Demo
 

Magic Stories - Las Crónicas de Bolas: Los Gemelos

Con este curioso título comienza nuestro nuevo arco argumental para las Magic Story de Magic 2019, y viene cargado de novedades que os dejarán con la boca abierta. Pero, antes de nada, vamos a presentar este proyecto que tengo entre manos, ¿no?

Mi nombre es Nasanmagic, y a partir de ahora voy a ser vuestro cronista en español sobre las Magic Story, contándoos una visión general de las historias que nos llegan cada miércoles y que muchos esperamos con ilusión. Estas historias han sido entregadas en cada país a un grupo de Vorthos que serán los encargados de crear todo el contenido que deseen sobre ellas, de manera que podamos acercar nuestra pasión a los posibles nuevos fans de esta otra manera de conocer Magic: the Gathering. En España esta gran responsabilidad ha recaído sobre nosotros, Show and Tell MTG, y con la ayuda de mis compañeros (y de vuestras recomendaciones) trataré semanalmente de daros el mejor contenido posible sobre estas grandes historias que mantienen unidas las colecciones de nuestro juego favorito.

Con esta introducción damos paso a la primera de estas historias, que en Magic 2019 estarán escritas por Kate Elliot, una autora americana de fantasía que seguro nos va a dar muchas alegrías en las 8 historias que engloban este set, centrado en nuestro villano del Multiverso favorito, el dragón anciano Nicol Bolas.

La acción nos transporta a las montañas nevadas de Tarkir, donde unas cazadoras gemelas del clan Temur, Baishya y Naiva, intentan orientarse entre la tormenta guiadas por una visión de Baishya. Tras una avalancha de nieve que las habría dejado sepultadas de no ser por los poderes chamánicos recién descubiertos de Baishya, se encuentran cara a cara con los windfolk, unos espíritus antiguos que han venido buscando a una persona en especial, la Gran Anciana, o como era conocida antes de que hincara la rodilla ante la Gran Dragona Atarka, la mismísima Yasova Dragonclaw.

Cuando vuelven al campamento, Baishya se encuentra con la jefa del clan, Yasova, y entrando en una especie de trance chamánico le cuenta la visión que los windfolk le han transmitido.

Yasova Dragonclaw ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Winona Nelson

Y es entonces cuando empieza lo bueno:

(...)

“Hay una sombra, una gran sombra. No son las nubes, ni es la noche. Una brecha ondeante recorre el abismo en el cielo. La sombra es una magnífica criatura, terrorífica y oscura y poderosa, y es ciega, quizá porque nació en un lugar donde todo era oscuro y nunca aprendió a ver. Sus alas crean tormentas en los cielos. De las tormentas caen gigantes huevos de piedra de diferentes colores. Algunos se precipitan al vacío sin abrirse, pero aquellos que se abren mientras caen, se desperezan y se sacuden en el ancho abismo del cielo. Sus alas se despliegan, pues ya no son huevos. Son los hijos de la gran sombra que vive en un lugar y en ninguno. Son dragones nacidos en el cielo, descendiendo en una ráfaga de hielo y alas.

De una batida de las alas de la gran sombra, siete huevos descienden a un mundo que no es Tarkir, y que tampoco tiene nombre en el lenguaje de los windfolk.

El primero y más brillante se abre. Con la batida de sus pálidas alas, mientras desciende, abre sus ojos y pronuncia: “Arcades Sabboth”. Al ponerse nombre a sí mismo ha tomado el control de su propio destino. Ningún dragón permitiría a otro nombrarlo. A diferencia de las bestias de los mundos inferiores, ellos siempre saben exactamente quienes son.

Luego se alza un dragón de escamas con un brillo metálico. Su voz es comedida y curiosa, y entre sorprendido y contento descubre que él también tiene nombre. “Yo soy Chromium Rhuell. Qué interesante. ¿Qué significado tiene todo esto?”

Un revoltijo de brillos rojos y verdes revelan unos cuernos en espiral y un aullido salvaje: “¡Palladia-Mors es mi nombre! ¡Y nadie más puede tenerlo!”

Dos de los huevos más grandes caen descontrolados, como si ya estuvieran muertos. Estallan contra el duro suelo formando cráteres en la ladera de la montaña. Un anillo de escombros de tierra y roca se forma con cada golpe.

