Demo
   
  

Una experiencia para (no) olvidar

Días después del Grand Prix de Londres puedo aportar una visión algo más objetiva del torneo. Posiblemente ha sido una de las más frustrantes de todas mis experiencias magiqueras, no tanto por el resultado en sí, que también, sino por la sensación de una oportunidad pasada, y todo en su conjunto.

Para empezar, forcé un poco jugar en Londres. El GP era de limitado, Draft es mi formato favorito, quería jugar otro GP después de mucho tiempo, no había estado en Londres aún y no puedo asistir a Lyon, por lo que parecía un torneo que valía la pena esforzarme ir. ¿Puntos negativos?

- No salía acompañado desde Mallorca con nadie, eso puede parecer algo irrelevante, pero hace que el viaje sea bastante más aburrido, y menos divertido de lo habitual, por lo que pierde en parte el encanto de ir a un GP.

- Londres es caro, por lo que viajar sin que te salga por un ojo de la cara hace que te hospedes en sitios dónde no miras mucho la calidad, pero por los que no querrías pagar 50€ la noche ni de coña. Y si encima te estampas, como es el caso, juegas paralelos o el PTQ se te dispara el gasto del viaje muy por encima de lo que te suele costar un GP habitualmente.

- No estaban mis jugadores habituales de confianza, sólo con Sergio Ferrer y Chobi hablo algo habitualmente.

Pero toda “adversidad” abre su oportunidad, así que por una parte, fue un viaje algo más relajado de lo habitual, con más tiempo para pensar, sobre todo después, en que podía mejorar. Cómo no pude ver nada o  casi nada de Londres, queda pendiente volver. Y al no estar mi gente habitual, pude aprovechar y conocer mejor a otra gente como Robinho y Chobi con los que compartí habitación, así como cambiar mis impresiones o jugar con gente nueva (sobre todo el grupo de la Comunidad Valenciana).

 

En cuanto al torneo, Rivals of Ixalan ha sido una edición en la que me ha costado mucho adaptarme después de dominar a muy buen nivel Ixalan. El cambio de la edición así como el gran aumento de calidad de removal a todos los colores cambió drásticamente la valoración de muchas cartas. Las más afectadas el ciclo de auras. Después, cartas que en muchos formatos serían TOP, aquí son muy regulares. Impale, por ejemplo, ha sido una de las más chocantes para mí. Prácticamente todas las cartas con Ascend han resultado ser mucho mejores de lo que la mayoría pensaba, al ser bastante fácil llegar al city's blessing.

A pesar de que me costase adaptarme al formato, al final creo que llegué a un buen nivel de entendimiento de este, e iba confiado en poder hacer un buen resultado en día uno y sacar algo de margen en el Draft. Error número 1, confiarme.

No porque no hubiera preparado suficientemente el torneo, que puede ser, se notó el no tener un grupo habitual compartiendo mazos desde el día 0. Aunque sí que compartí mis experiencias con distintos jugadores, y realmente creo que pude aportar algunas ideas y sacar cosas positivas del feedback. Jugué fácilmente treinta Draft en el Magic Online (tirando a la baja), y me costó una barbaridad empezar a ganar partidas. Muchas veces acababa perdiendo por exceso de tierras a pesar de que construía mejores mazos. Al haber mucho más removal de calidad, muchas partidas llegaban a un punto muerto dónde el que sacaba más ventaja de cartas o llegaba primero a la bomba sin respuesta ganaba. Parece ser que a la misma conclusión llegaron muchos jugadores, y decidí empezar a valorar los mana sink y las cartas que nos permiten hacer un 2x1 o 3x1 más alto, cómo por ejemplo Recover. Esto corrigió en parte algo mi juego, pero omití un concepto algo más profundo. En cuanto muestre el mazo, os lo explico.

Me confié porque abrí un buen pool, y me veía con el formato conocido, ¿qué podía salir mal? Aquí el mazo que monté en cuestión:

 

 

El mazo tiene de todo, buen removal, bombas, Ravenous Chupacabra, mana sinks (cartas que aprovechan bien el mana sobrante), criaturas de calidad, curva, trucos e incluso una tierra que te hace robar dos por turno a partida avanzada…

¿Dónde está el error? Faltan algunas criaturas, y no es que no las tuviera, es que me cegué en mirar la calidad de las cartas de forma individual, y seguro seguro que tenía que cortar uno de los dos trucos por otra criatura extra. El concepto más profundo del que os hablaba es el hecho de que podemos generar “ventaja” virtual de cartas si conseguimos tener una mesa dominante, pero claro, si no tenemos criaturas para intercambiarlas por las del oponente o hacer “tapón” de poco nos sirve tener un removal si tenemos que usarlo en una criatura de baja calidad para parar la sangría de vidas, además de las vidas extra que podemos ir perdiendo.

Obviamente, no pierdes tres rondas de un GP por jugar una criatura más o menos, pero sí que me hubiese podido dar dos partidas extra (que ahora mismo me dé cuenta). Otro aspecto que afectó en mucha más medida, aunque no sé si hubiera podido cambiar el devenir de las partidas, es que no conseguí parar el tilt de perder estancado las dos primeras rondas que perdí. Es posible que en una mano forzara quedármela, por lo que debería ver que ahí estaba el riesgo, así que no debería afectarme más de lo debido. Error número 2, no jugar la partida actual, y pensar en el pasado.

A lo que me lleva a explicar posiblemente el error número 3, y es que no sólo tenía expectación en el pool que abrí y en mis posibilidades para el torneo, sino que me tocaba una estampada, es decir, no puedes esperar que siempre ganes el torneo, o te vaya bien. Vengo de quedar subcampeón nacional, jugar el mundial en lo que posiblemente haya sido mi mejor experiencia en este juego, una estampada en equipo en Madrid, y un top 8 en el rPTQ de Madrid. No valoré durante el torneo la experiencia de estar en Londres, en una pasada de GP, enorme de gente, y estar jugando a mi juego preferido conociendo gente. Ahora en retrospectiva, es muy fácil verlo.

Y ahí está mi conclusión, este juego necesita de las demás personas. Al final tiene una parte de juego social, y lo que más valor tiene para mí de este GP fue conocer a gente nueva y crear algunos lazos con gente que normalmente no lo hubiera hecho, y quién sabe, puede aportarte éxito en un futuro. Compartir ideas, hacer feedback con otros jugadores que no tienen por qué ser de tu entorno habitual a veces aporta conclusiones que podrían costarte horas de testeo, y no sólo en la parte de mejorar tu rendimiento, sino por poder aportar a los demás. Si no fuera por eso, no tendría ningún sentido escribir los artículos diarios de esta página. Así que chicos, aunque queráis mejorar y ser competitivos, mi lección más importante de Londres es, no perdáis de vista que por muy buenos que seáis, o por muy bien lo que vengáis haciendo o preparado lo tengáis, lo que más tenéis que preparar es disfrutar de la experiencia.

 

“No tengo ningún talento en especial. Sólo soy apasionadamente curioso”

Albert Einstein