Demo

Rogueando en ModernLand

fShare
1

Acabamos de entrar en época de spoilers de la nueva expansión, Amonkhet, y estamos ya todos ansiosos por conocer qué nos va a traer y cómo sus cartas moldearán el nuevo Standard. Pero hasta entonces, nos hemos encontrado en una época en la que no hay grandes torneos de este formato, y a veces, ni siquiera torneos pequeños. Así que, ¿qué nos queda? Pues nos queda ¡volver a Modern!

No es que sea temporada de Modern ni nada por el estilo, pero, ¿a quién le apetece jugar un formato ya resuelto que tiene solo dos barajas viables? A poca gente. Así que en estos casos nos volvemos al Modern a cacharrear otra vez con nuestros  Serum Visions,  Lightning Bolt o  Death's Shadow.

Pero por si no tienes planeado ir al GP de Copenhague y lo único que quieres es divertirte jugando el formato, hoy os traigo una serie de barajas que, aunque no están al nivel de los staples (aún), sí que pueden satisfacer tu dosis de diversión, e incluso, darte alguna alegría ganando algún que otro torneo.

 

 

Esta baraja actúa en muchos aspectos como una baraja de rampa. En concreto, la baraja intenta generar grandes cantidades de maná de dos maneras:  Arbor Elf +  Utopia Sprawl, o  Nykthos, Shrine to Nyx.

Para la devoción cuenta con un montón de criaturas de coste medio que ayudan a conseguir este propósito. Cabe destacar tanto  Burning-Tree Emissary como  Courser of Kruphix. La primera ayuda a conseguir devoción de manera rápida y, en múltiples copias, facilita salidas muy explosivas. La otra, por el contrario, ayuda a encontrar las tierras necesarias y a controlar el top de nuestra biblioteca.

Todo esto sería en vano si en nuestra baraja no pusiéramos los llamados payoffs:  Primeval Titan, y  Craterhoof Behemoth como clásico finisher. Pero para que esta estrategia sea consistente, necesitamos cartas “de enganche” que nos permitan completar nuestra estrategia de manera consistente.  Garruk Wildspeaker es tanto un payoff como un elemento de enganche, haciendo que su presencia en mesa sea muy importante.  Primal Command es una carta muy versátil que usaremos la mayoría de veces para buscar ese Titán o Behemoth que tanto necesitamos. Además, debido a la cantidad de maná que es capaz de generar la baraja, muchas veces podremos jugar a la vez el Primal Command y el bicho que nos busquemos con él.

En definitiva, si sois unos devotos de las criaturas y no podéis contener vuestra bestia interior, ésta es vuestra baraja.

 

 

Esta baraja presenta una estructura similar a la Mono Green Devotion, ya que también posee elementos de rampa (de hecho, copia la misma estrategia de  Arbor Elf +  Utopia Sprawl). Sin embargo, esta baraja divide sus esfuerzos entre acelerar su maná y quebrantar la base de maná del oponente. Cartas como  Blood Moon,  Stone Rain y  Mwonvuli Acid-Moss forman parte de esta disrupción. 

Una vez hemos hecho tambalear la base de maná de nuestro oponente, estamos listos para jugar nuestros haymakers.  Chandra, Torch of Defiance,  Inferno Titan o  Stormbreath Dragon pueden acabar partidas antes que nuestro oponente pueda recuperarse.

Así que, si lo tuyo es el Magic clásico y te gusta jugar con las tierras del oponente, dale a esta baraja una oportunidad.

 

 

Cambiamos totalmente de estrategia y nos vamos a algo totalmente diferente: Cheeri0s. Esta estrategia saca ventaja de todos los artefactos de coste 0 que existen en el pool de Modern. ¿Cómo consigue sacar ventaja de ellos? Pues, aunque parezca mentira, tiene más de un modo de hacerlo. Por un lado,  Monastery Mentor genera un token por cada hechizo que no sea de criatura. Con todos los artefactos de coste 0 que juega la baraja, no es difícil crear un ejército de monjes. Por otro lado,  Retract más los artefactos gratis pueden llegar a generar suficiente tormenta para que  Grapeshot sea letal. Y por último, una copia de  Inspiring Statuary convierte todos esos artefactos en  Mind Stone que ayudan a jugar  Emrakul, the Aeons Torn y, casi con toda seguridad, ponga punto y final a una partida. 