“¿Qué es este lugar?” Exclama Chromium Rhuell mientras aterriza no muy grácilmente (aún es joven) en el pico de una solitaria montaña elevada en una vasta meseta. La montaña tiene un cráter del que manan vientos cálidos de las profundidades, calientes y de azufre. “Oh, ¡qué calor más placentero!”

Abre sus alas, dejando que el sol seque la humedad que persiste en sus todavía suaves escamas. Estirando su cuello flexible, estudia el paisaje. La gran sombra se aleja hacia una extenso bosque y pasto, hacia una cadena de montañas distante. La luz del sol se abre paso a su espalda, dorando el paisaje con vívidos colores.

Arcades Sabboth se sitúa a su lado para tomar el sol. “Qué cantidad de árboles alrededor de nosotros. Y mira, todo tipo de criaturas abundan aquí, algunas de cuatro patas y otras de dos. Unas son salvajes, y otras se han domesticado. Tienen que tener un nombre, igual que nosotros. ¿Y qué son esos ensamblajes de estructuras pasado el río? Parecen interesantes y están muy ordenadas.

El dragón verdirrojo aterriza ladera abajo, para explorar los restos de los huevos que han rodado montaña abajo. Bufando con desprecio ante los cuerpos destrozados de sus hermanos que yacían en el interior, ella exclama: “Estos dos eran demasiado débiles para despertar. Buen viaje.”

“¡Mirad!” Chromium mira hacia el cielo. “¡Hay dos más!”

Dos huevos pequeños de piedra siguen cayendo, como si se tratara de una ocurrencia tardía.

Palladia-Mors gruñe: “Más débiles, inútiles”. Y cambiando su atención hacia unas bestias que pastan en manadas concluye: “Me voy de caza”.

Y con una bocanada de aire que casi se enciende en llama, se lanza hacia los cielos.

 

Timber Gorge ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by YW Tang

La pendiente de la montaña corta la trayectoria de los dos últimos huevos de piedra. Perdiendo el interés por los huevos perdidos, Arcades abre sus alas y se dirige hacia las estructuras ordenadas que vio en el horizonte. Chromium Rhuell no puede evitar preguntarse qué habrá pasado con los últimos, estos jóvenes hermanos, especialmente cuando no ha habido ningún temblor por culpa de un impacto que haya sacudido la tierra.

Cuando sobrevuela el pico no divisa nada en las laderas inferiores, ni un cráter, ni jóvenes dragones volando por primera vez, nada. Solo un denso conjunto de árboles cortados aquí y allá con prados. Es como si los otros huevos de piedra se hubieran desvanecido, y quizá lo habían hecho. Quizá no pertenecieran a este mundo, al igual que las alas de Ur-Dragon que los habían engendrado para luego volver al reino de las sombras. Se pregunta en qué estará pensando Arcades y si debería seguirle, pero de repente se da cuenta que con un nuevo batir de alas de la Gran Sombra, una nueva caída de huevos se produce en la lejanía: “¡Más huevos de piedra! ¡Primos!”

Intrigado, se va volando para buscarlos.

Esta es la razón por la que no ve la maraña de alas que se despliegan justo antes del impacto. El sexto huevo de piedra se abre mostrando una dragona verde, justo antes de golpearse contra la montaña y acabar rodando por la ladera. La caída de la dragona sorprende a un grupo de cazadores que acaban de derribar a una gran bestia carnívora junto con sus armas y sus perros. La sangre de la bestia aún está humeante, fragante y fresca, y el primer pensamiento de la dragona es el hambre que la consume. Ruge para intentar ahuyentarlos.

“Mi nombre es Merrevia Sal. Dadme de comer, u os mataré.”

Los cazadores, sobresaltados, y sus perros están tan sobrecogidos por su inesperada ferocidad y su rugido ensordecedor que no se dan cuenta de que queda aún un último huevo. Al abrirse se convierte no en uno, sino en dos pequeños dragones gemelos. A menos de 20 pasos del claro, se estrellan contra las ramas y con golpes sordos terminan deteniéndose en medio de un aluvión de hojas y helechos.

