Demo

Report Pro Tour Oath of the Gatewatch por Óscar García

Buenas a todos, soy Óscar García, conocido jugador de Málaga y me gustaría aprovechar la oportunidad que me ha dado el equipo de MTG Show&Tell para contar mi experiencia en este pasado Pro Tour Oath of the Gatewatch. Lo cierto es que jugar un Pro Tour es el sueño de cualquier jugador competitivo de Magic (profesionales aparte) y yo tuve la suerte de hace unas semanas jugar mi segundo.

Todo comenzó con el RPTQ de Madrid en el que tras perder mis cuartos de final, mi rival me comenta que no puede ir por que la fecha le pisa exámenes y me concede. No podía creérmelo la verdad, le había echado más horas que un reloj a ese Regional tanto en el MODO como en físico, me habría preocupado de cubrir cada pairing con mi amada Twin y al final, con un poco de suerte, lo conseguí.

Pues bien, de la preparación no tengo mucho que comenta. Tenía clarísimo que iba a jugar Twin, pero como venía de jugarla tanto también quise coquetear con otras cosas y así llegaron a ser opciones Merfolks y Scapebring con negro. Pero a la hora de la verdad no me imaginaba cruzar el charco sin mis Exarcas. Un par de semanas antes del Pro Tour, Wizards decidió chapara Splinter Twin y todo se esfumó. Ese tiempo era para practicar el draft por que el construido lo tenía trillado y de repente me vi totalmente perdido. Estaba desesperado buscando barajas, ninguna me convencía, solo veía los puntos malos. Finalmente, tras intentos fallidos de brewear o metagamear, cogí esto: 

NAYA ZOO // POR ÓSCAR GARCÍA // Pro Tour Oath of the Gatewatch

CREATURES

Qasali Pridemage
Voice of Resurgence
NobleHierarch
Wild Nacatl
Tarmogoyf
Knight of the Reliquary
Loxodon Smitter
Scavenging Ooze

 

SPELLS

Path to Exile
Lightning Bolt
BoomBust
Dromoka'sCommand
LightningHelix

 

LANDS

Wooded Foothills
Kessig Wolf Run
Horizon Canopy
Stirring Wildwood
Arid Mesa
Windswept Heath
Stomping Ground
Temple Garden
Sacred Foundry
Forest
Plains
Ghost Quarter

 

SIDEBOARD

Blood Moon
Thalia, Guardian of Thraben
Fracturing Gust
Spellskite
Worship
Sigarda, Host of Herons
Burrenton Forge-Tender
Rule of Law
Stony Silence
Ancient Grudge

 

La baraja era bastante plana, pero sin conocer la existencia de la amenaza Eldrazi que se cernía sobre el torneo, el meta se planteaba relativamente justo y tenía buen side contra los combos que podían ser más complicados. Con esto en mente y sabiendo que era un mazo de los de necesitar suerte, me eché unos drafts y volé. Llegué a Atlanta el Miércoles y tras hibernar unas cuantas horas, el jueves vamos al sitio del torneo a apuntarnos y ver el ambiente. Recojo mi tapete, me hago las fotos de rigor con los cremas y no paro de sonreir. Cenamos unas pizzas y a dormir.

Comienzo el día uno en este POD:

 

No iba a ser un paseo, eso seguro

 

Abro mi primer sobre y mi rara es un  Hissing Quagmire, no me apasiona coger en el primero sobre una tierra ni meterme en esos dos colores en concreto. Miro el resto del sobre y acabo decantándome por un  Cyclone Sire. Tras picar en el segundo pick un  Boulder Salvo, el rojo desaparece y solo cojo cartas azules, de pick 7 me llega un  Stalking Drone y empiezo a picar verde. Al final, acabo con esta UG

 

Parece una combinación algo al bulto y un deck muy normalito, pero se portó muy bien.

 

En la primera ronda me toca el Pro de la mesa, Andrejs Prost con una BR Devoid muy aggro. La verdad es que en la primera partida no estoy ya que me atasco de maná verde y empiezo a robar fatties y cartas verdes. La segunda si es una partida normal y vamos intercambiando cartas y ataques hasta que al final de uno de mis turnos, estando yo en 7, me lanza un  Consuming Sinkhole y en su turno otro. Empezar perdiendo nunca es agradable, pero yo me veía fuerte.

En la segunda ronda me tocó Thalai con una UWb. La primera está muy reñida y el hace algo así como doble  Isolation Zone from the top (quizá en tres robos, no me acuerdo bien). Tras unos ataques, deja los mismos bloqueadores que yo atacantes y se que me vale el  Exert Influence y los  Rush of Ice, pero vino una tierra y empezamos la segunda. Esta fue bastante plana, llenamos la mesa los dos sin muchos ataques por que todo se estampaba en todo y vino un  Tajuru Warcaller para empezar la tercera. En la última partida curvé bastante bien y ya sabeis que bichos y trucos son una buena combinación y Thalai con cierto floodeo se quedó a 0.

Dispuesto a hacer un resultado decente en limitado me siento para la tercera ronda enfrente de William Hunt. Jugaba una UR con dos copias de  Fall of the Titans. La primera partida es un clásico de limitado creo yo. Tu rival no para de arremeter, tu vas constantemente por detrás en la partida pero llega un punto en el que haces STOP y empiezas a apretar tu y ves como el otro ya no tiene cartas y a ti que quedan un puñado de buenas. Gané estando a una vida que jamás pudo quitarme llegados a esa situación. En la segunda se hizo mull a 5 y aunque curvó bichos en el turno 2 y 3, su escasez de cartas (on the play) hizo que no fuera muy complicado sobreponerse a él.