Pero, ¿cómo conseguimos montar todo el chiringuito antes que nuestro oponente nos mate? Aquí es donde entran las cuatro copias de  Puresteel Paladin y  Sram, Senior Edificer. Por cada equipo que juguemos, robaremos una carta y, dado que la baraja está formada por gran cantidad de estos equipos de coste 0, podremos encadenar suficientes robos para establecer nuestra estrategia y llevarla a cabo. En muchos aspectos, esta baraja actúa como una baraja de tormenta. 

Si odias  Stony Silence y quieres ver cómo tus oponentes lo meten desde el banquillo y no tiene impacto alguno, ésta es tu baraja de artefactos. Y si odias la interacción en una partida de Magic, ¡también!

 

 

Todd Stevens tiene fetiche con esta baraja y la juega en su canal cada vez que puede. Aunque parezca mentira, ésta es en esencia una baraja de combo. El objetivo de esta baraja es jugar  Doubling Season seguido de un caminante. Todos los caminantes de la baraja entrarán con el doble de contadores, lo que los pondrá en rango de ultimate directamente. En el caso de  Nahiri, the Harbinger o  Jace, Architect of Thought, el ultimate nos pondrá en mesa un  Emrakul, the Aeons Torn, que con casi total seguridad nos dará la victoria. En el caso de  Tamiyo, Field Researcher, nos dará 3 cartas nuevas y la habilidad de jugar todos nuestros hechizos de manera gratuita, lo cual nos acercará más a encontrar el Emrakul o los otros dos caminantes.

Pero con un setup tan costoso y frágil, ¿cómo conseguimos llevarlo a cabo? Aquí es donde entran en escena las 4 copias de  Blood Moon. En muchas ocasiones, sobre todo en primeras partidas, este encantamiento condicionará las jugadas de nuestro oponente lo suficiente como para que podamos ensamblar todas las piezas de nuestro combo. Pero te estarás preguntando: ¿oye, no llevamos caminantes de 4 colores diferentes? ¿No nos afecta la  Blood Moon también a nosotros? La respuesta es fácil: aceleradores +  Oath of Nissa. La base de criaturas es mono green, así que llevar un puñado de bosques será suficiente para que las  Blood Moon no nos molesten. En cuanto al Oath, aquí este encantamiento trabaja a pleno rendimiento. No solo nos proporciona selección de cartas, sino que además nos proporciona ese mana fixing tan necesario para nuestros caminantes.

Si lo tuyo es defender los planos junto al Gatewatch (aunque usemos un eldrazi como finisher), aquí tienes tu baraja.

 

 

 

 

Y como no podía ser de otra manera, acabo el artículo hablando de una baraja fetiche mía, ¡la 4c Copycat! Esta baraja intenta llevar la esencia de la 4c Saheeli de Standard a Modern, donde la calidad de las cartas es infinitamente mejor.

La filosofía es la misma: un puñado de criaturas que generan valor al entrar en juego combinadas con un combo finisher. En este caso, podemos tirar por dos vertientes, una más agresiva jugando  Blade Splicer o  Tarmogoyf, o una más value-oriented jugando cartas  Wall of Omens o  Renegade Rallier. De esta manera, iremos jugando criaturas que nos generarán valor, pondremos un poco de presión a nuestro oponente y, si éste se descuida, le mataremos directamente juntando  Saheeli Rai y  Felidar Guardian.

Creo que esta estrategia tiene mucho potencial, y mucho campo de mejora, así que si tenéis curiosidad por saber cómo sienta atacar con infinitos gatos o simplemente eres un amante del value, ¡dale a esta baraja una oportunidad!

 

¡Y esto es todo por hoy! Espero que tengáis suficientes alternativas a las barajas “clásicas” de Modern y disfrutéis jugando algo diferente. Muchas veces jugamos la baraja considerada como “la mejor” aunque no nos guste demasiado, y eso puede llegar a cansar. Haced un break y jugad algo diferente. ¡No os arrepentiréis!

Si decidís jugar alguna de estas barajas, no dudéis en comentarnos qué os han parecido a través de nuestras redes sociales o a través de la sección de comentarios del artículo. ¡A jugar!

fShare
1

Etiquetas: Sandro Bernabe, Metajuego, Metagame, Modern