“¡Ay!”, dice el pequeño de los dos. Frota su cabeza contra el suelo, para limpiar un hilo de sangre donde las ramas le han arañado en sus todavía tiernas escamas.

El otro intenta abrir sus alas magulladas, pero se encuentran atrapadas entre las ramas que han formado una especie de red sobre él. Un tronco roto sostiene su cuerpo. “Estoy atrapado”.

“Yo te ayudo” dice el primero, estudiando a su hermano con ojo certero. “Tu eres Nicol, ¿verdad? Ese es tu nombre.”

“Claro que es mi nombre. Hsst, calla, Ugin. Mira ahí fuera. ¿Qué clase de recibimiento le están dando? No me fío de ellos.”

(...)

 

Y aquí tenemos el gran descubrimiento de esta historia. ¡UGIN Y NICOL BOLAS SON GEMELOS! 

Os dejo un detalle muy curioso que ha comentado un miembro de la comunidad Vorthos internacional, @dasebeleren

Al Ugin ponerle nombre a Bolas y viceversa toman control uno del destino del otro. ¿Será casualidad o tendrá implicaciones en el futuro? 

Image result for crux of fate art

Crux of Fate ©2018 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Michael Komarck

Ésta Story narra los hechos más antiguos de los que tenemos documentación en toda la historia de Magic, el nacimiento de los dragones ancianos, ¡y acabamos de descubrir que fueron engendrados por el Ur-Dragon! El plano sin nombre que se menciona en la historia es Dominaria, por supuesto. Si queréis indagar más sobre cada uno de los Elder Dragons y descubrir las Grandes Guerras de los Dragones Ancianos, os recomiendo este artículo de Jay Anelli en el que lo explica todo con muchísimo detalle.

Hasta ahora no teníamos la seguridad de que Ugin formara parte de los Elder Dragons, pero ahora ha quedado más que confirmado. ¡Vaya bombazo para comenzar esta línea narrativa!

La Story continua con los hermanos Ugin y Nicol intentando salvar a su hermana herida sin éxito, y finalmente consiguen escapar de los cazadores pese a que Nicol hubiera preferido vengarse. De hecho, podemos observar una diferencia radical entre los dos hermanos desde el principio. Mientras que Ugin busca el conocimiento y entender lo que le rodea, Nicol busca la dominación y conquistar a los que considera seres inferiores. Tras su huida de la escena, deciden buscar al resto de dragones que acaban de nacer de la segunda camada. Finalmente, divisan uno de los dragones, cuando de repente Ugin, con ojos vidriosos, dice: “Alguien está buscándote, Yasova Dragonclaw. Ven a mí”. El trance de nuestra joven chamana Baishya termina, colapsando entre los brazos de su abuela Yasova. En ese momento llegan al campamento tres dragones de la estirpe de Atarka, pues han sentido el uso de la magia, prohibida desde que La Gran Dragona Atarka tomó el mando del clan, dieciocho años atrás.

Gracias a la intervención de Yasova consiguen que los tres dragones les dejen tranquilos, y Yasova anuncia que se les ha asignado la vigilancia de las tierras cercanas a Qal Sisma. Aunque en realidad lo que busca es acercarse a la antigua tumba de Ugin, El Dragon Espíritu. “Debemos ir a la tumba del dragón, debemos averiguar qué nos presagia esta visión”.

Lo más probable es que estas visiones en la época de Yasova sean el nexo de unión de las historias de Ugin y Nicol Bolas, y mientras tanto nuestras cazadoras y Yasova se dirigen al Nexo de Ugin (donde recordamos que yacía su cadáver antes de que Sarkhan Vol lo resucitara volviendo al pasado) para buscar respuestas a las visiones.

Así termina la Magic Story de esta semana, y tenemos 7 historias por delante que arrojarán algo más de luz sobre la rivalidad milenaria de Ugin y Nicol Bolas, que es posible que llegue a su fin en las próximas colecciones en Ravnica que acaban de anunciar.

 

Muchas gracias por llegar hasta aquí, y nos vemos el jueves de la semana que viene con una nueva Magic Story y seguro que muchísimas cosas que comentar. ¡Hasta la próxima queridos Vorthos!

 

 Nacho Sandoval

@NasanMagic

Etiquetas: Lore, Las Crónicas de Bolas, Magic Stories, Nicol Bolas