Demo

¡Burn! Top 16 GP Lyon

En estas últimas semanas son bastantes las cosas que me habían llevado a plantearme dejar de escribir por un tiempo. Cuando la decisión ya estaba tomada, la motivación vuelve a aparecer en forma de un buen resultado. Quizás era lo que me hacía falta. Demostrarme a mí mismo que el trabajo, el empeño y la ilusión son la verdadera receta de la coca-cola. Llevaba tiempo peleando por hacer un buen resultado y después de varias estampadas fuertes empezaba a pensar que igual algo no estaba funcionando del todo bien. Igual me estaba influyendo algo externo a Magic y estaba bloqueando mi concentración y mis ganas de seguir jugando. Pero vamos a lo importante: ¡que dé comienzo el GP Lyon!

 

Minuto a minuto: 

Llevaba varias semanas bastante disperso y desconcentrado en general y los testeos nocturnos con amigos eran una buena forma de evadirme del día a día. Durante los testeos probé todas las barajas que pasaron por mis manos. Desde Abzan y Titan Shift a Eldrazi Tron o Jeskai pasando por Death Shadow, Burn o Mardu Pyromancer. Los testeos fueron una forma de evasión, y además, confirmaban la sospecha de que cualquier baraja podía hacer un buen resultado. Era cuestión de tener algo de suerte con los emparejamientos y conocer en todo momento tus posibilidades. Nada estaba escrito y el meta del GP era impredecible. Ninguna baraja terminaba de convencerme. No era capaz de lockear un deck y jugarlo hasta la saciedad.

En mi bamboleo pude ponerme muchas pieles diferentes y profundizar un poco más en barajas con las que solo había jugado enfrente. Saber cómo funciona una baraja por dentro puede ser una ventaja extra a la hora de jugar contra ella. Conocer las listas más recientes, cómo han evolucionado, y por qué, puede ser decisivo a la hora de escoger una línea u otra. En mi misma situación había varios compañeros, entre ellos Ricardo Sánchez (Richi). He de decir que, pese a que Ricardo estaba bastante contento con Mardu Pyromancer (el miércoles jugó la primera mano con ella), solo tenías que mencionar un buen resultado reciente de Storm y empezaba a dudar. Que ambos acabáramos invictos el primer día corroboraba que la elección de baraja no era algo que pudiese fundamentarse en datos o estadísticas.

Con este panorama, decido llevarme a Lyon tres barajas: Abzan, Titan Shift y Burn. Finalmente fueron sólo dos y Abzan se cayó de la ecuación. Una de las razones para declinar esa opción fue una de las cosas que me gustaba de las otras dos: daba igual la baraja que tuvieses en frente, siempre tenías un plan. Abzan no compartía este aspecto y era algo que podía penalizar bastante, pese a que jugando era con la que más cómodo me sentía. Seguía teniendo dudas pero al menos ambas opciones me proporcionaban un plan fijo y eso me daba bastante seguridad. 

 

Viernes por la mañana. Nos subimos al avión, el cual va repleto de españoles dispuestos a jugar el GP. Juego algunos games durante el vuelo con Dani Martínez y ambos empezamos a darnos cuenta de que el plan de hacer turismo no parece la mejor opción.

Comemos algo y emprendemos camino a buscar provisiones para el GP y después al venue. El viaje al supermercado es relevante porque mientras tanto el resto están manos a la obra jugando y ultimando sus barajas. Cuando llegamos, la mayoría estaban inmersos en el testeo, exceptuando Ricardo que iba 3-0 en un paralelo de Legacy. Mientras Richi se levanta ese paralelo, empiezo a jugar contra Miguel Castro Taxes vs Burn, y después cambiamos a Titan Shift vs Taxes. La conclusión fue que Castro no acababa de decidir si jugar la Taxes tradicional o la versión con descarte, y yo empezaba a caerme algo más del lado de Burn.

