada más que una recompensa interna en el juego y poder fardar en redes sociales de tu avatar molón. 

 

Muchos quizás y ninguna certeza. Entiendo que son preguntas difíciles de responder. Un montón de posibilidades que podrían significar el despegue o la caída en picado de un juego fantástico como este. Esperamos muy ansiosos el anuncio en el que Wizards aclare muchos de estos temas. Por el momento, disfrutemos jugando a Magic.

 

José Luis Velázquez

Etiquetas: Magic Arena