Demo

Report RPTQ Dominaria

fShare
7

Muy buenas a todos, para empezar, me presento:

Mi nombre es Eduardo Sosa, soy de Gran Canaria y después de muchos años jugando y compitiendo a este grandísimo juego, he conseguido clasificarme para mi primer Pro Tour tras hacer top4 en el último RPTQ celebrado en Madrid, un objetivo que llevaba buscando ya unos cuantos años y que pensé que no llegaría a conseguir. 

Conocí Magic con 10 años con Embestida y Séptima edición (2003) y desde entonces nunca he soltado los cartones, siempre intentando ganarlo todo y aprendiendo lo máximo posible para llegar cada vez más alto. Después de varios segundos días en GPs y un puntito profesional de la temporada pasada, he conseguido dar el primer salto hacia los grandes. Pero ya basta de hablar de mi libro, les voy a contar mi experiencia en el RPTQ Dominaria, espero que les guste.

Preparación

A principios de diciembre del año pasado gané un PPTQ en mi tienda local que me clasificaría para este RPTQ. Solamente tenemos un PPTQ cada tres meses, así que no había segundas oportunidades cerca de casa. Cuando vi que el formato iba a ser sellado + draft bajaron un poco mis expectativas de hacer un buen papel, ya que soy un jugador de Construido más que de Limitado. Pero está claro que a nadie le regalan una plaza para el PT; me tocaba currármelo lo máximo posible con este bloque en Limitado. Tenía que conocer bien el formato porque independientemente de la buena o mala suerte que tuviera abriendo sobres, había que ir preparado. 

Jugué todas las pres que pude e hice unos cuantos sellados en el Magic Online. Estuve muy atento a los GPs de limitado y obviamente al Pro Tour de Rivals of Ixalan para ver qué decían los pros acerca de esta expansión. Es decir, lo rápido/lento que sería y descubrir esas comunes e infrecuentes tapadas en limitado que al final serían lo que definirían este formato. Un par de semanas antes del evento eché varios sellados en el MOL que salieron bastante bien y me di por satisfecho. Me veía suficientemente preparado para hacer un buen torneo si las cosas estaban de mi parte.

Reconozco que la parte de Draft la ignoré bastante más. Tenía fe de que en el torneo llegáramos a una cantidad de jugadores que me permitiera no tener que draftear. Vi los típicos drafts de muchos pros, pero jugué tan solo uno en la tienda y dos más en el MOL. Y bueno, con esas bases me planté en Madrid a darlo todo, esperando un buen pool, no hacer locuras montando y que la suerte estuviera de mi parte, y vaya si la estuvo… 

El Torneo

Me quedaba en Guadalajara en casa de un amigo que tuvo la amabilidad de acogerme ese fin de semana para la ocasión, así que el madrugón para poder llegar al torneo fue bastante curioso.

Es de las pocas veces que iba a un torneo importante sin tensión; normalmente me cuesta bastante dormir la noche anterior a los GPs y estoy bastante tenso en general en todos los torneos importantes de Construido a los que voy, dándole vueltas a cada carta que juego o dejo de jugar. Pero esta vez, siendo sellado, sabía que una gran parte de mis posibilidades de éxito dependían del pool que abriera y de lo que hiciera montando el mazo.  Así que hice todo lo posible por tener un extra de tranquilidad e ir paso a paso. Todo esto es fácil decirlo, hasta que te sientas en la mesa y te dan tus seis sobres y empiezan los nervios y la tensión. Mientras iba abriendo los sobres veía que cada color tenía mucho potencial y que no sería un pool fácil de montar. El color blanco tenía varios vampiros decentes, el rojo con dinosaurios buenos, chispas y trucos, el negro con más vampiros y un Ravenous Chupacabra, y el verde con muchos tritones. El azul no tenía una base tan sólida, pero podía acompañar muy bien. 

Al final me decidí por la comodidad (digo esto porque cada persona que ha visto el pool después del torneo ha tenido argumentos para discutir un color por encima de otro). Los colores me gustaban y la idea para ganar también, acabando la baraja tal que así. 

Mi idea era ir lo más rápido posible. Tenía una buena curva para acabar las partidas bastante rápido. Había cortado cartas de costes altos que le daban estabilidad a la baraja por tener un factor atraco mayor, tenía algunos bichos con evasión y si en algún momento me tocaba jugar una de esas partidas atascadas, tanto The Immortal Sun como Arch of Orazca me darían ventaja de cartas para poder sobreponerme en la mesa. Estaba muy convencido de que tenía uno de los mejores pools del torneo, que si jugaba bien y la suerte acompañaba iba a poder llegar al top 8 y optar por una plaza para el ansiado Pro Tour.

El mejor resumen que puedo hacerles de todo el suizo es que 'todo lo que pudo salir bien, salió bien'. La baraja tuvo salidas absurdas con rondas en las que acabé en 10-15 minutos, me estanqué en tierras tan solo una vez, el splash de color no me lo comí en mano nunca, mientras que mis oponentes se atascaron o se floodearon en 4 ó 5 ocasiones. Como digo, todo lo que pudo salir bien salió bien.