Lightning Bolt ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Christopher Moeller

Algunos games más contra Humans y a la noche, con la baraja ya decidida, tomamos algunas decisiones sobre el banquillo. Teníamos claro que había que jugar Ensnaring Bridge para ganar a Eldrazi Tron, y porque no eran desagradables contra Taxes y Humans. Las tres copias de Path to Exile y el playset de Destructive Revelry parecían inamovibles también.

Teníamos división de opiniones respecto a la combinación de las tres piezas de hate contra cementerio y finalmente decidí jugar dos Rest In Peace y una sola copia de Grafdigger's Cage. Fue una decisión poco relevante debido a que no jugué casi ningún match en el que ganar el game pasase por anular el cementerio, exceptuando una Living End y una Traverse Shadow.

Por otro lado, Rafa y Joy incluyeron un par de Exquisite Firecraft, y yo decidí reforzar los pairings de Humans, Taxes, Affinity y el mirror con dos copias de Searing Blood, que después fueron providenciales para ganar a una Taxes en el día uno y entraron en la última ronda del GP contra Miguel Castro (aunque ahí no hicieron acto de presencia). Mirando atrás, habría sideado las mismas veces los Exquisite firecraft que los Searing Blood, porque jugué contra U/R Pyromancer y U/W Control. La diferencia es que gané ambas rondas sin echar en falta los Firecraft, y contra Taxes fue todo un alivio contar con los Searing.

 

La suerte estaba echada y tras los dos byes, con algo de fortuna en los emparejamientos y ganando el dado en el 80% de las rondas, me pongo finalmente 8-0. De todo el día uno solo me sentí bastante incómodo jugando vs Eldrazi Tron porque, mientras en el resto de rondas sentía que tenía el control de la partida desde el minuto cero, en este caso era yo el que tenía que intentar frenar de alguna manera a mi oponente para poder llegar antes. Eldrazi Taxes fue una ronda dura también, aunque tuve bastante suerte abriendo en el game 3 una mano de dos landsGrim LavamancerPath to exileSearing Blood y 2 Searing Blaze

El día uno reveló que, pese a toda la incertidumbre con la elección de la baraja, los deberes estaban bien hechos y nunca me encontré en un cruce donde no supiese qué hacer. Les debo esto en gran parte a todos mis compañeros durante los testeos nocturnos, y en especial a David, Rafa, Joy y Garrote, que son los que más habían jugado la baraja y las discusiones con ellos y sus conclusiones fueron de mucha ayuda. 

 

 

9:00 A.M., welcome to day 2:

Sentados para la siguiente ronda, se que mi oponente juega U/W Control porque Richi y yo revisamos los perfiles de 8-0 durante el desayuno. Resultó ser una U/W un poco atípica, que salió de Wall of Omens into Kitchen Finks en el game 1 y game 3, así que no tuve muchas oportunidades y me pasó por encima.

Gano a una Tron y con 9-1 me toca pair up contra la Tron que sigue invicta. Entre el feature match y los nervios, el piloto automático me juega una mala pasada. Cuento un daño de menos y le doy una ventana a mi oponente para remontar un game que tenía totalmente perdido si hubiese jugado mis cartas en el orden correcto. En vez de jugar antes de daños un Lightning Bolt decido suspender un Rift Bolt que no me da el trigger de Monastery Swiftspear, lo que deja a mi oponente en 7 vidas y yo con solo 6 daños al turno siguiente, ya que me va a castear la Wurmcoil Engine que ha revelado con el Goblin Guide.