2-1 En Draft y bastante contento, el mazo no era de 3-0 así que un resultado estupendo.

Siento no tener mucho que decir de las partidas de construido, fue un Pro Tour bastante unfair respecto a mazos y mi baraja tampoco es que fuese muy profunda así que es un poco, te piso el cuello yo, ahora me lo pisas tu a mí y asi sucesivamente. Asi pues, llegamos a la primera ronda de Modern y por supuesto empezamos palmando contra una Suicide Zoo por 1-2. En la primera me jugó 3  Death's Shadow que son la key card del deck. La segunda es bastante grindy y se la ganó con suerte mientras que en la tercera me pego un floodeito curioso y me aplasta.

Mi rival de la segunda ronda pudo ser probablemente el chico con más valor del torneo (¿O quizá lo fue el chino de la UR de cartas de draft?) y jugó Amulet reemplazando los  Summer Bloom por más  Azusa, Lost but Seeking y  Explore. En la primera dado que ahora su mazo es menos explosivo le gané antes de que juntase 6 manás y en la segunda la presión sumada a una  Blood Moon lo dejaron fuera.

 

Summer Bloom ©2016 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Nicola Leonard.

 

3-2 y solo había que ganar una más.

En esta ronda me tocó Carlos, un mexicano muy simpático que jugaba Affinity. Sale el a medio gas (ni absurdo ni lento) y mientras me pega con un  Vault Skirge y un  Signal Pest, yo bajo un par de Relicarios ya que empecé con un Jerarca. El en su turno sigue pegando y añade a la mesa un  Arcbound Ravager, yo me limito a pegar con un Relicario y a a bajar un Smitter. Aquí mi rival decide regalarme la ronda, ya que yo estaba totalmente girado, pero tenía online uno de mis Caballeros. El decidió animar su nexo de infectar y comerse su mesa entera for the win, yo giré mi relicario, busqué un  Ghost Quarter y empezamos otra. En la segunda un  Stony Silence, un Grudge y el  Fracturing Gust me pusieron 4-2 y ya estaba entre los jugadores que pasarían al segundo día.

Llegados a este punto te permites soñar y todo y pensar en el 6-2, un resultado increíble de cara al día dos. La realidad me despertó en la ronda 7 cuando una Burn dio buena cuenta de mi en los games que empezó (1 y 3) demostrándome que el dado era importantísimo en el pairing, ya que yo lo dejé siempre a un ataque. Cabe decir que en la última tenía mi  Worship en juego pero con un solo bicho que mi rival mató y atacó para ganarme.

En la última ronda me tocaría Infect. Mi rival se quedó en una tierra y un Noble que fue automáticamente frito. Tras esto mi rival con su única tierra no pudo ser nada explosivo y cuando robó la segunda yo no tenía ningún veneno y él a la vuelta moría. En la segunda un  Spellskite y una  Blood Moon lo lockean y mis bichos acaban con sus vidas en unos cuantos turnos.

Acabo el día uno con 5-3. Contentísimo ya que la primera vez que fui no pasé el corte y ahora todo lo que iba a vivir era nuevo. ¡¡Pensé que otro 5-3 casheaba, que si tenía suerte y pinchaba un 6-2 (no me parecía inverosímil tras el día uno) hasta volvía a ir al próximo!!

La realidad volvió y me explotó con esta mesa de draft en la que hice un 0-3.

 

 

Drafteé una BW de medias tintas, sin mucho cohort, sin 23 cartas jugables, sin pinos para rematar, NADA. Tras perder contra Seth Manfield y David Ochoa el otro muchacho de la mesa también dio buena cuenta de mi.

Jugué totalmente hundido el construido, cometiendo ciertos errores que me hicieron perder aunque ya ‘’daba igual’’. Me tocaron Jund, Scapeshift, Living End y Boros Burn. Solo gané a la Scape y perdí todas 1-2 por que ya estaba tilteado. Se me escaparon algunas cosas contra la Jund, en otros casos mis rivales robaron la cascada (¡¡estando hellbent!!) y la chispa (puede pasar) y dropeé para ver la última ronda del feature. Owen contra ‘’Huey’’ en un mirror de Infect. Anuncian el top 8 y nos vamos a cenar.

La verdad es que con el torneo terminado para mí pensé un poco en "ya quiero irme en realidad y me quedan dos días todavía’’ (tenía examen el mismo día que volvía). Pero tal como se iba desenvolviendo la noche todo mejoró. Nos fuimos de cena los españoles, Pozzo, Saporito y Ondrej Strasky. Solo estar con ellos sentados es una experiencia que muchos no pueden vivir y me di cuenta de la suerte que tenía de estar allí. Me hice íntimo de Mattia Rizzi que es un Retuerta italiano y nos reimos muchísimo. Los mayores de edad se fueron de fiesta (maldita mayoría de edad en USA) y Nanín y yo nos quedamos tranquilitos en el hotel. Luego vimos el top 8, jugué Team Draft con los italianos, fuimos de compras, etc..

En definitiva fue una experiencia INCREIBLE y me monté en el avión igual que la otra vez en Seattle, reventado y pensando únicamente en volver.

 

Un saludo a todos,

 

Óscar García

 

Etiquetas: Splinter Twin, Limitado, Pro Tour Oath of the Gatewatch , Naya Zoo, Óscar García