El Sol Inmortal fue el auténtico MVP del suizo (el MVP del torneo aparece más adelante en esta historia). Lo robé muchísimas veces, ayudando a rematar, ayudando a remar, e incluso parando una Vraska, que de lo contrario habría sido partida perdida para mí casi seguro. Era una carta a la que no le di demasiada importancia cuando estábamos en las presentaciones, pero tuve que tragarme mis palabras. Era una auténtica bomba. 

Hasta cuando iba 5-0 tuve la suerte de enfrentarme a una de las otras 2 personas que tenía el mismo resultado, lo que me permitió pactar las 2 rondas siguientes y asegurarme una plaza en ese ansiado top 8. Hasta aquí ya podía pasar lo peor, que yo me iba a ir contento del torneo. Tenía plaza para el siguiente RPTQ y había hecho lo que para mí era la parte más complicada. 

Ahora venía el draft. Desgraciadamente por tan solo 2 personas habría que jugar los cuartos de final y solamente el top 4 iría a Richmond. Así que necesitaba ganar una sola ronda más para ir a mi primer Pro Tour.

La suerte no me había abandonado. En mi primer sobre abro un Tetzimoc, Primal Death, una de las 3 mejores bombas, si no la mejor de la expansión, por lo que me puse muy tenso, ya tenía mi mejor baza para ganar mi ronda. Mi segundo pick fue Sadistic Skymarcher, y el tercero un Luminous Bonds. A partir de ahí no me llegó prácticamente nada negro importante, pero sí mucho más blanco. esperaba que en el segundo sobre llegara algo más de negro que acompañara a mi dinosaurio. Este sobre no fue tan bueno como el primero, me llegó un Impale de mi izquierda que me dio algo de esperanza en el color negro. Lo cierto es que llegaban removals blancos y negros pero pocas criaturas buenas con las que combinar todo. Incluso me llegó un Mastermind's Acquisition y más tarde un Atzocan Seer, por lo que decidí ir de lleno a que el Tetzimoc me llevara de la mano hasta donde pudiera.

Cuando acabé de draftear, no estaba muy contento con el resultado; ya fuera por cómo llevé el draft o por la propia baraja, sabía que iba a tener que remar bastante para poder llevarme el gato al agua. 

Tenía bastantes turnos 2 que sabía que eran muy importantes, mucho removal, un par de voladores y el Tetzimoc. Pero para mí, a términos generales, era algo mediocre el draft que había hecho.

Mi oponente jugaba una baraja roja-blanca con muchas cartas buenas y las cosas ocurrieron de la siguiente forma:

La primera partida empieza normal, cada uno con sus turnos 2-3, hasta que yo revelo el Tetzimoc para empezar a marcar los bichos. Mi oponente juega The Immortal Sun de sexto turno, así que ya me vi cuesta arriba. Aún así él se estaba robando muchísimas tierras, así que todavía había una ventana por la que podía colar la primera partida. Le di vínculo vital al dinosaurio con el Squire's Devotion e intenté ir a la carrera, pero al final fue imposible remar contra el Sol.

En la segunda me quedo una mano de 3 tierras y tengo otra vez Tetzimoc, mientras que mi oponente se hace 2 mulligan y se va a 5 cartas, así que empecé la segunda con las cosas muy de cara, hasta que casi 10 cartas después, seguía en 3 tierras y pensaba que me iba para casa. Por lo que me contaron después de la ronda, en ese momento mi oponente tenía 5 tierras y un Etali en mano que no pudo llegar a jugar hasta que yo me repuse en tierras y para entonces ya era tarde.

La última partida volvimos a salir normal los primeros turnos, hasta que yo exploro el Tetzimoc; mi ya dinosaurio favorito volvía a salvarme la papeleta. Eso condicionó mucho los siguientes turnos porque cualquier bicho bueno estaba mejor en mano que en la mesa contraria. Poco después caería el devorador destruyendo 2 criaturas pequeñas, pero dejándome una mesa muy muy de cara para ganar. Aún así pudo lidiar con el dino y quedarse a 1 vida con la mesa vacía. En ese momento robé la Mastermind's Acquisition y el Atzocan Seer cogió todo el protagonismo. No solo amenazaba con terminar la partida por sí mismo, sino que, si mi oponente encontraba un removal para él, traería el Tetzimoc a la mano para rematar. Y así fue, 2 turnos después el Seer y un drop de 2 más me daban la victoria y la plaza para el Pro Tour Dominaria…

La verdad es que es imposible describir el cúmulo de sensaciones que tuve en ese momento, quería gritar y no quería despertarme si estaba soñando. No era consciente de lo que había conseguido y ahora mismo sigo sin creérmelo, por lo menos hasta que no juegue la primera carta en Richmond.  

Ahora toca currar, es una oportunidad que puede ser única y daré todo lo que tengo para conseguir el mejor resultado posible en las tierras lejanas. Espero que hayan disfrutado leyendo este report tanto como yo haciéndolo, ya que es mi primera vez y quiero agradecer a Show&Tell por darme la oportunidad de escribirlo. 

¡Un saludo y muchas gracias!

 

fShare
7

Etiquetas: Dominaria, Sellado, RPTQ, Report