Perder el game 1 de esa forma fue duro y casi con toda seguridad me costó la ronda. Es un único detalle, pero a esas alturas son precisamente ese tipo de detalles los que no te puedes permitir si quieres seguir en la carrera por alcanzar el top 8. Gano a otra Tron y mantengo mis opciones de top, aunque no por mucho tiempo. Pierdo la siguiente ronda contra Traverse Shadow en un game 3 muy ajustado: ambos al top deck, con un Tarmogoyf y una Monastery Swiftspear en mesa,  yo robo tres lands y él encadena Liliana of The VeilFatal PushDeath's Shadow

Death's Shadow ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Howard Lyon

Así se acaban mis opciones de top. Gano a Lucas Blohom con U/W Control, esta vez sí es U/W Control, y me enfrento en la última ronda con mi compañero Miguel Castro. En el game 2 se me aparece literalmente la virgen porque, tras un doble erial, robo una montaña básica para librarme del Leonin Arbiter y una fetchland para conectar el maná blanco de nuevo y descargar mi mano sobre Miguel. 12-3 para finalizar en el puesto 14 y acabar con buen sabor de boca, aunque sabiendo que ha estado muy, muy cerca. 

 

 

Burn con Jace y Bloodbraid:

Burn cuenta con la virtud de ser una de las barajas más consistentes realizando su plan. Es un deck agresivo que no da muchas opciones a reaccionar a sus oponentes, obligando a la mayoría a amoldarse al tempo que el jugador de Burn quiera darle a la partida. Así pues, con Jace, The Mind SculptorBloodbraid Elf sueltos por los planos de Modern, las cosas cambian un poco. 

Las estrategias en las que Jace, The Mind Sculptor cuadra ganan una potente win condition que genera una ventaja de cartas brutal, control en los draws del oponente… un planeswalker que entra por 4 manás debería de llegar muy tarde para afectarnos realmente. Si toca mesa, habitualmente ya estaremos en un spot en el que nuestro oponente se ha sentido lo suficientemente cómodo como para tapearse de 4, y eso significa casi con toda seguridad que nosotros estamos sin gas y con Jace o no, esa partida ya estaba perdida.

El efecto paralelo de Jace es el miedo a no poder ganarle y, por consecuencia, la aparición de muchas más barajas rápidas y agresivas que puedan ignorar a Jace, The Mind Sculptor. Estas barajas o bien ya existían y solo van a ganar más adeptos, o bien son estrategias que la Bloodbraid Elf hace potencialmente mejores, al menos en teoría. 

 

Hemos empezado a ver listas de Tribal Zoo y barajas similares con una construcción Jund o Naya que se apoyan en la Bloodbraid Elf como principal motor. En un principio tampoco supone una gran novedad. Siempre tendremos que estar más pendientes porque pueden remontar una partida gracias a una buena cascada, pero estamos en las mismas. Lo raro será que no seamos nosotros quienes tengamos la iniciativa y la elfa potencia la posibilidad de jugar una amenaza a la vez que resolver una pieza de hate como un Fulminator Mage

 

Actualmente la presencia de Eldrazis en Modern no va a hacer más que aumentar, y sumando a la ecuación un repunte de las barajas más aggro y de los Jace Deck, la base de la baraja debe mantenerse y en el side solo me suscitan dudas las 4 copias de Destructive Revelry.

La Blood Moon va a continuar siendo una carta perfecta para anular u oprimir muchas de las estrategias anteriores y a Burn le supone un grave problema también. Depender de estar enderezado con la única tierra verde -o posibilidad de encontrarla- en el momento que nos van a resolver una Blood Moon no parece el plan óptimo. Además son apenas dos o tres emparejamientos en los que entra el playset de Destructive Revelry, y solo en dos de ellos los queremos para llevarnos un encantamiento, Auras y U/W Control (en este último ni siquiera sidearemos el playset). En el resto buscas llevarte un Chalice of the void, una Wurmcoil Engine, etc... Para este objetivo podemos hacer un split entre Wear // Tear y Smash to Smithereens, ya que ambos cumplen la misma función y seguimos pudiendo banquillear algo de hate contra encantamientos. De esta forma evitamos tener que lidiar con las manos sin acceso a verde, o los daños extra que puede suponer estar obligados a fetchear a shockland en emparejamientos como Affinity, en el que cada vida vale oro. 

