Demo

Modern y el Pro Tour

Si estás leyendo esto, probablemente estés pensando en el streaming que está a escasos momentos de comenzar, si es que no lo ha hecho ya. Una vez más, el tema que nos trae a todos de cabeza este último mes: Modern.

Hace unos días salía publicado el segundo artículo de mi compañero Joy sobre este formato. Os recomiendo encarecidamente que paséis antes por él, y echéis un vistazo a su visión sobre los distintos tipos de barajas existentes y su posición en el metajuego.

 

Si ya lo habéis hecho, como yo, podemos continuar con la discusión.

 

A estas alturas una cosa es incontestable: más allá de gustos, objetivos y moralidad, la forma de Modern es cíclica. Esto provoca que durante pequeños períodos de tiempo una baraja ostente el cinturón de campeona, pero poco a poco el formato evolucione alrededor de su estrategia, adaptándose, habitualmente desde el banquillo, para derrotarla. Cuando componemos un banquillo miramos el metajuego y buscamos las armas disponibles en nuestros colores para mejorar nuestros emparejamientos. Habitualmente aspiramos a estar preparados contra todo, pero eso es imposible en un formato cíclico y tan abierto. Este problema, que bien describe Joy en su artículo con varios ejemplos, tiene su origen en la forma misma de Modern

 

¿Cómo llega una baraja a colocarse como la más jugada?

 

Imaginemos Modern como una larga escalera con el ansiado trono en su cúspide. Cada baraja está en un tramo de la escalera y para seguir subiendo tiene que eliminar a sus competidores de los escalones superiores. Si entendemos los escalones como los porcentajes de juego de cada baraja, lo lógico es mirar a los escalones superiores con mayor porcentaje y prepararte contra sus estrategias. 

Es aquí donde suceden cosas como estas:

- Eventualmente, algunas cartas pasan del banquillo a la base y algunas otras pasan de no jugarse en absoluto a ser indispensables en todos los banquillos. 

- Aparece una estrategia nueva que aúna en su base la respuesta directa a varias de las barajas más populares y cuenta con un plan de side para las que no puede combatir bien de base. 

 

Pyromancer Ascension ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Kev Walker

Por estas razones el formato evoluciona muy rápido, y de pronto vemos que todas las Scapeshift juegan Chameleon Colossus de side, como de repente el mazo a batir no es Shadow y cambian ese slot por Witchbane Orb para evitar un desastre contra Storm, mejorar el mirror o incluso el pair de Lantern. O de repente aparece una estrategia como Humans que pasa de ser un budget deck a convertirse en una de las barajas a batir cuando pensamos en Modern.

Estos cambios suceden de forma frecuente y el formato está en constante rotación. Esto provoca que intentar predecir el metajuego para un torneo o prepararnos y dominar una baraja concreta sea una tarea complicada y arriesgada, ya que todo nuestro trabajo puede volverse inútil en cuestión de días.

 

Pero volvamos a nuestro asunto. El streaming que está a punto de dar comienzo, el streaming del Pro Tour de Modern. Después de que Wizards decidiese abandonar este formato, y dedicar sus esfuerzos a Standard y formatos limitados, es la propia Wizards quien va a volver a colocar Modern en el ojo del huracán, devolviéndolo a las altas esferas del juego competitivo. Ya hemos hablado antes de la forma cíclica de del formato, que responde a una tendencia generada a lo largo de muchos torneos y por una cantidad de jugadores altísima. 

 

¿Son los pros la respuesta a todas nuestras incógnitas? 

 

En el Pro Tour las cosas cambian un poco. No tenemos semejante cantidad de jugadores y además el círculo es mucho más cerrado. Por esta razón podremos ver en las primeras mesas diferentes barajas que son poco o nada populares en el Modern actual, incluso en fases avanzadas del torneo. Las elecciones de esta reducida élite son importantes. Pese a que su círculo de juego es más cerrado, podremos encontrar herramientas o líneas de ataque a ciertas estrategias que aún estaban por pulir o incluso por definir. También debemos sumar a la ecuación el hecho de que no todos son precisamente amantes del formato, y puede que no fijen toda su atención en la porción de construido del torneo. 

 

Otra de las cosas importantes a la hora de ver el Pro Tour, sobre todo cuando miramos tablas de rankings y estadísticas, es contar con que la porción de draft es mucho más importante de lo que pensamos. Al final, esas seis rondas pueden ser decisivas tanto en un top 8 como en un top 16, top 32 o top 64. Un mal resultado en draft puede hacer que una baraja que haya hecho un buen resultado en construido quede fuera de la primera línea de atención, porque no aparece en las listas de rankings más populares ya que su piloto no alcanzó los puestos relevantes. Esto es algo que ha de estar presente en nuestra cabeza cuando vayamos, como todo el mundo, a mirar las listas nada más sean públicas.

 

Serum Visions ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Ben Thompson

Pese a que es un grupo reducido y con un nivel de juego muy diferente al de la mayoría de jugadores, su evaluación del formato suele tener un impacto suficiente como para darle una vuelta al ciclo. Habitualmente el mazo ganador se convierte por poco tiempo en la baraja más popular haciendo rotar el formato. Dependiendo de su popularidad en ese momento, la rotación será más o menos notable. Si Burn, por ejemplo, gana el Pro Tour, subirá en popularidad independientemente de dónde estuviera posicionada antes. Esto hará que la tendencia cambie directamente y Burn sea la baraja a batir.

Por otro lado, muchas barajas quedarán a las puertas de ser publicadas en lo alto de las listas más populares, y algunas estrategias que pueden estar bien posicionadas, en un field donde la baraja reina es la ganadora del Pro Tour, quedarán tapadas hasta que los siguientes grandes eventos las vayan dando popularidad frente a la tendencia marcada por aquel.

Sabiendo que si la baraja ganadora era popular, tras el Pro Tour va a ser la más popular; y si no lo era, pasará a serlo casi con toda seguridad. Debemos de escoger entre sumarnos a esa mayoría o intentar dar con la baraja mejor posicionada una vez acabe el torneo. Para esta última, debemos esperar a que la nueva disposición del formato se abra a toda la comunidad y empiece de nuevo la rotación. Este caso es importante para todo aquel que esté pensado en un Grand Prix o similar, próximo a este Pro Tour  de Bilbao, como Lyon.

El Pro Tour puede dar una vuelta a la rueda de Modern, pero si estamos atentos, podremos engancharnos en el punto del ciclo que nos permita adaptarnos a la tendencia que sigue el formato en las semanas posteriores. Si nuestro plan es jugar un evento grande en esas semanas siguientes a este torneo, no debemos menospreciar su influencia.

 

Los datos del metajuego son importantes, pero nunca debemos perder de vista que una de las cosas que más premia un formato tan abierto como Modern es conocer a fondo tu baraja y todas tus posibilidades. Con ambas cosas sobre la mesa y siendo pacientes, podremos tomar una decisión con la que estemos conformes.

 

No os entretengo más, que el Pro Tour está a punto de comenzar. 

 

Disfrutadlo, ¡hasta la próxima! 

 

Raúl Vallejo

@RaulVallejoMTG 

Etiquetas: Modern, Pro Tour, Rivals of Ixalan