 

A continuación os dejo la lista del GP, y las modificaciones que actualmente haría:

 

 

 

 

 

Tips:

 

Vs Eldrazi Tron tirar un Path to Exile a un Matter Reshaper a cambio de unos daños extra con un par de criaturas en los primeros turnos no es tan horrible como parece. Al final el Reshaper evita que nuestro oponente acabe por recibir daños extra de nuestros bichos, que cuanto más avanza la partida peores son porque no lidian especialmente bien con los Reality Smasher. Nuestra mejor baza es exprimir los daños de los primeros turnos por abajo para que necesitemos los menos spells posibles cuando la mesa se vuelva imposible.

 

Cuidado con valorar en exceso un Rest in Peace o cualquier otra pieza de hate. Son cartas muy golosas, pensamos que van a parar esos Snapcaster Mage, pero en realidad estamos perdiendo daños a cambio de una carta que no tiene por qué ser definitiva. Solo son buenos en enfrentamientos en los que nuestro oponente necesite de forma irremediable una respuesta a ellos, como Living End, Dredge, Mardu Pyromancer o Storm.

 

Contra U/W Control nunca sidear todos los rompe-encantamientos. Hasta un Searing Blaze puede llegar a ser mejor llegado el caso. Las partidas se alargan y es normal que nuestro oponente se deje algunos encantamientos como Spreading SeasRuned Halo. El único caso en el que los metería todos es si se a ciencia cierta que juega el playset de Leyline of Sanctity. Pero de forma regular no metería más que un par de ellos.

 

Calma ante Death Shadow. Es imprescindible contar hasta la última posibilidad porque lo que parece un pairing sencillo sobre el papel, se puede dar la vuelta con pasmosa facilidad. De la misma manera que nosotros podemos atracarle sin dejar tiempo de maniobra, nuestro oponente no tiene más que jugarnos una sombra y pegarnos con ella. Dependiendo de cuántas vidas le hayamos quitado, no le hará falta casi jugar cartas o ser agresivo con las fetchlands. Su curva es muy barata y puede ponerse en un modo más conservador y dejar de ser agresivo al ver que nosotros estamos haciendo ese trabajo por él. Finalmente le bastará con tener la respuesta a un par de nuestros hechizos, o quizás un Temur Battle Rage que acabe la partida antes de lo que esperábamos. Si jugamos con la calma suficiente y leemos bien las cartas de nuestro oponente evitaremos que una partida, aparentemente irremontable, se dé la vuelta en cuestión de uno o dos turnos. 

 

Los Eidolon of the Great Revel contra Eldrazi Tron van siempre fuera, porque nos van a hacer más daños a nosotros siempre y este emparejamiento es una carrera constante, en la que hacerte daños por cada hechizo mientras tu oponente castea verdaderos monstruos no es para nada rentable. Contra Green Tron la cosa cambia. Hay división de opiniones al respecto. Mi experiencia es que on draw son bastante peores porque las secuencias más habituales de Tron le obligan a jugar sus buscadores en los primeros turnos y el Eidolon of the Great Revel llegará tarde. Nos encontraremos entonces con que hemos perdido el turno en jugar un 2/2 y nuestro oponente endereza con 7 manás disponibles, muy mala tiene que ser la mano de nuestro oponente para que no nos resuelva ninguna animalada propia de la baraja. On the play solo son buenos si los curvamos de turno 2 y aceptables si vienen acompañados de otro hechizo en el turno 3. Por esta razón, son una carta que tiene bastantes papeletas para acabar en el side en este emparejamiento. 

 

 

Con estos pequeños consejos doy por terminado este report… espero no haberos aburrido mucho y que todos aquellos que estéis dudosos encontréis algo de motivación para pasaros al lado más candente de Modern

Si habéis llegado hasta aquí no me queda más que daros las gracias por vuestra atención. 

 

¡Nos vemos en las mesas!

 

Raúl Vallejo

@RaulVallejoMTG

Etiquetas: Modern, Grand Prix, Report, Aggro, Burn